LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Wednesday, January 10, 2007

SOBRE JOSE MIGUEL OVIEDO Y EL DOMINICAL



EL EFECTO MARIPOSA

Después de la crítica negativa que Ricardo Bedoya hiciera a Mariposa Negra hace unas semanas en las páginas del Dominical, apareció el día domingo 17 de diciembre, en el mismo suplemento, un artículo del prestigioso crítico literario José Miguel Oviedo, quien alaba la película, hasta el extremo de decir: “No sería exacto decir que Mariposa Negra es un buen filme peruano, haciendo una concesión a las limitaciones y carencias del cine nacional: es sencillamente un buen filme, sin importar de dónde provenga.”
¿Por qué esta película tiene la posibilidad de recibir dos comentarios, privilegio que otras películas comentadas en este suplemento difícilmente tienen? ¿No es acaso una forma de desagraviar a Francisco Lombardi, uno de los personajes favoritos de ese diario?
Es evidente que El Dominical tiende a favorecer a un grupo selecto de artistas y escritores peruanos, cuya producción difícilmente está bajo tela de juicio, ya que siempre es elogiada. Por ejemplo, para este suplemento nuestro más célebre novelista, Mario Vargas Llosa, siempre es genial. El lector sabrá, tan bien como yo, que la carrera literaria de MVLL no es pareja y que tiene varios traspiés, sin embargo, difícilmente puede hallarse algún comentario negativo sobre su obra en este suplemento cultural. Es decir, MVLL es infalible. El suplemento de Actualidad Cultural aplica este atributo divino a otro puñado de escritores y artistas, muchos de ellos de una calidad mediocre, y que se encuentran muy por debajo de nuestro Premio Cervantes.
La reciente obra cinematográfica de Lombardi ha gozado, a mi parecer, de cierta benevolencia en este medio, por lo menos hasta el reciente comentario de Ricardo Bedoya. Sin embargo, salió José Miguel Oviedo (que dicho sea de paso tiene algunos comentarios cinematográficos desafortunados) a limpiar de manchas la filmografía lombardiana. Quizá se deba a que es considerado como uno de los hombres que no puede equivocarse. Para citar un ejemplo, Ojos que no ven, el anterior intento de Lombardi de mostrar y denunciar la corrupción y tiranía que se vivió durante la dictadura fujimontesinista fue, sin lugar a dudas, uno de sus trabajos más pálidos.
Sin embargo, tuvo una mención especial en El Dominical, es más, se atacó a los detractores del filme llamándoles invidentes. Pero la ceguera estaba del bando de los defensores, que no veían ingenuidad de la trama, los pobres diálogos, las pésimas actuaciones y un largo etcétera de errores. La película convierte este periodo negro de nuestra historia en una colección de ¿historias? superficiales, que difícilmente promueve la reflexión, actividad necesaria para que hechos como estos no se repitan.
Ahora me voy a centrar a rebatir los argumentos de José Miguel Oviedo sobre Mariposa Negra:
1. Los premios, y en especial los cinematográficos, no garantizan la calidad de una obra. Esta afirmación es harto conocida, pero siempre hay que mencionarla cuando ingenuamente se esgrime algunos lauros para defender las bondades de una película. En el caso de Mariposa Negra el premio de mejor película latinoamericana del Festival de Montreal no prueba que sea una buena película, al contrario, al contrario, hace dudar de la seriedad de dicho festival.
2. Cambiando el sentido de las palabras de José Miguel Oviedo, la obra (Mariposa Negra) es insatisfactoria en los tres niveles de lo estético: no es interesante, no es conmovedora y no es trascendente. No es interesante porque no llega a ser verosímil, por lo tanto difícilmente puede llamar la atención del espectador. Todos saben de las risas involuntarias que la película ha cosechado durante su exhibición comercial. Bueno, un prestigioso profesor de Dramaturgia me enseñó que eso era un síntoma claro de que una obra no ha logrado la tan preciada verosimilitud. Y, a mi parecer, en este caso las risas no responden a la ineptitud o el morbo del espectador, las otras posibles explicaciones para la inesperada hilaridad. Además, una obra inverosímil difícilmente puede ser conmovedora, sobre todo si esta se desplaza en terrenos similares a la realidad real. Si no me creo la historia, ¿cómo puede comprometerme con ella hasta el extremo de emocionarme? En cuanto a lo trascendente, como dijo Baudelaire, llegamos a lo sublime a través de lo cotidiano, pero eso no pasa con esta película ya que no consigue que el tema de la venganza se convierta más que en eso: un simple ajuste de cuentas de una mujer porque le mataron al novio. Todo el trasfondo político es un mero tapiz, un adorno que no trasciende.
3. José Miguel Oviedo celebra la “hábil trampa”, por su originalidad, que Lombardi perpetra al presentarnos dos desenlaces (uno en el que Gabriela mata a Montesinos, otro en el que fracasa). ¿Pero se justifica este cambio del plano real al ilusorio? Estos dos finales no tienen sentido alguno, no aportan nada a la trama, salvo si se trata de “engañar” al espectador (incauto), como el mismo Oviedo afirma. Además el recurso de los dos desenlaces es casi tan antiguo como el cine, así que de original no tiene nada.
4. Comparar el sacrificio Gabriela con el de Emma Zunz es un despropósito. Esto nos llevaría a afirmar que cualquier sacrificio sexual para perpetrar una venganza tiene como modelo el gran cuento de Borges. Lo de Emma Zunz era un hábil plan (que nos hacer recordar algunos cuentos de Poe y Cherteston) para acoplarse a los mandatos de la perversa lógica del Universo y, de esa forma, no pagar culpa alguna. No tiene mucho sentido relacionarla con Mariposa Negra. En todo caso, me parece que se busca la comparación para prestigiar la película.
Si hay algún mérito que debemos reconocer a Mariposa Negra, además de la actuación de Magdyel Ugaz, es que supera su fuente original: la novela Grandes Miradas de Alonso Cueto. Si en algo acierta José Miguel Oviedo es que Mariposa Negra no es “glorificación moralizante de ‘buenos’ contra ‘malos’”, cosa que sucede con Grandes Miradas. Hasta ahora no entiendo la buena fama de esta novela (y por ende, la de su autor). Haciendo solo un resumen de la obra se puede detectar errores e ingenuidades casi inadmisibles. La resolución de Gabriela de asesinar a Montesinos es igual de inverosímil que en la película, pero a eso se suma otros hechos, suprimidos acertadamente en la versión fílmica, como que el hermano de Ángela (la periodista que ayuda a Gabriela a dar con el paradero de Montesinos) es uno de los asesinos del juez Guido Pazos, o la presencia de un sometido conductor de noticias enamorado de la ángel vengadora.
Uno de los aspectos más reprochable de esta novela es justamente la marcada oposición entre buenos y malos, donde los héroes son excesivamente nobles (por ejemplo, el juez asesinado es graficado como un sacerdote sin investidura) y los villanos gente inmunda, de físico repulsivo. Además de esta ingenua división, Montesinos es apenas una caricatura investida de poder que no hace más que cachetear subalternos y que éstos repitan que son unos pobres y tristes huevones. Pero las palmas de la incompetencia narrativa se lo lleva el final, modificado sabiamente en la película, ya que termina con una moraleja, que pretende pasar por sentencia sesuda, donde Gabriela (sí, en la novela se salva) llega a la “brillante” conclusión de que personas como su novio han ayudado ha cambiar las cosas en este país. Esta epifanía, de paso, la salva de su impulso autodestructivo. ¿Es necesario agregar algo más para que el lector se dé cuenta de la nulidad de esta novela?
Espero que no se confunda este artículo como un ataque a las personas citadas. Una crítica negativa es confundida en este país como un insulto u ofensa personal. No me mueve la envidia, es más, considero al señor Lombardi como el mejor director nacional, artífice de algunas películas notables como La Boca del Lobo o Bajo la Piel. Pero desde hace varios años ha perdido el rumbo. Más que ninguna otra persona espero que se reencuentre con el buen cine y nos ofrezca, nuevamente, películas dignas de ser recordadas que mucha falta hacen a nuestro pobre cine nacional.
Robinson Díaz Sifuentes

11 Comments:

  • At 3:00 PM, Anonymous Jefferson Farfán said…

    Si ustedes no son indulgentes con nuestro pobre cine nacional, tampoco lo sean con el dvdiógrafo.

     
  • At 8:45 PM, Anonymous mediopodrido said…

    Cabe agregar algo que los directores y sobre todo guionistas cosechan:

    De un buen guión puede salir una buena o una mala película, pero de un mal guión de todas formas va a salir una basura de película.

    La responsable de ambos fracasos es sin lugar a dudas la guionista Giovanna Pollarolo que debería dedicarse a otra cosa de una buena vez. Ella ha participado en ambas producciones de guionista, y nadie se ha tomado el tiempo de enderezar el dedo hacia ese lugar.

    ¿Quien creen uds que pone esas frasesitas idiotas que tienen que decir los personajes?

    ¿Quién sino ha estructurado de esa manera la película, para que nos de risa donde no debía haber alguna?

    Que regrese a su poesía.

     
  • At 11:46 PM, Anonymous Anonymous said…

    De un buen guión puede salir una buena o una mala película, pero de un mal guión de todas formas va a salir una basura de película???

    Eso es regla?? de todas formas??
    o sea que es norma?? de un mal guion sale una basura de pelicula?

    por favor gente encargada del blog, no dejen que escriban disparates.
    puede que de un mal guión, salga una película aceptable o buena o muy buena. las películas no se sostienen por su guión únicamente.
    el cine queridísimo lector no sólo es guión, son varias cosas más.
    no las diré, piénselas usted y enmiéndese.

    lo que jode es lo sentencioso, lo que aparenta ser regla inamovible.

    en algo tiene razón el de arriba, que pollarollo vuelva a la poesía, pero a la poética vida de ama de casa nada más.

    chauuuuu

     
  • At 10:07 AM, Anonymous mediopodrido said…

    Dígame, ¿Ud. ha trabajado con un guión alguna vez?

    ¿Los guionistas están por las puras?

    Le falta a Ud. cancha, maestro.

    Claro la película son muchas cosas más.

    Pero este tipo de película, estas que arma Lombardi se lo deben todo al guión.

    Vamos, imáginese rodar Mariposa Negra sin guión.

    Primero que no te siguen financiando compare.

     
  • At 3:08 PM, Anonymous Anonymous said…

    si se lo deben todo al guión, quizás por eso sean tan malas.
    ser tan dependientes del papel, hace que los otros factores pasen a ser secundarios, he ahi el gran problema.
    lo otro, me falta cancha? si tener cancha es hacer el cine que se hace, pues agradezco me falte, pero al individuo medio podrido creo que le sobra cancha, pero la que se come porque parece que Syd Field habla por él.
    Mariposa Negra sin guión? podría haber sido una sorpresa no? más mala que ésta?
    No creo.

     
  • At 3:20 PM, Anonymous Percy Pezua said…

    medio podrido y medio baboso. se comentario "imáginese rodar Mariposa Negra sin guión" es de lo mas idiota que he leido en este blog.

     
  • At 9:45 PM, Anonymous mediopodrido said…

    Vaya aporte Pezua, y aparte de tus insultos que más puedes evacuar?

     
  • At 1:07 PM, Anonymous el locazo said…

    como amo este blog

    pero me gustaria mas si todo lo escrito llegara a los ojos de estos "directores", "actores y actrices", y todos esos q intervienen en nuestro glorioso cine nacional

    seria increible

     
  • At 9:13 PM, Anonymous Anonymous said…

    nuevamente, se demuestra que el unico lugar donde hay democracia y la gente puede decir lo que realmente quiere sin temor a alguien que le diga que pensar (como el dominical hace cuando quiere que alabemos cualquier basura que nos mande lombardi)es en internet, sigan asi en este blog, tienen mi apoyo, lalo msn: lalonuncasupo@hotmail.com

     
  • At 12:45 PM, Anonymous Percy Pezua said…

    Algún subnormal usó mi nombre para postear un comentario que es demasiado cobrade para firmar con su propio nombre.

     
  • At 12:47 PM, Anonymous Percy Pezua said…

    Dicho sea de paso, ni siquiera he visto esa película!

     

Post a Comment

<< Home