LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Friday, April 25, 2008

BATALLA EN EL CIELO (2005), DE CARLOS REYGADAS


“La Virgencita le daría el remedio para aliviarse de aquellas cosas que nunca se secaban. Ella sabía hacer eso: lavar las cosas, ponerlo todo de nuevo de nueva cuenta como un campo recién llovido. Ya allí frente a Ella, se acabarían sus males; nada le dolería, ni le volvería a doler más. Eso pensaba él”.

De “Talpa” de Juan Rulfo




Marcos (Marcos Hernández) es chofer de una familia adinerada. Su esposa (Bertha Ruiz) es vendedora ambulante en una estación del metro. Ambos han secuestrado a un niño pequeño que muere en cautiverio. Marcos, presa del remordimiento cuenta lo sucedido a Ana (Anapola Muzhkadiz), la hija de su patrón, quien se prostituye porque sí, secreto que solo conoce el empleado.

Es imposible que ésta, la segunda película de Carlos Reygadas, deje indiferente a quien se acerque a ella. Los más conservadores la odiarán por sus secuencias de sexo y resaltarán el hecho que existan dos escenas de felación explícita. Se persignarán frente a la pantalla. Dirán que la desprecian aunque no resistan mirarla por el rabillo del ojo.




Y es que “Batalla en el Cielo” tiene ese poder de imán, de fuerza irrefrenable. Hay que verla más que con los ojos, con el corazón. Hay que escuchar lo poco que dicen los personajes de la misma manera. También se tiene que estar preparado para la dureza. Es un filme con un sentido de la estética, sin embargo no te endulza con imágenes “bonitas” en su acepción más fiel. Trae a la memoria los cuentos de Juan Rulfo, tan hermosos y conmovedores, pero que a la vez son un remezón, una fuerte bofetada que lejos de ponerte a la defensiva hace que ofrezcas la otra mejilla.

La escena inicial: una bella mujer de rodillas ante un hombre obeso, practicándole sexo oral. El hombre no expresa nada. Ni placer, ni asco. Nada. La cámara luego desciende para acercarse a ella. Nos topamos con su mirada e ingresamos por esos ojos a un viaje que, no tardaremos en descubrir, estará cargado de culpa, de nostalgia, de vacío y también de sangre.


Después de esa poderosa imagen, se nos sitúa en México y parte de su cotidianeidad. Soldados izando una bandera tan enorme como la plaza de armas de un Distrito Federal, que abre sus puertas para que contemplemos su fauna. Gente aglomerada que espera el metro, mientras la hora avanza acompañado de un tic tac, de muchos tic tacs. En la pantalla aparece otra vez el hombre de la primera secuencia, pero esta vez acompañado por una mujer totalmente diferente, rechoncha y bajita que comparte con él los gestos duros y la mirada tensa. Se nota la poca familiaridad ante la cámara, por más que esta se mantenga quieta y solo registre una pequeña conversación. Son personas comunes, sin experiencia actoral previa y es evidente la intención de Reygadas de querer hacer de la pantalla un espejo en el que la mayoría pueda sentirse reflejado. Robert Bresson y sus “Notas sobre el Cinematógrafo” se hacen presentes: “Nada de actores… Sino el empleo de modelos, tomados de la vida… SER (modelos) en lugar de PARECER (actores)”.


Bresson se respira en esta cinta de Reygadas y vamos encontrando más sentencias: “Lo importante no es lo que me muestran, sino lo que me esconden y sobre todo lo que no sospechan que está en ellos”. El director mexicano las pone en práctica. Por eso los protagonistas no aparecen excesivos, sino más bien herméticos. Casi no hablan entre ellos, incluso en los primeros planos de los rostros, es poco lo que se puede adivinar en esos ojos vacíos. En este aspecto, es la música la que nos guía. Es por ella y sus compases de recorrido procesional religioso, que sabemos que el inexpresivo Marcos lleva un infierno en la conciencia y que ello agregado a su rutina de chofer de familia rica, lo está llevando a un límite que tampoco conoce bien.


El camino hacia esa frontera es corto y sin escollos. Marcos tratará de encontrar alivio en el cuerpo de Ana, esa ninfa que también guarda secretos. Ella lo acoge porque en esos monosílabos que son sus respuestas, advierte soledad y pesar. Su desnudez es lo único que le puede ofrecer para acercarlo a la vida, esbozando un perdón. Sin embargo, al igual que el enfermo Tanilo de “Talpa” de Rulfo, Marcos cree que hay cosas que solo puede lavar la Virgen. Y ella, madre celestial, madre cruel, entre Ave Marías y cánticos, lava los pecados con dolor físico, con exposición pública, incluso con muerte. Es el costo por purificar el alma y la conciencia.

Con el perdón a cuestas, Marcos redimido y “limpio”, ya no tiene más batallas que librar. Así quizás, pueda ver todo distinto y lo gélido se torne cálido. Tal vez le devuelvan una sonrisa o un “te quiero”. En esa posibilidad está su cielo.


Leny Fernández

La Cinefilia No Es Patriota


Texto sobre Luz Silenciosa:

http://lacinefilianoespatriota.blogspot.com/2008/02/luz-silenciosa-de-carlos-reygadas.html

1 Comments:

  • At 2:58 PM, Blogger kilms said…

    LA CRISIS CARNÍVORA
    ESTRENO EN CINES EN MAYO EN 16 DE MAYO
    trailer http://www.youtube.com/watch?v=zYNCuE1GqSk

    ¿Qué pasaría si los animales heredasen la tierra?...

    Bueno, vale, el león seguiría siendo el rey. Pero ¿quiénes serían sus ministros? ¿Y
    su ejército? ¿Y cómo estaría organizado el sistema educativo?... Todas estas preguntas y muchas más tienen su respuesta en La crisis carnívora, el primer largometraje realizado íntegramente en animación flash para la gran pantalla, y que llegará a los cines el próximo mes de Mayo. Pero no os preocupéis, esto no es National Geographic. No os dormiréis...

    La crisis carnívora es una comedia gamberra que, en forma de fábula animal, arroja una mirada ácida sobre nuestros pactos de convivencia. El resultado
    de los delirios de Pedro Rivero, que en colaboración con Egoitz Moreno ha escrito el guión y dirige este proyecto salvaje. Con producción de Abrakam Estudio, Continental y Dream, la animación se ha llevado acabo en los estudios de Nikodemo Animation, cuya miniserie en flash "Cálico Electrónico" ha arrasado en internet (la web www.calicoelectronico.com ha recibido más de ¡¡¡CINCUENTA Y CINCO MILLONES!!! de visitas el último año).

    Enrique San Francisco, Pablo Carbonell, Pedro Reyes, Álex Angulo, José Coronado y Carlos Sobera son sólo algunos de los máximos representantes del sector más gamberro del cine español que se han prestado a poner sus voces en este proyecto.

     

Post a Comment

<< Home