LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Saturday, September 09, 2006

MARIPOSA NEGRA


El (d)efecto Mariposa
por Mario Castro Cobos y Fernando Vílchez


"Nada se atreve a elevarse.

En ninguna parte una torre."

R. M. Rilke


MCC: Ya que no me parece una mala idea la de citarme a mí mismo, les contaré que en el N.10 (Agosto 2006) de la revista de cine godard!, para ser preciso en el Dossier sobre el Décimo Festival Elcine, escribí lo siguiente sobre Mariposa Negra (pág 32):


Mariposa negra, de Francisco Lombardi.
"Nuestro gran cineasta costumbrista nos desconcierta para siempre con su primera película lésbica. Su costumbrismo, de manera por completo inesperada, se ha refinado extrañamente hasta el paroxismo en la mala parodia de sí mismo. Un buen día, una chica cuyo novio juez ha sido asesinado, tiene una genial idea: asesinar, como acto de venganza, al mismísimo Montesinos. No es broma, aunque parezca. Diálogos aterradores, guión de ingenuidad incomprensible, trayectorias previsibles de la historia, trasciende los límites de la mera comedia involuntaria. Según el director, la copia vista en la noche de la inauguración no es la definitiva. Recemos porque sea así. Retroceso alarmante en la carrera de Lombardi."

La cita no es porque ésta sea necesariamente la opinión o juicio más lúcidos al respecto, pero lo que siento es que no he cambiado de parecer. ¿Qué piensan ustedes sobre esto?

FV: A mí, Lombardi como personaje no me deja indiferente en absoluto. Lo quieran o no, él debe ser el director más importante del cine nacional desde hace un par de décadas: hacen retrospectivas de su obra en otros países, ha sido jurado en diversos festivales y, no lo nieguen, si hacemos una lista de las diez mejores películas peruanas de todos los tiempos, deberían aparecer al menos tres de las suyas. Personalmente, con el mediometraje Los Amigos, que apareció en Cuentos Inmorales, y sobre todo con La boca del lobo, Lombardi me emocionó bastante y lo confieso sin rubor. Claro, no es lo que ahora todo el mundo llama "cine de autor", pero sí ha demostrado en algunas ocasiones ser un director de oficio. Y, repito, no tengo dudas de que es el director más poderoso del medio. Eso, como sujeto.

Ya otra cosa es su cine. Hace mucho que ha dejado de emocionarme su actividad. Saber que estrena una película no me emociona y esto empieza cuando se dedica únicamente a frívolas adaptaciones de libros más frívolos aún. Y con Ojos que no ven, al verlo subirse a la moda de las historias corales, pensé que ya este señor no tenía mucho que ofrecer, aunque benévolamente concluí que aunque uno no lo desee, en una filmografía más o menos vasta, siempre existe la posibilidad de hacer películas olvidables... de vez en cuando.

Pero al encontrarme con Mariposa negra su cine confirma que no está sufriendo un tropiezo sino hace rato que se ha estancado en una ociosidad perenne de la que, parece, él mismo no quiere salir. Ese gusto en Los Amigos por desarrollar personajes interesantes, ya no se ve. Esas ganas en La boca… de ocultar las cosas, han desaparecido. Su voz en off, en lugar de ser una marca registrada, suena más a recurso gastado. Es más, amenaza con cerrar su trilogía sobre la década corrupta, otra vez adaptando un libro del señor Cueto (otro responsable). ¿Es posible aceptar esto tranquilamente? Un señor cuestionado por la prensa en sus manejos como dirigente deportivo nos quiere hablar sobre la corrupción del país. Y tocando a Montesinos, pero no a Fujimori, además. No me lo trago.


MC: No siendo ni juez ni fiscal ni psicoanalista diré que Lombardi tiene derecho de hacer películas sobre el tema que quiera cuando quiera y como quiera. Ahora, si el personaje de niña-mujer justiciera que representa, debemos creer, el tema que lo obsesiona para trilogía, y que tortura su sensibilidad moral, por qué será entonces que resulta tan ridículo y tan fuera de caja, me pregunto yo. ¿A qué se deberá? Entonces, el "vamos a tratar un tema importante, aunque no tengamos una idea muy clara de cómo tratarlo" se siente ahí muy fuerte, sin que uno sea telépata.

Yo amo el cine. Esta confesión tan simple no es ridícula. Así como en un acto de escepticismo y de fe renovada y masoquista, cuando uno va al estreno de una película peruana, se debate entre un ¡oh, dios, una película peruana otra vez, no! y un ¿y si esta vez se produce el milagro por fin? No sé, si equivocadamente o no (veré de nuevo Mariposa negra, por supuesto), creí por un momento que se estaba armando algo interesante. Tal vez esto es lo que me quiso decir Lorena Cancela, crítica argentina, al mencionar un nexo para mí exótico de la Mariposa con el cine de Atom Egoyan (Lorena también se refirió con interés al tema de lo que ocurre con las dos mujeres dentro de la película).

Igual que cualquiera, prefiero ver una película buena que una mala. Y casi siempre, luego de ver una película peruana, me siento como esos tipos que siempre se enamoran de la mujer equivocada, de esa que no los puede amar y que los hará sufrir. Amar el cine, me incapacita casi físicamente para amar el cine peruano. Me practico una autocrítica, la de haber caído a veces (pero menos que otros, me parece) en el juego de "rescatar lo positivo", que lleva a inventar incluso qué rescatar, cuando parece claro que todo, o casi, está muerto, y lo único que se pueden rescatar son los cadáveres. Como dije la noche de la presentación del n. 10 de la revista godard!: nunca el cine peruano me pareció tan malo como ahora, después de haber visto las mejores películas del Nuevo Cine Argentino...

En esa onda, Lombardi me parece el cineasta-símbolo de un grave problema. Les confieso que hasta ahora me da insomnio cada vez que recuerdo que el stablishment crítico peruano eligió el 2003 como mejor estreno comercial del año a Mystic River, de Clint Eastwood. Ese mismo año se estrenaron dos películas extraordinarias en el Perú, a saber: Exótica, de Atom Egoyan, y Mulholland Drive, de David Lynch. Es una obsesión que probablemente me persiga por el resto de mi vida. ¿Tan burgueses son nuestros críticos que no oyeron lo que le estaban gritando estas dos películas, de hecho más complejas, aunque menos "realistas"? Ese es el fondo del asunto para mí. Aun la mejor película de Lombardi trata más del "realismo" que de la realidad sentida como ese misterio del ser y del mundo, que exploran las mejores películas que se han hecho en la historia del cine.

Creo que Lombardi representa por estos lares esa tendencia o escuela o ideología. Ese dizque realismo, o realismo filtrado por las estructuras del cine de género made in Hollywood.


FV: Evidentemente el problema va más allá de Lombardi y su cine. Permítanme una sencilla analogía deportiva: la inacabable crisis del fútbol peruano no es solamente el entrenador conservador o los jugadores apáticos. También tienen mucha responsabilidad los dirigentes desadaptados, la prensa irresponsable, el hincha nervioso, los árbitros misteriosos, la Federación amarrete y hasta el recogebolas criollo. Es un todo que ha resultado imposible de descifrar durante décadas y que nos obliga a replantearlo todo de nuevo. El deporte, la cultura, la política, las ciencias sociales, cada área parece que ha llegado a un punto donde se hace necesaria la ruptura casi generacional, sobre todo cuando muchos íconos actuales de nuestro país a quienes se les llama fácilmente "especialistas", "analistas" o simplemente "líderes de opinión" en cualquier diario, son personas que simplemente han hecho fama y se han tirado a la cama. Y encima, roncan demasiado.

En la mesa redonda que hicieron acerca de Mariposa Negra, ustedes podían ver a nuestros notables de la cultura echándose flores como hippies. Primero, Lombardi, quien deslizó una semejanza entre Mariposa Negra y Persona, de Bergman. O sea, en su cabeza pululaba la equivalencia “Liv Ullman es a Bibi Anderson como Melania Urbina es a chica de Así es la vida.” Alucinante. A su lado, el escritor Alonso Cueto estaba feliz con la adaptación de su novela, una obra bastante pobre en realidad (cualquiera que la haya leído incluso puede estar de acuerdo con que el final moralista que tiene el libro es incluso peor que el final de la película). Cerca, el psicólogo Jorge Bruce parecía excitado hablando sobre la senda del mal, la ascesis, la represión y por poco sale con Eros y Tánatos (¿o lo hizo? Ya ni lo escuchaba). Más allá de sus básicos conceptos hay que preguntarle a Bruce: ¿qué película vio? Sobre Giovanna Pollarolo no diré nada, solamente espero que a este tipo de cine le dedique su poemario La ceremonia del adiós.

Entonces... el asunto es, volviendo a la película, no amargarse porque la película es mala por tal o cual razón, sino tratar de ponerla en su contexto. Es decir, hablamos de una obra "cultural" que aparece en una sociedad hambrienta de logros, dirigido a un público que aplaude lo primero que se le pone, apoyado por una crítica que, de antemano, busca "lo rescatable". Es lo que tenemos y no hay más. O sí hay: compramos películas en Polvos Azules, vemos lo que se hace en otros países y entonces ya no podemos resignarnos a lo que nos toca. Luego de eso, aplaudir el cine nacional es como regresar a la caverna de Platón y pretender vivir contento en medio de las sombras luego de haber podido apreciar el sol. No se puede. ¿Qué hacer? La pregunta de Lenin. ¿Hablar del guión, de las actuaciones, de la voz en off? ¿Le escribimos una carta al señor Lombardi? ¿O hacemos como si nada?

MC: La crítica de cine aquí ignora de hecho lo que podemos llamar la crítica cultural. Una película, por más ficción que se pretenda, dialoga con su sociedad, tiene una relación complaciente o crítica con respecto a ella. Y la última película de Lombardi, a menos que uno sea definitivamente idiota o juegue a serlo, no refleja la realidad peruana: lo que refleja, a gritos, más bien, eso sí, es su incapacidad para reflejarla.


Nuestra amiga Viviana está molesta. Ha decidido responder escribiendo un pequeño texto.


Devuélveme mi plata

Si abordamos Mariposa Negra como un producto por el que uno paga con la expectativa de obtener un mínimo de calidad, creo que podemos encontrar razones de sobra para sentirnos estafados. Hay que admitirlo, no se le puede pedir mucho, pero por lo menos podíamos haber esperado respeto por parte de su realizador.

Es mortificante el tono decididamente chapucero que Lombardi imprime a toda su película. Y no es solamente su esterilidad creativa lo que más molesta, sino también el desgano y la ligereza que están en el fondo mismo de la obra, cuyo argumento no sólo peca de ridículo, sino sobre todo de inverosímil. Los diálogos solemnes, los arranques emotivos desproporcionados de su protagonista, las melodías dulzonas que preceden sus apariciones (como para recalcarnos su inocencia), las locaciones alucinadas (un diario chicha frente a un parque casi sanisidrino ¿qué es eso?): son recursos que parecen sacados de una mala telenovela.

Pero también están los artificios fáciles y la incapacidad del director para construir atmósferas de tensión, inteligentes y sutiles. ¿Acaso no es patético el momento en que la protagonista anuncia a su amiga su decisión de matar a Montesinos? Este anuncio debiera ser lo suficientemente contundente y prescindir de adornos contextuales como los que se ven en la reacción de su interlocutora y en el diálogo insípido que le sucede. Otro clásico: la toma en que aparece el perfil atemorizante de Montesinos a través de una puerta entreabierta donde está reunido con un grupo de militares. Por favor, más autoridad tiene Condorito disfrazado de comandante en una fotocopia. La sala estalla en carcajadas. ¿Era esta la intención, Señor Lombardi? Me pregunto por qué no se toma más tiempo en trabajar sus personajes y los contextos en los que se presentan. ¿Por qué todo tiene que ser tan burdamente evidente y apresurado? ¿Por qué esa voluntad de darle al espectador cosas ya digeridas y con mínimas posibilidades de develar algo?

Exijo la devolución de los 12 soles que pagué por la entrada. No me parece justo que uno entre a una sala de cine y reciba semejante cachetada. Creo que Indecopi debería intervenir y obligarlo no solamente a cumplir con el reembolso, sino también a otorgar una indemnización por el tiempo mal invertido.

Viviana Quea Acosta
Nro Cta: 0887029551- Ahorro Soles - Banco Wiese

19 Comments:

  • At 4:45 PM, Anonymous Anonymous said…

    Holas
    Primero los felicito por las ganas de sacar un proyecto que centre su interés sobre el cine peruano. Pero de manera inmediata tengo que preguntarles, ¿por qué la amargua?, en todos sus artículos hay un amago de resentimiento, de rencor (contra los que pueden hacer en vez de hablar) no sé, la verdad no sé si no se han dado cuenta pero nunca el Perú tuvo mejor cine y nunca tuvimos tantos premios o partipaciones en importantes Festivales: Dias de santiago, El Destino no tiene favoritos, Madeinusa en largometrajes E - mail a mamá, 303, el Diente de Oro en cortometrajes por ejemplo son algunas cintas que llevan ganados y recorridos muchos festivales. Quieren ser los nuevos Godard? Me da pena estoy en el último ciclo de la carrera y ha diferencia de mik hermano mayor que estudio lo mismo o veo gente sólo unos años mayor que yo que hace cine.
    Saludos

    Nadia

     
  • At 11:20 PM, Anonymous xzeta said…

    Buenisimo el comentario de Viviana. Y bueno el tono tambien es sarcastico y acido (que seria del mundo sin un poco de humor negro?). Felicitaciones

     
  • At 12:24 PM, Anonymous Anonymous said…

    En la lista de premios habría que agregar que Lombardi acaba de ganar en Montreal, pero por más medallas que uno tenga o aplausos que reciba, cuando uno se mira al espejo, a solas, de noche, no se puede engañar a sí mismo. Uno sabe por dentro lo que ha hecho. En ese sentido, hay películas peruanas valiosas sin duda (Días de Santiago, El destino no tiene favoritos -que no ha ganado un festival, que yo recuerde-) pero no hay que emocionarse por los premios. Es como decir que la música peruana resurge ya que Libido ha ganado un premio MTV o Pedrito Suárez ganó en Ritmo Son. Es mi opinión personal. Pero no, no pretendemos ser los nuevo godard! aunque Mario Castro escribe ahí -no es un secreto- y también escribe en Butaca. Sigue estudiando y ojalá podamos mejorar. Fernando V.

     
  • At 8:54 PM, Anonymous Laslo said…

    Algo ha ganado "El destino no tiene favoritos":

    http://www.cherryroadfilms.com/fiacchino.html
    http://www.imdb.com/title/tt0388884/awards

     
  • At 11:35 AM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Gracias por el dato Laslo, además El destino no tiene favoritos ganó el premio del público en el I Festival de Cine de Comedia de Móstoles y en la categoría de ficción en el Segundo Festival de Cine Peruano en París, organizado por la asociación Perú Pacha. Por último, estuvo presente en Cannes, como ya sabemos. Creo que el punto no es que una película sea buena o mala por un premio obtenido o negado. La película sigue siendo exactamente la misma, con o sin trofeo. Lo que hay que evaluar es la obra en sí y no lo que trae alrededor. Desde luego, esto sirve para publicitar mejor las obras, pero a veces los adornos engañan a la vista.

     
  • At 7:56 PM, Anonymous ABC said…

    Felicitaciones por el blog, esta buenisimo. Como les comente hace algunos dias, con "Mariposa Negra", sentì como si hubiera visto una pelicula nacida de la iniciativa de un creativo profesor de literatura de algun colegio de Lima: "A ver chicos, cojan su libro favorito de Alonso Cueto, pidanle prestada la camara a su papi y hagan lo que les salga del forro!". En fin, por lo menos todos nos matamos de risa con Montesinos...

     
  • At 3:01 AM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Hola, agradecemos tus palabras aunque nos hemos quedado inquietos pensando que alguien pueda tener un libro "favorito" del señor Cueto. Sobre las risas en las escenas montesinistas, creo que estamos de acuerdo en que una de las peores cosas que puede sucederle a un director es causar carcajadas involuntarias. El señor Lombardi seguramente tendrá su revancha y le deseamos pronta, prontísima, urgentísima mejoría.

     
  • At 10:08 PM, Anonymous Robinson said…

    El sr. Lombardi, desde hace buen tiempo, ha perdido el rumbo. No he podido asistir al forzado estreno de Mariposa Negra, pero he tenido la oportunidad de leer el libro de Cueto que inspira el filme. La novela es pésima; no sé hasta qué punto la adaptación de Lombardi es fiel al original, pero el hecho de escogerla me lleva a sospechar de los criterios de buen gusto de "Pancho".
    Lima es diminuta si pensamos en la elite cultural y artística que la representa. Si nuestro cine carece de nombres importantes (Josué Mendez, a mi parecer, logró un producto mediano con Días de Santiago; esperemos que su próxima película esté a la altura del excesivo entusiasmo que ha despertado), a nuestra literatura le "sobran" nombres. Repito: le "sobran".
    El sr. Cueto, llamado por los medios (tal vez solo el diario EL Comercio) como el gran representante de nuestras letras, es el ejemplo de un nombre sobra. Grandes Miradas es una infamia, se mire por donde se mire. Trescientas páginas con un argumento ingenuo, una prosa plagiada de Vargas Llosa, una moraleja edificante, en fin llena de todos lo errores concebibles, salvo cierta habilidad del autor para no aburrir al aterrado lector.
    En fin, no me alcanza el tiempo para concluir este comentario, tal vez continúe mañana, si crea que valga la pena hablar sobre literatura o cine peruano.

     
  • At 11:45 AM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Según un amigo periodista, hacer un blog sobre cine peruano es como hacer uno "con calendarios de mareas en Bolivia, más o menos." No le falta razón. En el campo artístico, intelectual, político, deportivo... por todos lados nos faltan héroes y apenas aparece un correcto ejecutor caemos en el entusiasmo colectivo. Cueto ganó con su última novela el premio Herralde. Lombardi ganó otro premio en Montreal. Deberíamos anotar que el Herralde también lo ganó un escritor como Bayly y que Montreal es un festival envuelto en el caos y esta edición es posiblemente la última que haga.

     
  • At 12:12 AM, Blogger Judaz said…

    yo no tengo nada contra películas de realismo social o de temática sexual, pero en el caso del "cine" peruano, ya llega a asquear a cualquiera. Parece que acá se han olvidado que el cine realista es simplemente un estilo que el director le quiere dar a su film, mas no una regla del "buen" cine. Acaso nos hemos olvidado que existen otros generos aparte del drama de realismo social? y nisiquiera sabemos tratar bien el género, solo lo supo hacer josué mendez. desde el virreinato seguimos siendo el peor imitador de la cultura occidental y, en este caso particular, del cine europeo. Bueno, ojala que próximamente algún cineasta peruano se arme de valor y dirija algo diferente. Recuerdo a nuestros directores la existencia de los géneros de comedia, terror, suspenso, surrealismo (aunque sería mucho pedir), acción, ciencia ficción, etc. Bueno almenos me tendré que conformar con la buena intención de las animaciones de Alpamayo y del buen director Eduardo Mendoza. Punto aparte para el regalo que nos ha dado Claudia Llosa. Lamentablemente, ha sufrido críticos ridículas por no ser "realista".

    - Juan Daniel Fernández

     
  • At 11:59 AM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Hola Juan, gracias por tus comentarios. Estamos de acuerdo contigo en que eso que llamas "realismo social" se ha convertido en una necesidad de casi todas las películas peruanas. Eso no tiene nada de malo en sí. Varias películas iraníes, por dar un rápido ejemplo, dan mil vueltas en su "realidad" y resultan películas muy valiosas, quizá porque precisamente trascienden esa realidad. Igual, tampoco se ven ganas de hacer un largometraje que parezca de otro continente o se aleje de nuestras jergas. Hay, sí, películas de géneros, búscate algunas películas que han salido d provincia en los últimos años. Así como no todo el cine extranjero es Hollywood, no todo el cine peruano es el limeño que exhibe la Católica. Por último, tu entusiasmo por Eduardo Mendoza es conmovedor.

     
  • At 7:28 PM, Blogger Judaz said…

    Sí, me informaron de las películas de provincias como el Misterio del Kharishiri y me emocionó la existencia de este cine que ignoraba. Lamentablemente, aún no la veo. Y acerca de Eduardo Mendoza, a mi personalmente no me fascinó Mañana te cuento, pero reconozco completamente el mérito de poder hacer una comedia adolescente con gran éxito comercial y correctamente producida. Aunque me parecieron demasiados bruscos los cortes entre la parte cómica (el inicio), la sexual (el desarrollo) y la drámatica (el final). Pero lo que me hizo llamarlo "buen director" fue el genial "cortomercial" que hizo para el festival Elcine. Demostró que da para mucho más que Mañana te cuento.

     
  • At 12:58 AM, Blogger F said…

    la critica siempre me ha parecido parasitaria de la creacion artistica (en cuanto a arte), sobre todo cuando quiere tener mas protagonismo que la primera... por eso descreo mucho de los que opinan desde lejos , carecen de objetividad, uds carecen de objetividad, vayan y hagan peliculas! (no , no es un requisito indispensable). Para que pasarse la vida quejandose en vez de actuar?

    y si, el cine peruano es de muy mala calidad (en realidad el cine peruano no existe, solo existe el cine, a secas), y si, con esto de la globalizacion, ganar premios en algun festival ya casi es la norma, no tiene mayor merito , y si, lombardi y cueto no tienen ya casi nada que decir, como bryce o vargas llosa... tampoco esperemos mas... hagan un calendario de las mareas en bolivia, despues de todo siempre esta el lago titicaca...

     
  • At 3:34 PM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Para comentar una película no es necesario haber hecho una, sin duda. De todas maneras, en nuestro caso cada uno anda preocupado empezando con sus primeras obras, creo que ninguno de nosotros prefiera "ver una película" antes que "hacerla". Ya llegarán las quejas contra nosotros. Por otro lado, existen tantos festivales, concursos, premios, trofeos, que cualquier libro o película puede ostentar sus laureles. El asunto es no dejarse impresionar. Finalmente, tu desinterés por el arte peruano nos hace quedar casi como unos burdos optimistas, seguidores de la dupla Coelho-Chopra.

     
  • At 7:27 PM, Blogger Judaz said…

    hey ya es hora q actualizen su tan sonado blog no creen? (1 de octubre del 2006)

     
  • At 11:22 PM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Paciencia, judaz, paciencia. Lo estamos actualizando en el transcurso de la semana.

     
  • At 12:54 AM, Blogger FabricioRebatta said…

    Anunciaron comentarios sobre el festival de la noche de los cortos, veo que aún no hay nada, comparto con ustedes mis comentarios en http://sierpegrana.blogspot.com
    saludos

     
  • At 10:06 AM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Hola Fabricio, te saludamos con mucho gusto y también muchas gracias por el dato, le daremos una revisada con placer. En efecto, vamos a comentar principalmente los cortos nacionales y además los otros que ganaron premios. Si aún no lo hemos hecho es simplemente porque esperamos tener todo lo proyectado para esta entrega listo. Y también, claro, porque no todo en la vida es el cine. Felizmente.

     
  • At 8:15 AM, Anonymous Anonymous said…

    buena Viviana, desgranputalo a ese barbon por la cojudez q tuve q tragarme en el cine, pa concha, en la salida nos cgamos de risa de todos los pelados narizones que iban saliendo, jajajaja
    Sebastian

     

Post a Comment

<< Home