LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Monday, August 27, 2007

EL CINE FEMINISTA EN...



EL CAMP LÉSBICO Y EL CINE FEMINISTA CONVERGEN EN
MEJOR QUE CHOCOLATE
Fiona Meyer Cook*
Título original: Better than chocolate
País y año: Canadá, 1999
Directora: Anne Wheeler
Guión: Peggy Thompson
Género: Comedia romántica
Reparto:
Karyn Dwyer - Maggie
Christina Cox - Kim
Peter Outerbridge - Judy
Wendy Crewson - Lila -Mother
Anne-Marie MacDonald - Frances



La película Mejor que Chocolate de la directora canadiense Anne Wheeler enfatiza el poder de la amistad y el amor entre mujeres en una celebración de la diversidad. Numerosas sub-tramas llenan el paisaje. Es, al mismo tiempo, una historia de salida del armario; un relato sobre la relación madre-hija; y la historia de mujeres con diversas experiencias de vida e identidades de género que encuentran un espacio común y la solidaridad al enfrentarse a la adversidad.

Fiel a la cinematografía feminista, las películas de Wheeler a menudo se enfocan en las opciones de las mujeres y las amistades y relaciones entre mujeres, usando las relaciones como puentes para atravesar barreras intergeneracionales, de clase o etnocéntricas. A diferencia de las películas típicas de Hollywood, en Mejor que Chocolate, la acción gira en torno a las elecciones que hacen los personajes y su travesía hacia la comprensión de sí mismas y de otras mujeres, y, por último, hacia el compromiso por liberarse a sí mismas.

Mejor que Chocolate contiene un mensaje social vinculado a la celebración de la diversidad y la emancipación de las normas sociales y de género que restringen nuestras verdaderas voces o deseos en la vida. También tiene una trama con contenido social: tiene como trasfondo la lucha real emprendida por la librería Little Sisters de Vancouver contra la censura impuesta por la aduana canadiense. En la vida real, desde 1987 en adelante, la oficina de aduanas ha confiscado miles de libros destinados a la librería Little Sisters, incluyendo trabajos de Oscar Wilde, Jane Rule, Andrea Dworkin, Jean Genet, Nancy Friday, bell hooks, Allan Ginsberg, etc. Producto de un crimen de odio, la librería fue objeto de un atentado con una bomba incendiaria, y ha estado involucrada en un largo proceso judicial contra la discriminación estructural y la censura.

El hecho de que dos de los personajes principales de la película – Maggie (Karyn Dwyer) y Frances (Anne-Marie MacDonald) - trabajen en la librería, agrega un énfasis adicional al postulado de que lo personal es político. Aunque la película aborda la injusticia y la discriminación, es, sobre todo, una película sobre atreverse a seguir las propias pasiones verdaderas en la vida.


Los personajes

La película empieza con una protagonista central, Maggie, recibiendo la inesperada y prolongada visita de su madre y su hermano menor, quienes aún no saben que ella es lesbiana, ni que ha dejado la universidad para dedicarse a su pasión por la escritura. Sin embargo, la película rápidamente de-centra a la única protagonista, enfocándose en las travesías y relaciones paralelas de cuatro parejas de mujeres:











La primera de éstas es la relación entre Maggie y Kim, dos jóvenes lesbianas enamoradas. De igual importancia es la relación cómica, sin dejar de ser sensible, entre la madre de Maggie, una ama de casa heterosexual que acaba de dejar a su esposo, y Judy, una artista transgénero que trabaja en un club LGBT local.

Las interpretaciones de la experimentada actriz canadiense, Wendy Crewson (como Lila, la madre de Maggie), y Peter Outerbridge (como Judy) son magníficas. Es difícil de creer que éste fue el primer papel de Outerbridge como persona transgénero. Generalmente, él interpreta papeles rudos, masculinos, a lo James Dean. Su interpretación de la canción “I’m not a fucking drag queen: my tender transgender Heart” (No soy una jodida travesti: mi tierno corazón transgénero) en el night club, es brillante. El hecho de que Lila no se percate de que Judy es transgénero hasta muy avanzada la película, da pie a una maravillosa y juguetona teatralización.

Como tramas menores, está la relación de salida del armario entre Maggie y su madre, la cual tiene el mérito de ampliar la salida del armario para incluir otras dimensiones, más allá de la preferencia sexual. Y finalmente, está la relación entre Judy y Frances, quienes trabajan en la librería, y que sirve como relación auxiliar, por momentos acercándose al camp lésbico, si tal cosa existe.


Cuando el cine feminista y el camp lésbico – si tal cosa existe – convergen

El término camp generalmente se usa para describir la parodia queer o el humor performativo subversivo. Se le ha asociado típicamente a los hombres gay o a las personas transgénero de hombre a mujer, como una exageración abierta de las características femeninas estereotípicas o una actitud o estado de ánimo exagerados. Una persona que usa el camp intencionalmente se ríe de sí misma, y ese humor puede ser usado para debilitar la credibilidad de las generalizaciones. Aunque el camp es empleado como broma, también se basa en la inversión de la opresión o en darle la vuelta, de tal forma que en vez de que otra persona se burle, por ejemplo, del amaneramiento gay o la expresión transgénero, el artista de camp domina el estereotipo como un rol, le resta validez a través del absurdo, al mismo tiempo que mantiene la capacidad para distanciarse a voluntad.

Puede ser una forma de recuperar una especie de poder, en tanto expone de manera adrede, al menos en el caso del género, la jocosidad de ciertas marcas socialmente atribuidas. Susan Sontag se refiere al camp como un modo de representar a la cultura entre comillas:

El camp ve todo entre comillas. No es una lámpara, sino una “lámpara”, no una mujer, sino una “mujer”. Percibir el camp en objetos y personas es comprender la Existencia-como-si-Interpretara-un-Rol. Es la extensión más amplia, en la sensibilidad, de la metáfora de la vida como teatro.

Por cierto, las interpretaciones en el night club por Maggie y Judy son bastante camp. Pero éstas son más típicas del camp gay o transgénero. ¿Cómo sería el camp lésbico, si es que existe? El humor de Mae West ha sido descrito como un tipo de camp feminista, pero se ha escrito muy poco sobre el camp lésbico per se.

Si existe algo que pueda llamarse “camp lésbico”, la actuación de Anne-Marie MacDonald como Frances, al parodiar la infausta división entre lesbianas y personas transgénero hombre-a-mujer, se le acerca mucho. MacDonald, la única actriz públicamente lesbiana de la película, exhibió una actitud muy al estilo camp al llevar gruesos lentes oscuros, corte de pelo masculino y torpemente trataba de evitar, y sin embargo, sentía curiosidad por la atracción de Judy hacia ella. Representó el papel de una manera deliberadamente exagerada y fingida. Hizo una parodia de su propia transfobia, haciendo que nos riamos tanto de ella como de esa parte de ella que existe en muchas personas. La interpretación camp subvierte la transfobia que aún existe en los círculos lésbicos, en tanto lo representa como ridículo. Es un buen ejemplo del uso del camp, tanto para fines políticos como críticos.

De manera similar, empleando un humor camp paródico, es gracioso cuando Frances reconoce a una de las agentes de aduana encargada de confiscar los libros, por haberla visto en uno de los clubes de lesbianas. La transformación de Frances, de ser una persona generalmente tímida, reservada, un ratón de biblioteca, a lesbiana furiosa totalmente desinhibida, en un momento en que se necesitaba ese tipo de fuerza, es hilarante. La escena en su conjunto muestra la construcción social detrás de los roles que la gente asume, señalando cuan fácilmente la gente puede convertirse en esos roles, y también más adelante, cómo pueden subvertirlos a través del protagonismo y la elección individual.

Lilia, la madre de Maggie a menudo es objeto de humor. En tanto es la única mujer heterosexual tradicional, sirve como contrapunto. Gran parte del humor en la película surge de lo impredecible o aparentemente mala conjugación de personajes en la película. Ella actúa con un estilo de ingenuidad deliberadamente extravagante, satirizando una norma social que, de manera estereotípica, representa a las mujeres casadas que han dejado de lado sus propias vidas/carreras/intereses para criar a sus hijos, como ignorantes de sus propias zonas de placer y menos conocedoras aún sobre temas transgenéricos. Su falta de conocimiento es presentada cómicamente y sirve para señalar el paradigma de las vidas no realizadas de las mujeres como objeto de crítica.

Aunque los personajes enfrentan obstáculos muy graves y opciones difíciles en sus vidas, estas situaciones están intercaladas de humor con una lente feminista a todo lo largo, manteniendo conectadas las líneas de la historia.











Mejor que chocolate tiene a su crédito el incluir una buena parte de estética LGBT. El arte y la cultura performativa son una gran parte de la vida cultural LGBT. Desde las representaciones en vivo en el club por Maggie, Judy y otras/os, a la performance posmoderna, de arte-realidad con un bloque de hielo derritiéndose por parte de Maggie en la librería, mientras espera la visita de la Aduana Canadiense, a la gran escena de pintura corporal entre Maggie y Kim en su casa, son elementos que hacen más estimulante a la película.

Mejor que chocolate ganó el Premio del Público Millivres Multimedia para la Película más Popular en el Festival de Cine Gay y Lésbico de Londres en 1999, así como el Premio del Público a Mejor Largometraje en Inside Out, el Festival de Cine Lésbico y Gay de Toronto en 1999. También obtuvo el Premio del Público en el Festival de Cine Lésbico y Gay de Filadelfia y fue nominada al premio a los medios de GLAAD.


Otras películas dirigidas por Anne Wheeler

Wheeler ha sido una prolífica escritora, directora y productora durante los último 30 años. Entre sus numerosos trabajos se encuentran:

Loyalties (1985) – Trata sobre la relación dramática y cargada de emociones entre una mujer británica de clase alta y una ama de llaves indígena, enfatizando el poder de la amistad entre mujeres que se enfrentan al sufrimiento y la adversidad, un tema recurrente en muchas de las películas de Wheeler. Loyalties obtuvo muchos premios en festivales de cine en los Estados Unidos, Portugal y Francia.

Bye Bye Blues (1989) – Narra la historia de Daisy, una joven esposa y madre que regresa a su hogar en las praderas luego de que su esposo es destacado a Singapur. Cuando su esposo es capturado por los japoneses, Daisy se une como cantante a una banda itinerante de danza, a fin de mantener a su familia, y empieza a encontrar seguridad en sí misma como persona plenamente realizada. Obtuvo reconocimiento internacional y fue un éxito de taquilla. Recibió tres premios Genie.

The Diviners (1993) (basada en una historia de Margaret Lawrence) – Fue bien recibida y obtuvo el Premio Géminis para Mejor Largometraje Hecho para la Televisión y el Premio Genie para Mejor Película de la Semana.

The War between Us (1994) – Trata sobre los campos de reclusión de japoneses-canadienses en Columbia Británica durante la Segunda Guerra Mundial. La película se centra en la relación entre una mujer canadiense blanca que vive en el pueblo donde se levanta el campo y una mujer japonesa-canadiense cuya familia es despojada de sus medios de subsistencia y de sus bienes y es obligada a vivir en el campo de reclusión. Nuevamente entran en juego los temas característicos de Wheeler en esta exitosa película que recibió varios premios internacionales – entre ellos, el Premio Especial del Jurado del Festival de Cine de Houston, el Premio de la Cruz Roja a la Humanidad, el Premio de los Críticos tanto en el Festival de Montecarlo como en el de Charleston en Virginia Occidental, así como el Premio de Cable Ace para Mejor Programación Extranjera en los Estados Unidos.

Por su contribución al cine canadiense, Anne Wheeler obtuvo doctorados honorarios de seis universidades canadienses, un gran número de premios cinematográficos y es Oficial de la Orden de Canadá.


El caso judicial de la librería Little Sisters

En caso de que se estén preguntando qué sucedió en la vida real respecto al caso judicial que sirvió de trasfondo para la película: la librería Little Sisters sostuvo un juicio de diez años entre 1986 y 1997. Para recaudar fondos para cubrir los costos procesales, Little Sisters publicó un libro titulado Forbidden Pasages (Pasajes Prohibidos). Este libro contenía extractos de libros que la Aduana había prohibido que ingresen al Canadá.

Aunque Little Sisters perdió el juicio en varias de las salas menores, cuando el caso fue finalmente llevado a la Corte Suprema en el 2000, la Corte sentenció que la importadora ya no tendía que probar que los materiales no eran obscenos; más bien, la ley fue cambiada y estableció que recaía sobre el gobierno probar que los materiales que confiscaran fueran obscenos. Más aún, se les ordenó corregir los serios problemas sistémicos dentro de su burocracia. También ordenó que el Gobierno Federal cubra los costos judiciales incurridos por Little Sisters. Aerlyn Weissman escribió y produjo un documental sobre esta batalla legal, titulado Little Sisters vs. Big Brother (Vancouver, B.C., Homeboys Productions, 2002).

Sin embargo, en un vuelco terrible, la Aduana Canadiense continuó confiscando más libros, llevando a que Little Sisters inicie nuevos juicios en el 2002 y 2005. Además, aún no han reembolsado los costos judiciales pasados, según ordenó la Corte Suprema.

En el 2005, la defensa de Little Sisters solicitó al juez que establezca que la Aduana Canadiense no sólo tiene la responsabilidad de probar que los libros son obscenos, sino también de probar que los “serios problemas sistémicos” que fueron identificados por la Corte Suprema del Canadá, han sido abordados. Frente a los altos costos judiciales, el asunto de recaudar fondos se convirtió en un asunto crítico. Little Sisters solicitó al juez que emita una orden para “Costos por Adelantado”. Éste es un tipo de financiamiento ordenado por la Corte rara vez empleado, que permite que aquellos que no cuentan con fondos suficientes puedan entablar un juicio contra el gobierno.

En enero del 2006, la Corte de Apelaciones dictaminó que la librería no reunía los criterios para obtener costos por adelantado. Por tanto, la librería ahora tiene una sustancial cuenta judicial pendiente y enfrenta la necesidad de recaudar alrededor de medio millón de dólares si desea continuar. Mientras tanto, la Aduana Canadiense continúa libre de una revisión judicial, una revisión parlamentaria o cualquier foro en el cual tengan que mostrar a los canadienses que los “serios problemas sistémicos” que fueron observados en el caso original, hallan sido corregidos. Según Little Sisters, “la Aduana tiene la responsabilidad de revelar cómo y qué han cambiado para resolver los problemas, sin embargo, no tienen que rendir cuentas a nadie”. Y esto ocurre en un país que ha legalizado el matrimonio gay y la adopción gay.


Traducido por: N. Jitsuya
Notas:

Nota de la traductora: No hay un término en castellano que haga justicia al concepto de camp. Para una explicación de este concepto y las características de la estética camp, ver más adelante bajo el subtítulo “Cuando el cine feminista y el camp lésbico – si tal cosa existe – convergen”.
LGBT se refiere a lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero.
Fuente: http://www.annewheeler.com/
Síntesis de la información contenida en:
http://www.littlesistersbookstore.com/index_court.html

*Fiona Meyer Cook fue integrante-fundadora del proyecto de Cine-Debate Cinemeras, de GALF, en Lima-Perú. Ha publicado artículos sobre la intersección de múltiples formas de discriminación hacia las personas de doble-espíritu de los Pueblos Originarios. Actualmente vive en el Canadá.

Anexo del Editor: (O datos de Wikipedia). En algunas sociedades, los chamanes consiguen la identidad de dos espíritus si asumen el vestido y las cualidades del sexo opuesto a una edad temprana, por ejemplo, el hombre que toma el papel de esposa. Esta práctica es común, y se ha encontrado entre los chukchies, dyak del mar, patagonios, araucanos, arapahoes, cheyennes, navajos, pawnees, lakotas y utes, así como muchas otras tribus americanas. De hecho, este doble espíritu chamán está tan extendido que sugiere una práctica muy antigua (1,2).

1. ↑ José Campbell, en el Atlas histórico de la mitología del mundo: Vol. I: El camino a los poderes de los animales: Parte 2: tales chamanes del doble espíritu son especialmente poderosos, y el chamanismo ser tan importante para las poblaciones ancestrales que pudo haber contribuido al mantenimiento de genes de individuos transexuales.

2. ↑ E.O. Wilson, Sociobiología: se respetan y se buscan en sus tribus, pues traerán gran bienestar a sus compañeros.

Labels:

2 Comments:

  • At 3:21 PM, Anonymous Anonymous said…

    Repetido?!

     
  • At 6:43 PM, Anonymous John Campos Gómez said…

    Total, están muertos o no. Aunque publicando ensayos de otras webs dan una impresión murtuoria, que parece ser la fidedigna. Ojalá salgan de su estado moribundo y sigan para adelante. Saludos

     

Post a Comment

<< Home