LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Tuesday, July 17, 2007

UNA TURBA ENFURECIDA HECHA PELICULA



Furia, un film de Fritz Lang
Huyendo del nazismo, quedándose en Francia para filmar Liliom (1934), y considerándolo como su mejor filme, Fritz Lang es contratado por la Metro Goldwyn Mayer, para realizar, dos años más tarde, Furia (1936). Con esta película regresa con éxito a sus inicios como “sociólogo” observando y analizando, desde el núcleo mismo de las masas, a la sociedad americana en años siguientes a la Depresión Económica que azotó a ese país, con comunidades resentidas por leyes políticas, despidos masivos y una falta de confianza en la estabilidad económica, política y social.

Estoy hablando específicamente de la sociedad americana de los años treinta. Hace más de setenta años que sucedió esto, hace más de setenta años que Lang filmó esta película en la cual, centra el tema de la justicia social deformada y abstracta, crítica y deficiente, extrema y violenta.

¿Podemos comparar esta situación con lo que estamos viviendo nosotros? ¿Podemos comparar a la sociedad americana, justo unos años después de la Depresión Económica con el Perú? Pues, ciertamente, la idiosincrasia y los elementos coyunturales no son exactamente los mismo pero sí podemos relacionarlo con eventos sucedidos en nuestra provincia de Puno, hace tres años.

No podemos considerar ni relacionar los elementos externos porque no son los mismos, pero sí podemos relacionar, precisa y exactamente, el comportamiento humano frente a extremas medidas de justicia social. Linchamiento por falta de confianza en los procedimientos judiciales. El culpable: todos.

En el caso peruano, me estoy refiriendo específicamente al caso del distrito de Ilave, provincia El Collao, en el departamento de Puno, en donde una turba de pobladores estuvo tan perturbada por las injusticias y supuestos actos de corrupción, que asesinó al alcalde, Fernando Cirilo Robles Callomamani y al regidor de esa misma localidad, Arnaldo Chambilla Maquera.

Algunos de nosotros decimos: esto sólo sucede en el Perú, y ya vemos que no es así. El maltrato, la ignorancia y la violencia son elementos inherentes al ser humano y la podemos observar en cualquier lugar del mundo con elementos similares influyentes como la pobreza, la injusticia y la desconfianza.


Regresando al tema que nos compete y dejando la comparación (caso Ilave), en el tema de la película Furia de Lang, es necesario observar también la transformación del personaje principal Joe Wilson interpretado por Spencer Tracy. Un hombre común y corriente, trabajador como todos, mantiene a sus hermanos, tiene una novia preciosa y la pureza de su alma está aún intocable, intacta, imperturbable. Una injusta presión e inhumana situación lo convierte en otra persona. Su ira, su impotencia lo convierten en un ser humano capaz de cualquier cosa. La textura de su rostro se nota tensa. Sus músculos se endurecen. Sus ojos miran a la nada. Su voz es pesada y el ánimo indeciso y prendido en lamentos. Una penosa transformación por culpa de un malentendido, una confusión.

Por otro lado, los pobladores, culpables del linchamiento, se ocupan de no dejar rastro y de olvidar. De pensar en que ellos no tuvieron la culpa de nada. En deshacerse de su conciencia culposa. Aquellos que sentados en la corte parecen no matar a una mosca. Y que con sus expresiones inocentes podrían engañar hasta al más duro de los jueces, pero Lang incorpora algo novedoso. En esa escena, lo que impera son las evidencias y qué mejor que un video que muestre todo.

Según el comentario del cineasta Peter Bogdanovich en el DVD de Furia, Lang utilizó los videos de manera incriminatoria durante el juicio, en donde se mostraban los rostros extremos, violentos, indescifrables de los acusados, a pesar de mostrarse inocentes y sosegados en ese momento del juicio. Y este recurso no había sido previamente utilizado ni en el cine ni en la realidad con anterioridad y fue a partir de esta película, que se pudo utilizar este elemento para una nueva legislación y convertirla en evidencia válida.

En el filme, Fritz Lang no sólo nos muestra la radicalidad, violencia e ignorancia humana, sino un ejemplo de nuestras intermitentes fallas políticas que aturden y afectan a la comunidad, a las masas ignorantes que son intolerantes.
Paco Pulido Spelucin

Labels:

2 Comments:

  • At 6:05 PM, Anonymous Anonymous said…

    El tema de los linchamientos y la "justicia" tumultuosa es muy viejo. Basta recordar el clásico "Fuenteovejuna" de Lope de Vega, y en el cine, aparte de Lang, hay una película menos conocida de Mervin Le Roy: "They won't forget". A nivel latinoamericano se encuentra "Canoa" de Felipe Cazals, sobre la masacre de estudiantes en una comunidad de México en 1968, y de manera más indirecta, en " Pandemonium" del venezolano Román Chalbaud y "Crónicas" del ecuatoriano Sebastián Cordero. Dicen que a nivel nacional hubieron varios proyectos para llevar al cine la masacre de periodistas de Uchuraccay, pero todavía esta en espera de quien lo aborde, al igual que lo de Ilave. ¿Alguien se anima a presentarlo a Conacine?

     
  • At 3:35 PM, Blogger Senses & Nonsenses said…

    unos sucesos que han ocurrido hoy en huelva, españa, me ha hecho acordarme de esta película de lang, y de nuevo, nuestros blogs se encuentran.
    un exceletne trabajo sobre la película.

    un abrazo.

     

Post a Comment

<< Home