LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Sunday, December 31, 2006

BALANCE 2006


LO MEJOR Y LO PEOR DEL AÑO QUE TERMINA
según nuestros redactores


DÍAZ, ROBINSON
Las mejores películas del año:
Flores Rotas, de Jim Jarmusch
Una Historia Violenta, de David Cronenberg
Primavera, Verano, Otoño, Invierno... y otra vez Primavera, de Kim Ki-Duk
Volver, de Pedro Almodóvar
Hipnosis Mortal, de Park Chan-Wook

Las peores películas del año:
Mariposa Negra, de Francisco Lombardi
Crash, de Paul Haggis

Mejor película nacional:
Madeinusa, de Claudia Llosa

Peor película nacional:
Mariposa Negra, de Francisco Lombardi

Observación: No he visto Good Bye Pachacútec, Peloteros ni Talk Show, pero creo que Mariposa Negra reúne las condiciones necesarias para ser considerada la peor película del año.
GUERRA, CÉSAR
Las 10 mejores películas de la cartelera comercial (por orden de preferencia):
1. Una historia violenta, de David Cronenberg.
2. Días de Campo, de Raúl Ruiz.
3. Primavera, verano, otoño, invierno... y otra vez primavera, de Kim Ki-Duk.
4. El niño, de Jean Pierre y Luc Dardenne.
5. El nuevo mundo, de Terrence Malick.
6. Old Boy, de Park Chan-Wook.
7. Volver, de Pedro Almodóvar.
8. Flores rotas, de Jim Jarmusch.
9. Los Infiltrados, de Martin Scorsese.
10. Match Point, de Woody Allen.

Títulos del circuito cultural (sin orden de preferencia):
1. Lejano, de Nuri Bilge Ceylan.
2. A las 5 de la tarde, de Samira Makhmalbaf.
3. Vuelvo a casa, de Manoel de Oliveira.
4. Buenos días, noche, de Marco Bellochio.
5. L´esquive, de Abdel Kehiche.
6. Tropical Malady, de Apichatpong Weerasethakul.
7. Los próximos lejanos, de Lorena Muñoz.
8. Sangre, de Amat Escalante.
9. Ganarse la vida, de Joao Canijo.
10. Toro negro, de Pedro Gonzáles-Rubio y Carlos Armella.
11. En el hoyo, de Juan Carlos Rulfo.
12. Un hombre de más, de Paolo Sorrentino.
13. Las 29 palmas, de Bruno Dumont.
14. La promesa, de Luc y Jean -Pierre Dardenne.
15. La flor del mal, de Claude Chabrol.
16. La dama de honor, de Claude Chabrol.
17. Fantasma, de Lisandro Alonso.
18. La perrera, de Manolo Nieto.
19. El adversario, de Nicole García.
20. Los motivos de Chéjov, de Kira Muratova.
21. El séptimo continente, de Michael Haneke.
IZAGUIRRE, ALONSO

No hay orden de jerarquía, ni de importancia. Cada una de las 10 películas tiene lo suyo.
¿Qué es el cine? Reflexión a través de las imágenes. Estoy convencido de ello.
Respetemos a los autores.
Ellos son.
El niño, de los hermanos Dardenne.
El niño es el registro de la desgracia personal de un joven. Por suerte, su desdicha no es una retahíla de lugares comunes del drama. El fino trabajo de los Dardenne opta por un realismo al cien por cien para construir una tragedia y dejar a un lado los tremendismos, los llantos desbocados o los gritos elaborados con el único fin de angustiar al espectador.

Los euros al tacto de los dedos, y las voces contando las billetes, adquieren una resonancia inaudita en este filme. ¡Dios!

Una historia violenta, de David Cronenberg.
Buen inicio de un discreto año cinematográfico. Cronenberg revisita sus obsesiones, que van del sexo a la muerte. Compulsivo extremista que se mantiene al margen de las modas, y un creado innato que sobrevive a Hollywood.
Primavera, verano, otoño, invierno, y otra vez primavera, de Kim Ki-duk.
Las estaciones muestran el desarrollo vital de un joven monje hasta el punto máximo de su degeneración –a consecuencia, sorprendentemente, de un sentimiento tan humano como el amor–.
Pero el tiempo es cíclico y la vida le dará al aprendiz una oportunidad de salvación para convertirse en maestro.
Filmada con una sencillez y delicadeza envidiables.
Qué más se puede pedir...
Silencio.
Flores rotas, de Jim Jarmusch.
O Bill Murray consigue madurar con el desencanto.
De los trabajos más ligeros y de fácil acceso que el cineasta estadounidense tiene en su obra. ¡Pero vale la pena, cómo no!
Días de campo, de Raúl Ruiz.
El surrealismo y el absurdo ayudan a que el presente vaya hacia el pasado.
O que los vivos parezcan estar convencidos de su muerte.
Nada más hay que decir sobre esta película.
Macht Point, de Woody Allen.
La vida es una conexión de casualidades que labran el camino del hombre sin que este tenga determinación sobre su existencia. Nadie emite juicios de valor en esta historia. Nadie, y el irlandés protagonista mata para ‘construir’ su futuro. Y Woody deja que su cámara lo filme tranquilamente, provocando desconcierto. Me parece.
Secreto en la montaña, de Ang Lee.
Dolor. Amor. Hombres. Humanos.
Filmar con extrañeza y humildad, es filmar con sabiduría.
Homosexualismo en la montaña desde la óptica de un chino en Norteamérica.
El nuevo mundo, de Terrence Malick.
Balada que, por momentos, alcanza niveles de ritual.
Las imágenes de El nuevo mundo reflexionan sobre la fijación de Malick: el paraíso.
Y en el paraíso que los nativos pueblan el capitán Smith encuentra la felicidad y la verdad, porque allí se vive en medio de la franqueza, y la envidia no tiene lugar. Ideas que el capitán cree inexistentes en el mundo ‘civilizado’ y ‘cristiano’ del que proviene. ¡Ja!
Buenas noches y buena suerte, de George Clooney.
Clooney a sus connacionales, sin modales panfletarios: Ya hubo quien humilló nuestros derechos en una oportunidad, no permitamos que vuelva a suceder. Y filmada en blanco y negro, todavía.
Paraíso ahora, de Hany Abu-Assad.
Por momentos, visión burlesca de las razones que terroristas de un solo día, lo que la salva de ser un canto de solemnidad que apoya lo irracional.
Por momentos, tragicomedia que reflexiona sobre uno de los conflictos más difíciles de historia de la humanidad.
BONUS
Vida en pareja, de Francois Ozón.
La historia avanza retrocediendo en el tiempo.
La primera escena es de tonalidades frías y muestra la consolidación oficial del divorcio de Gilles y Marion: el presente. Sus rostros demacrados parecen cuadros de Lucien Freud y un opresivo silencio ambiental rodea sus movimientos.
La última escena. Gilles y Marion ingresan juntos al mar –‘de corrientes peligrosas’–, convencidos de su amor: es el pasado. Crueldad.


Quiero aclarar que este año me ha parecido sumamente discreto. Lo bueno han sido los cineclubes como El Cinematógrafo o La Ventana Indiscreta. Sus iniciativas promueven la cultura cinematográfica para que todos nosotros podamos tener algo en el espíritu. La muestra de Cassavettes, o de Ver o no ver en el local barranquino, son unas pinceladas de la buena voluntad de personas que creen religiosamente en el cine. Los cineclubes son nuestra última esperanza.
Nota: HAGO USO DE MI LIBERTAD. NO QUISE HABLAR DE CINE PERUANO. ES MI POSICIÓN.
VÍLCHEZ, FERNANDO
Lo mejor:
1. La presencia de las coproducciones nacionales en festivales y concursos del mundo: los premios obtenidos por Claudia Llosa, Josué Méndez, la presencia de Chicha tu madre, los honores a distintos documentales peruanos. No importa que el exotismo esté de moda, cada nuevo logro conseguido ayuda a que el nombre de un país tan extravagante como el nuestro empiece a significar… algo, aunque no sepamos bien qué es.

2. La campaña que llevó el nombre Perú en Pantalla. Mientras los literatos mantienen ególatras disputas y los pintores se celaban por el nombre de una galería, el medio cinematográfico hizo una aparición pública de manera unida, aunque sin alcanzar los resultados esperados, debido aún a la poca presión que podemos ofrecer. La campaña debería seguir ahora, con medidas más drásticas.

Lo peor:
1. Papelones a los que ya nos estamos acostumbrando… Como Lombardi, dándole un nuevo significado al término “estreno mundial”, presentando una copia no final, mostrando poco respeto al público de un Festival plomizo. O como Cipriani, condenando a los infiernos a todo ingenuo que cayó en las redes de El Cólico Da Vinci, opiniones episcopales que valen tanto para nosotros como valen para él los derechos humanos .

2. Excesivo entusiasmo en este medio para todo: cualquier película regular es de pronto “notable”, cualquier evento desorganizado es el “suceso del mes”. El dinero del CONACINE salvará el cine peruano = Falso. Nos faltan héroes = Verdadero. Esta actividad necesita mayor reflexión, en todos sus pasos.

Los cine-clubs:
El cine de Kieslowski, Ceylan y la familia Makhmalbaf (Ventana Indiscreta). Los ciclos asiáticos, proyecciones de Pink Flamingos y Saló, la muestra entera de Ver o no Ver (Cinematógrafo). Revisión de Ozu, Leonardo Favio y El séptimo continente, de Haneke (Cayetano Heredia). Constante programación de videos nacionales, proyecciones de largometrajes de provincias y cortometrajes locales (Cafae). Lo más óptimo: Ir a Polvos Azules y hacer tu propio cine-club... Ah, la Filmoteca, ¿existe?

Cortometrajes:
Recopilen los siguientes: Fierros, de Gonzalo Benavente. El desahogo, de Gisella Barthé. Maravillosamente distintos, de Mauricio y Luis Esparza. El Chalán, de Alberto Matsuura. Engañaron a algunos: Xp, de Christopher Day, Los Santos, de Gonzalo Otero, Un tal Nacho, de Sergio Barrios.

Largometrajes Internacionales:
¡Una historia violenta es una obra maestra! ¡Paraíso ahora es una obra maestra! ¡Match point es una obra maestra! ¡Primavera, verano y etcétera es una obra maestra...! Exagerados. Este año vimos películas bien hechas. Y punto. Ninguna será recordada en ningún libro. Algunos detalles: El final levanta Flores rotas, pero malogra El Custodio. Soy fan de los Dardenne, pero parece que Cannes se volvió a equivocar luego de Fahrenheit 9/11 al darle la palma a los belgas por El niño. Decepcionan: Caetano y Almodóvar. Una película para revisar de nuevo: El aura. El ganador del año: habla francés y apareció en Alemania. Tras obsequiarnos una intensa trilogía de partidos –con trágico final-, el mejor cineasta del año fue Zinedine Zidane.
Largometrajes Nacionales:
¿Por qué existe esa fijación en hacer películas sobre animales (Mariposa, Dragones, Peloteros)? Fue un año donde las películas nacionales pasaron sin mayor suerte y solamente sobró buena intención. Madeinusa fue la mejor producción y le permite a su directora continuar en la misma línea con su siguiente película: La teta asustada. Por favor, menos rollo ícono-antropológico-lacaniano esta vez. Y si lo hay, al menos que se sienta.

El adiós:
La dulce Christine Darbon, Christine Darbon, ¡Christine Darbon! se nos fue (Claude Jade). Mucho antes partió el gracioso Nice Guy Eddie (Chris Penn). Juan Pablo Rebella pegó un portazo y se fue en silencio, de madrugada. Horas antes, nos habíamos llenado de tristeza por la muerte de Fabián Bielinsky, aquél que se superó a sí mismo. Al otro lado del océano, Shohei Imamura también había fallecido y meses después Robert Altman intentaría alcanzarlo. Además, Antoine Bonfanti dejó los audífonos, y luego Sven Nykvist bajaría la cámara. Los cinéfilos de todo el mundo lo lamentamos.

6 Comments:

  • At 1:21 AM, Anonymous Anonymous said…

    de acuerdo con el crítico Vilchez.
    El Custodio decae en sus minutos finales.
    Si lo dudan, mírenla de nuevo y lo notarán.

     
  • At 9:55 AM, Anonymous Cuto Guadalupe said…

    ¿Nadi vio El Adversario?

     
  • At 12:32 PM, Anonymous Anonymous said…

    ¿El mejor cineasta del año Zinedine Zidane? ¡Por favor! Con ese tipo de afirmaciones el Sr.Vílchez parece ser, como llamaría Ricardo Bedoya, un crítico cool. ¿Entonces el mejor cineasta de la historia sería Osama Bin Laden por ser el artífice de los atentados del World Trade Center?
    El blog es bueno, pero afirmaciones sin sentido como éstas (solo para llamar la atención con irreverencia gratuita) hace que pierda interés.

     
  • At 9:03 PM, Anonymous fernando vilchez said…

    Una cosa: Las imágenes del atentado al WTC, ¿no son cinematográficas? Osama fue el mejor cineasta, pero del 2001.


    "Afirmaciones sin sentido". Vaya a leer a Wittgenstein, caracho.

     
  • At 12:33 AM, Anonymous Anonymous said…

    Autobombos fuera, la mejor película que vi en el 06 no la encuentro en ningún ranking: Hamaca paraguaya de Paz Encina. Tamaña propuesta, riquísima en recursos cinematográficos tratados en una forma sencilla (sin ser conceptualísima) y sin dejar de contar una historia, por si los mieditos al "videoarte", (a ver si The Passing no es cine) parece no merecer la consideración de nadie. Desde acá mi gratitud. Otra cosa gente, sería bueno que en los recuentos del año tomaran en cuenta solo pelís de ese año y no lo q andesfilms nos deja ver, (primavera, verano..., old boy, broken flowers, días de campo, el niño), como bien apunta el Sr. Vílchez están las copias en Polvos Azules a lo que habría que sumarle las de Internet; se complica la competencia si no. Por otro lado Sr. Vílchez el hecho cinematográfico no es lo mismo que el cine, las acciones humanas tras los instrumentos mecánicos no son lo mismo que los hechos captados, hay un par de procesos que esta obviando. Tome su imagen-movimiento.

     
  • At 12:03 PM, Anonymous Anonymous said…

    Alonso a dado el compendio más acertado y exacto del año que pasó, aunque yo hubiera añadido vuelo 93, una cruda y estremecedora crónica, que por carecer de adhesiones políticas o ideológias termina siendo demasiado real. suerte y me gustó, eso de no poner orden, ni número a las películas.

     

Post a Comment

<< Home