LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Thursday, July 24, 2008

ALETEANDO DEL PAPEL AL CELULOIDE, O BATMAN: THE DARK KNIGHT




Agradezco la gentil colaboración de César Santivañez, feliz culpable del estupendo comic-blog El Jardín de las Delicias (http://todacarneeshierba.blogspot.com/), por aceptar jugar con nosotros en este nuestro pequeño jardín de la cinefilia sin banderitas. (M.C.).


BATMAN: THE DARK KNIGHT

I. Finalmente, el Murciélago alza el vuelo.

Generalmente, los ojos de un fanático de las historietas son distintos a los de un cinéfilo. Sin embargo, estoy seguro que el pasado jueves 17 de julio nadie se dio el lujo de parpadear ante "Batman: The Dark Knight". Con este, su segundo film sobre el encapuchado, Christopher Nolan alcanza una plena comprensión del personaje, superando infinitamente no sólo a su "Batman Begins", sino a todas las adaptaciones que hasta la fecha se han hecho del Murciélago.

No se apresuren en recoger piedras, incondicionales de Tim Burton. Ocurre simplemente que el siniestro director californiano, si bien es cierto logró producciones de inmensa calidad estética con "Batman" (1989) y "Batman Returns" (1992), nos ofreció su propia versión del mito, una quizás demasiado personal para el gusto de los seguidores de la historieta. La suya era una Gotham de cartón, un escenario demasiado parecido a un oscuro parque de diversiones. He ahí la principal diferencia con Christopher Nolan. En contraste, los filmes de éste último tienen mayor valor historietístico, al mostrar una mayor rigurosidad, y en general, un mayor respeto por la larga trayectoria del héroe que Bob Kane y Bill Finger crearan allá por 1939, para el legendario Detective Comics N° 27, y su "Caso del Sindicato Químico".


Así pues, no es un secreto que "Batman Begins" toma una infinidad de elementos de "Batman: Year One" (1987), clásica saga escrita por Frank Miller e ilustrada por David Mazzuchelli para Batman N° 404 a N° 407, pináculo de la Era Moderna del comic book norteamericano. Sin embargo, con todo y esto, numerosos defectos narrativos y argumentales lograrían hacer de éste un film absolutamente prescindible en la historia de las adaptaciones cinematográficas: un Ra's al Ghul innecesariamente engrandecido, y un Bruce Wayne que por momentos se acercaba peligrosamente al estereotipo del pituquito de alma torturada y aspiraciones místicas.


Por suerte, con "Batman: The Dark Knight", el panorama cambia por completo. Durante toda la película, Christopher Nolan se esfuerza por mostrarse no sólo como un director atrevido y lleno de ideas, sino también como un febril lector de las historias del Hombre Murciélago. Lo que aquí presenciamos es una estupenda lectura del personaje, además de un tributo a genios como Alan Moore, Frank Miller, Dennis O'Neil y Grant Morrison, autores decisivos para el título, ellos mismos tan legendarios como el protector de Gotham City. Por fin, los fanboys y frikis de todo el mundo podemos señalar orgullosos a la pantalla de cine.


II. El (nada) obsceno pájaro de la noche.

Pero, ¿quién es realmente el Batman/Wayne de Nolan?. No es únicamente un sujeto ávido de venganza, disfrazado de playboy de cóctel, o viceversa. Tampoco se podría afirmar ya que: "de día es Bruce Wayne, acaudalado hombre de negocios, y de noche es Batman, misterioso paladín de la justicia". Estos conceptos pierden total validez, en "The Dark Knight". Aquí, el héroe no lo es tanto, sino que representa una eterna dicotomía entre bien y mal, justicia e injusticia, desdibujando al mismo tiempo la frontera que divide estos conceptos. Batman es un prodigioso hijo de una ciudad en donde la corrupción es llevada al límite por políticos, policías y criminales. En Gotham, el caos es el nuevo orden, mientras que los idealistas son seres proscritos y constantemente señalados como ejemplos contrarios al debe ser. Es en este infame contexto, en donde se alza la figura de un aún inexperto vengador, dueño de un universo moral tan bipolar como naif, que a lo largo de la película presencia el desmoronamiento de sus nobles ideales y su ciega confianza en la sociedad. El joven Wayne finalmente logra morder el fruto de la realidad, y se da cuenta de que éste no es tan dulce como esperaba. Nuevamente, Nolan se remite al "Batman: Year One", para describirnos la hostil decadencia del escenario, y el desencanto de los buenos hombres.

Pero esta vez, el conflicto no se agota en Wayne, sino que se extiende a James Gordon, Harvey Dent, Rachel Dawes, Lucius Fox, la detective Ramirez y hasta al mismísimo alcalde de Gotham. Todos ellos son perfectas manifestaciones de esta única naturaleza, que bien podría llevarlos hacia la fatalidad, antes que a la realización. Tontos a los ojos del mundo, e incluso a los de sus seres más queridos. Tontos que lo tienen todo en contra, y aún así se esfuerzan por lograr un cambio sustancial en esta mierda de urbe. En resumen, tontos como los que abundan en los libros de historia.





III. El payaso que dijo No.

En esencia, el entero metraje de "The Dark Knight" es la crónica de un plan perfecto, elaborado por el inconmesurable Joker, aquel psicópata conocido también por los batmaníacos como "El Califa de los Payasos", o el "Príncipe del Crimen". Nadie conoce su identidad, por lo mismo que la locura es todos los hombres al mismo tiempo. El caos no tiene nombre, ni número de registro, ni hace cola en el seguro social: llega sin anunciarse, a probarse a sí mismo, festivo y cruel como un niño. Todo eso es el Joker, más que un antagonista, "lo antagónico" en Batman.

Una vez más, Nolan hace un uso impecable de las fuentes: identificamos claramente al "Killing Joke" (1988) de Alan Moore, en el clímax del film; en el horrendo y patético uniforme de enfermera, vemos una extensión de los zapatos de tacón alto del "Batman: Arkham Asylum" (1989) de Grant Morrison; y las irrupciones en escena del payaso bien podrían haber sido dibujadas por Neal Adams. Esto, sumado al hecho de que Heath Ledger solicitó algunas copias de las historias clásicas del villano para estudiar sus motivaciones, basta para hacer del Joker de Ledger el mejor que se ha visto en pantalla. Un maniático genial, más hábil aún que el propio Batman, con objetivos tan absurdos como peligrosos, y que representa el descontrol que necesita todo ser humano para estar completo. La demencia absoluta es un lugar que nadie se atreve a explorar, ni siquiera el más valeroso de los caballeros, ni siquiera alguien tan transtornado como Bruce Wayne, y de ahí que el Joker tenga la victoria asegurada, aún desde antes de pisar las calles de Gotham por primera vez.


IV. Las Dos Caras de la Belleza.

El azar es uno de los brazos de la justicia, y esto lo deja muy en claro la historia de Harvey Dent, fiscal de distrito que, de un momento a otro, descubre de la peor manera que todos somos dos personas al mismo tiempo. Desde su aparición en Detective Comics N° 44, en agosto de 1942, tanto público como crítica concuerdan en que el personaje es uno de los más complejos de todo el universo batmaniano, que ya es decir bastante. Inspirado directamente en el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Dos Caras no es sólo un paciente psiquiátrico con desorden de múltiple personalidad, sino que representa la dualidad del ser humano, y nos recuerda que siempre estamos de pie ante un borgiano jardín de senderos que se bifurcan. Y nada más puro, ni más sublime, que dejar que la suerte decida el sendero que seguiremos, anulando por completo nuestra voluntad, y abandonándonos al destino. Desde aquella óptica retorcida, Dos Caras intenta exculparse a sí mismo de la atrocidad de sus crímenes. Ni ángel ni demonio, sino hombre. Un trasfondo psicológicamente delicioso, que pareciera incapaz de agotarse, a pesar de la infinidad de discusiones que suscita cada aparición del ex-fiscal de distrito.


V. Christopher Nolan, el nuevo héroe de Gotham.

Una vez más, y luego de muchísimos años, el Murciélago recobra el lugar que se merece, con esta excepcional pieza cinematográfica. Mucho se ha dicho acerca de esta segunda entrega de Nolan, y seguramente mucho se comentará aún durante las próximas semanas, pero si algo es seguro, es que "Batman: The Dark Knight" hará que una gran cantidad de fanáticos colmen nuevamente las comictecas, y apoyen así el crecimiento de la industria de la historieta de superhéroes, tan venida a menos durante los últimos años. Bienvenidos entonces los nuevos lectores, y sepan que nunca es tarde para hacer que la imaginación cobre nueva forma, y viaje por nuevos rumbos. Muchas gracias, y buena suerte.


César Santivañez

La Cinefilia no es Patriota


5 Comments:

  • At 9:25 AM, Blogger Alvaro said…

    Hola.

    Excelente Post, pones en el lugar que merece a la nueva pelicula del murciélago. Simplemente Grandiosa.

    Se nota que conoces de comics de batman por lo que se me hace extraño que catalogues a Batman Begins como una pelicula prescindible a pesar de estar llevar a la pantalla la magnífica obra de Año uno con una habilidad digna de reconocerse. Y no sólo esa sino partes de The Long Halloween y una pequeña novela gráfica llamada The Man who falls de la cual sacan al personaje de Ducard que entre a Bruce en los Himalayas o algo asi.

    De cualquier forma tus palabras al caballero de la noche me hicieron regresar al cine en la siguiente oportunidad que tenga. :D

    Saludos desde México.

     
  • At 5:39 PM, Blogger Salvador R. said…

    Genial tu critica, me gusto tu estilo para escribir.

    Me fascino Batman, ya por fin tenemos buenas peliculas para el universo del comic. Ledger esta genial como Guason, es algo nuevo, distinto, especial esa ultima actuacion.


    Por aqui andare seguido, es dificil encontrar blogs de cine con estilo.

    ¡Saludos!

     
  • At 10:07 AM, Anonymous Anonymous said…

    De todas maneras, las versiones de Tim Burton persistirán en el futuro. ¿Por qué? Porque un cineasta adapta desde su particular visión, trabaja un material en bruto para enriquecerlo según su cosmovisión.
    Nolan es un buen director, qué duda cabe.

     
  • At 3:09 AM, Anonymous Anonymous said…

    Vaya, en verdad no sé qué le ven de obseno y obscuro a este batman, si es muy ligero en comparasión a la superior Batman returns, creo que el único morbo es la muerte del actor heath ledger, aquí representando a un integrante inédito de Slipknot, bueno, eso sí, es mucho mejor que la terrible Batman Inicia

     
  • At 5:24 PM, Anonymous jair alejandro said…

    muy buena critica, se ve que has leido los comics e investigado mucho para comparar el nuevo batman con el antiguo...para mi que christopher nolan da para mas, lo demuestro en : memento, el gran truco, batman begins, batman 2 y por ultimo INCEPTION, que es una maravilla de pelicula...por ahora estoy esperando BATMAN 3. Dios les bendiga.

     

Post a Comment

<< Home