LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Friday, June 29, 2007

SOBRE EL DIAGNÓSTICO DEL CINE PERUANO


PARA AFINAR LA PUNTERÍA


A la memoria de Fabián Bielinsky,

a un año de su partida


Hace unos días se publicaron las opiniones del ex miembro de la Mesa Directiva del CONACINE, Carlos Fernández, acerca de su mirada sobre el cine peruano actual. Estas ideas son, aún, preliminares y Fernández seguramente las ampliará con el tiempo, ahora que se ha vuelto un integrante más de esta página. A la espera de mayores precisiones en sus conceptos, creo que vale la pena hacer algunos breves comentarios desde ahora. Si no ha leído el texto, lo encontrará dos textos más abajo o puede hacer click en la siguiente dirección:




En varios puntos, uno puede estar de acuerdo con él. Hace unos días acaba de realizarse otra premiación del CONACINE y llegan a mis oídos comentarios de algunos participantes: "Será para el siguiente premio". Lamentablemente, en este aspecto no hay ninguna variación. Las películas viven de ser elegidas por un jurado. A menos, claro, que sean financiadas por algún dudoso gentilhombre.


Sin embargo, las opiniones de Carlos nos pueden resultar extrañas a algunas personas que creemos que el paso más importante para que nuestra cinematografía empiece a tener una resonancia no individual, sino a nivel de conjunto, ese paso está centrado en la renovación de ideas, de lenguaje y de metas en los propios cineastas peruanos y no aspirando a un cine de género que, supuestamente, va a asegurar una taquilla que les permita, después, hacer su "cine de autor".


Si el cine más importante de nuestra región -el cine argentino- ha alcanzado la plataforma que hoy tiene, lo ha hecho, primero, por la capacidad de exploración y desenfado que sacudió en un momento determinado a los cineastas de ese país. Esto, desde luego, no es lo único que sucedió en ese país. La nueva generación argentina de entonces parte de una Escuela de Cine particular, con un Estado que tiene conciencia del cine como arte y difusor, con productores que arriesgan por proyectos lejos del esquema del "cine de género". Y, al mismo tiempo, seguían apareciendo películas argentinas de lo más accesible para cualquier público.


Sé que esta es, también, una mirada rápida para describir todo lo que sucedió en Argentina en esos años, pero sirve para darnos una idea y alcanzar la siguiente pregunta: ¿Qué hacer para que en nuestro cine nazca Lucrecia Martel, por un lado, y Daniel Burman, por el otro? O mejor, ¿cómo conseguir que aparezca en nuestro país un Fabián Bielinsky, conjunción inexplicable de ese "cine de género" y las obsesiones más personales?


No creo que la respuesta esté en lanzarse a pensar en lo que el público quiere. Eso está bien para ciertas empresas productoras y ciertos cineastas que sí buscan precisamente eso -y no hay en mis palabras una mirada por sobre el hombro a las personas que busquen hacer dinero de sus películas-. Si en caso alguien quiere hacer un cine personal o un cine de género (para nosotros, una contraposición, al parecer), que llegue a sus máximos límites al intentarlo. En lo que sí tiene razón Fernández es que ese cine de autor aún no llega a la profundidad que se requiere para tener una presencia mundial.


Si bien los grandes cineastas de la actualidad afirman que es el instinto lo que guía una filmación, hay que tener en cuenta un concepto claro de lo que se quiere hacer al involucrarse -por años- en un proyecto. Un concepto a nivel intelectual, existencial. Decidir que tu obra va a tratar sobre, por ejemplo, la opresión, o la soledad, o el tiempo, o el arte mismo. ¿Cuántos de nuestros cineastas pueden elegir un tema tan personal -y por eso mismo tan universal- y en esa línea ver qué manera de filmar le conviene al tema en cuestión?


Y, sin embargo, está la sensación de que nuestros cineastas pueden elegir hablar del amor, de la muerte, de la justicia social, de la infancia... y todo filmarlo de la misma manera. Recién, desde hace pocos años, existe un aún tímido deseo de vincular el tratamiento visual con el tema por desarrollar. Y, pensándolo bien, esto no creo que sea una única exigencia para aquél que quiera hacer un cine personal e intimista, sino para aquél que aspire a realizar la obra que desee.


Es cierto que si se crea una empresa que quiera dedicarse al cine, debe actuar con la seriedad de una empresa y hacer estudios de mercado y pensar en cómo agradar al público para, de esa manera, asegurar la producción de su siguiente obra y así no tener que vivir de la enseñanza o la publicidad. Creo que hay que saludar a quienes piensan de esa manera. Hay que recordarles, también, que existen otros aspectos por profundizar, más allá del mercado. Y esto va a ocurrir cuando, finalmente, una comunidad madura pueda sentarse a discutir sin cargas emocionales ni recelos en las espaldas.



Fernando Vílchez R.

Labels: ,

12 Comments:

  • At 1:18 PM, Anonymous Anonymous said…

    Hola, con la mejor onda, ya que hablamos de la expresividad en el cine peruano.

    Viendo la foto de Darín, me pregunto si tenemos actores así. ¿No son sobreactuados los actores peruanos? ¿No traen una serie de clichés de la TV (ya ni siquiera del teatro)? Los esfuerzos de Isola y de Angeles por formar actores cinematográficos no bastan.

    Pero, ¿qué buenas actuaciones puede haber con guiones que se escriben como si fueran para la TV? Quizá Vílchez tiene razón cuando dice que se piensa sólo en el éxito inmediato.

    Faltaría una revolución profunda. Actores, guionistas, directores. Perdonen, otro diagnóstico de un mal para el cual no tengo el remedio.

     
  • At 2:58 PM, Anonymous Víctor Cabrera said…

    Estoy de acuerdo en gran parte con el comentario de Fernando Vílchez respecto al diagnóstico de Carlos Fernández. Considero que éste obvia el hecho de que el cine comercial hasta el momento ha hecho poco o nada de interés en nuestro cinematografía, sin contar el hecho de que pocas veces ha alcanzado sus tan mentados objetivos mercantilistas. Además, creo que es visible, tales son las metas de la mayoría de filmes de nuestros directores en los últimos años. Es decir, los que intentan crear un "cine de autor" son sólo cuatro gatos, no la situación contraria. Hallo que sostener esto último es la principal equivocación del señor Fernández. Nuestros directores deben asumir de una vez por todas el cine como arte, y no como una reunión de patas para ver que tan bien funciona la cámara con el rostro de tu hermana y nosotros en medio de una juerga, sin ser capaces nunca de armar una escena de verdad cinematográfica.

     
  • At 8:15 PM, Anonymous fernando said…

    No creo que los actores peruanos sean sobreactuados. En todo caso, al final, siempre el director es el que puede decir "corte, empecemos de nuevo" y exigirle al actor no tanto falso dramatismo.

    Aunque no en largometrajes sino en obras de teatro, recuerdo buenas actuaciones -contenidas, intensas, esas que saben que mejor actor no es el que más grita sino el que tiene el silencio más intenso- de varios actores peruanos, por ejemplo, Wendy Vásquez o Paul Vega.

    Así como pueden existir actores, creo que también existen cineastas, técnicos y hasta público que pueda responder a otro tipo de cine nacional como el que se está haciendo. Es cierto que la taquilla no ha respondido a películas "premiadas", pero ¿eso es motivo para relegarlo?


    Fernando V.

     
  • At 8:14 AM, Anonymous maria eugenia tamayo said…

    coincido en muchas cosas con el comentario de fernando vilchez. pero tengo una opinion sobre que es lo mas importante en lo que fallan los cineastas. Es el guion, es la historia que relatan. Se meten a hacer temas que no conocen, no hacen historias que sean honestas y cuyos temas conozcan. Entonces no es un problema de actores (tenemos buenos y en todo caso un buen director dirige bien a cualquiera), ni de tecnicos ni siquiera de capitales. Es mucho mas amplio , se trata de que si quieres hacer cine quieres hacer algo muy personal, osea quieres decir que eres un artista pero no sabes que es lo que quieres decir y por eso te metes a contar de locos, o de indios o de cualquier cosa que no sabes. Por ejemplo la pelicula argentina el perro es un buen ejemplo de una pelicula modesta, no con muchos recursos, simple pero con buenos actores y sobre todo un excelente guion. el resultado es una hermoza pelicula, tierna y bien lograda.
    otro ejemplo opuesto , la pelicula trujillana "los actores" el mismo director dice "yo se que no le va a gustar al publico" pero para mi esta bien, creo que entonces para eso no gastas los recursos que realmente son tan dificiles de conseguir. Otro ejemplo "el chullachaqui", este chico vio un filon comercial y ha hecho una pelicula de terror al estilo americano, muchos chicos en una casa terminan siendo asesinados por un ente amazonico", tuvo su limitado exito en iquitos, pero la manufactura deja mucho que desear y sobre todo las actuaciones, el tema es interesante y el inicio tambien pero luego es totalmente chabacano.
    creo honestamente que deberian haber mas cursos sobre guion, deberian propiciarse encuentros entre chicos que quieran hacer peliculas y incentivar debates sobre este tema .

     
  • At 12:20 PM, Anonymous Anonymous said…

    Fernando y Fernández se equivocan. La disyuntiva no es entre cine comercial y de autor. Es entre buen y mal cine. No confundan a los lectores. Si alguien quiere ganar en la taquilla, será porque le ha costado conseguir el dinero para filmar o quiere comer de su trabajo o quiere simplemente vivir bien. Hay que exigirle que haga buen cine. ¿Acaso Robles Godoy no intentó hacer cine de autor? ¿O Juan Carlos Torrico? ¿Con qué resultados?

     
  • At 12:22 PM, Anonymous Anonymous said…

    Yo sí creo que los actores peruanos son sobreactuados. Miren nomás a los actores brasileños, mexicanos, argentinos e incluso los colombianos. Se siente eso que los mismos teatreros exigen: "verdad". Pero no es sólo cosa de ellos: tenemos los actores del nivel de nuestro cine y televisión.

     
  • At 2:52 PM, Anonymous fernando v. said…

    Con respecto a un comentario anterior, quizá no me he explicado lo suficiente.

    Precisamente, no creo que el punto esté en diferenciar "cine de autor" con cine "comercial". No veo por qué tenga que haber esa distinción cuando se habla de cine. Al igual que muchas personas, coincido en que sea el tipo de películas que uno desee hacer, se trata de hacerlas bien.

    Nadie intenta "confundir" a los lectores. Eso sería subestimarlos y este es un tema que exige una conversación seria y franca.

     
  • At 8:46 PM, Anonymous Anonymous said…

    Ah, debes leer lo que dice Fuguet hoy el dominical sobre el cine de autor...

     
  • At 12:49 AM, Anonymous Anonymous said…

    Lo que la gente quiere es PORNOGRAFIA! Lo dicen todas las estadísticas!

     
  • At 8:38 PM, Anonymous Anonymous said…

    Cai en esta pagina buscando en google algo del cine peruano actual, pura curiosidad y ganas de ver. Trabajo en cine en Argentina, de donde soy. He trabajado con los directores que mencionan y con otros mas. Yo tambien dirijo. Lo que ha ayudado a nuestro cine es el hecho de que el INCAA (Instituto NAcional de Cinematografia y Artes Audiovisuales), genera sus propios recursos mediante un porcentaje de la taquilla de cualquier pelicula que se estrene comercialmente. Es decir, recaudamos fondos con peliculas nacionales y tanques hollywoodenses. Contando con sus propios recursos, el INCAA mediante un Comite de seleccion que representa a distintos sectores del cine, califican los proyectos que se presetan y los declaran de interes o no. De esta manera se asegura una cierta diversidad de lo que se produce y es la condicion de posibilidad para que muchas peliculas existan. El caso del INCAA no es muy comun en el mundo. De alguna manera el "cine comercial" ayuda a que el "cine de autor" exista, en nuestro caso. Ademas, "el nuevo cine argentino" (Martel, Burman, Trapero, Caetano, Alonso, Moreno, Bielinsky, Rotter...) a recibido fondos del extranjero tales como Hubert Bals Fund, Fond Sud..., ademas de contar con el apoyo del INCAA.
    Desconozco el funcionamiento del CONACINE pero, quizas, para continuar la discusion, sea preciso revisar la Ley de Cine que tienen en Peru. No dudo que en un pais con una Cultura tan solida, una literatura maravillosa como la que tienen, haya un@ Martel, Burman, Bielinsky y quizas alguien que sea capaz de hacer algo distinto a eso y tan bueno. Es cuestion de tener los medios al alcance.
    Comentario: los actores pueden ser bueno, regulares o malos pero influye mucho quien y como los dirigen.
    Pueden recomendarme peliculas peruanas actuales?
    Saludos

     
  • At 9:00 PM, Anonymous Anonymous said…

    Wendy Vasquez no es actriz, es una puta, así cualquiera puede

     
  • At 3:02 PM, Anonymous Anonymous said…

    ¿A qué te refieres? ¿Quién es tan ruin y cobarde que habla mal de alguien sin dar la cara? Por tu venenoso comentario, se nota que no conoces en nada a Wendy Vásquez. No seas así, que la vida te devuelve lo que siembras.

     

Post a Comment

<< Home