LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Monday, January 14, 2008

CARTA ABIERTA A ISAAC LEÓN, POR SEBASTIÁN PIMENTEL


Ante el artículo suscrito por Isaac León en el blog de Ricardo Bedoya Páginas del Diario de Satán, me veo obligado a responder a las acusaciones de León, acusaciones con las que intensifica aún más la campaña de descrédito que él y Bedoya decidieron poner en marcha desde que nuestra revista salió a la luz en el 2001 (basta recordar la carta de protesta de León ante una reseña elogiosa al primer número de Godard! que apareció en la revista Somos de El Comercio), y que ha tenido una nueva arremetida a raíz de la publicación del blog Todo Cine de Claudio Cordero.
No nos interesa hacer una especulación sobre los motivos que están detrás del encono de estos señores, pero lo cierto es que su esforzada labor continúa y esta vez la estrategia de León es la siguiente: acusarnos de conservadores y convenidos -él se autoproclama la “voz disidente” de la crítica- a través de una serie de interpretaciones falaces de nuestra trayectoria.
En ese sentido, habría que decir que la revista Godard! nació cuando aún no existía Chicha tu Madre ni Madeinusa, ni La Prueba ni Días de Santiago, y cuando aún no habían surgido una serie de realizadores jóvenes que -más allá de que nos gusten más unas películas que otras- renovaron con talento una oferta cinematográfica nacional poblada de títulos como No se lo Digas a Nadie, Coraje, Ciudad de M, y El Bien Esquivo, algunos de los cuales León y Bedoya apreciaban –con todo derecho– muchísimo más que nosotros (recordemos que ellos, como jueces habituales del Festival de Cine de la PUCP, le otorgaron el Premio de la Crítica a El Bien Esquivo).


Ante esta situación fue que decidimos sacar una publicación independiente donde manifestáramos abiertamente nuestra discrepancia y opinión con respecto al cine peruano, sin medias tintas y sin miedo a la reacción de nadie, y por lo que llamamos “cine aberrante” a Tinta Roja, calificativo con el que Cordero y yo –quienes escribimos ese artículo en el 2001- todavía estamos de acuerdo para referirnos a esa película y otras más recientes de Lombardi, como Ojos que no Ven o Mariposa Negra. Eso no se contradice en absoluto con el hecho de que, años después, hayamos realizado un artículo sobre “Las películas peruanas que importan” y hayamos seleccionado algunas de Lombardi que nos parecen rescatables en medio de la pobrísima y exangüe historia fílmica nacional. El hecho de que La Boca de Lobo o Bajo la Piel hayan estado en esa lista habla de la discreta calidad de nuestra cinematografía, y para nada, a la luz de nuestras reseñas, se desprende que las hayamos catalogado como “obras maestras” o algo parecido. Entonces, ¿a qué saltos olímpicos y a qué contradicciones se refiere León?

Pero eso no fue suficiente. Luego León nos acusa de ser conservadores porque no nos sumamos a la cruzada contra las distribuidoras y contra la cartelera comercial que él y Bedoya han emprendido a través de su blog. Pues lo sentimos mucho por el señor León, pero hay que tener presente que ni él ni Bedoya ni ningún blog maneja la agenda de las revistas ni de los críticos peruanos de cine, y el hecho de que no nos alistemos en la heroica lucha que ellos han emprendido no nos convierte en “Luis XVI” o en “la restauración monárquica” como dice en su artículo con tanta indignación.

Y así se podrían seguir desmintiendo una por una las acusaciones que León y Bedoya pretenden sembrar en la opinión pública, cosa que no tiene ningún sentido hacer. Lo que sí hay que tener muy presente es que su intención es la de desprestigiar y de convertir a los directores de la revista Godard! en personas turbias e inmorales, y lo gracioso es que pretenden lograrlo a través de elucubraciones que comprometan nuestra independencia crítica con los intereses de las distribuidoras y los Estudios de Hollywood.


Nuestros lectores saben que los objetivos y los propósitos de nuestra revista tienen que ver con la información y el análisis crítico del cine que se ve en el país y en el extranjero. También es necesario mencionar -porque Bedoya y León jamás lo harán- que en sus 14 números la revista ha contribuido a difundir la obra de cineastas poco conocidos en nuestro país como Lodge Kerrigan, Naomi Kawase o Pedro Costa; ha entrevistado a Mercedes Álvarez, Agnès Varda, Frederick Wiseman y Jaime Rosales; ha ofrecido, solo en 2007, análisis exhaustivos de las filmografías de Michelangelo Antonioni, Ingmar Bergman, Stephen Frears y Michael Haneke. Nuestros colaboradores han cubierto los festivales de Sundance, Mar del Plata, Buenos Aires, Cannes, Viena, Sitges y Valladolid. En síntesis, cualquiera que lea la revista sin ser presa del acerbo o la histeria se dará cuenta que esta combina de manera equilibrada la información de los estrenos comerciales con lo que acontece en el circuito cultural y mundial. Y eso lo repetiremos constantemente, en todas nuestras presentaciones y debates.

Definitivamente, no hacemos una revista pensando en los cinéfilos más exquisitos o en algún prestigioso círculo de críticos, ni para los que desprecian al público que va a ver la cartelera comercial o para los que prefieren hablar de sus exclusivas adquisiciones de DVD. Eso tampoco nos convierte en populistas, como pretendería una visión maniquea de las cosas. El hecho de que prefiramos dirigirnos a un público amplio, y de que queramos cubrir la oferta de la cartelera comercial tiene que ver con un ánimo inclusivo y abarcador que no se contradice con la línea seria y sin concesiones de nuestros primeros números, y con el hecho de que sigamos dedicándole extensos especiales a los cineastas que nos gustan, clásicos y modernos, sean los que trabajan para los grandes estudios de Hollywood o independientes marginales de productoras pequeñas y periféricas.


Para terminar quisiera decir que Godard! nació con muchos menos redactores que los que tenemos ahora, y con condiciones más difíciles para trabajar. Con el tiempo, hemos querido hacer nuestra revista más atractiva gracias a más variedad de análisis y de estilos, más secciones, más información, más colaboradores, un diseño gráfico más dinámico y muchas otras cosas que convenimos hacer para tomar contacto con todos los públicos interesados en el cine, sin aminorar ni un ápice la calidad de nuestros reportajes y estudios (que seguimos ofreciendo y hasta en mayor cantidad).

En ese sentido, seguiremos coordinando actividades como la que hicimos en la Universidad de Lima, en la cual fuimos INVITADOS por parte del área de Imagen Institucional junto con la distribuidora Warner para realizar un debate crítico en torno a la película Hairspray (sí, nos gustó) y el género musical, sin que eso ponga en cuestión nuestra independencia. Nosotros seguiremos juntando esfuerzos con los cineclubs minoritarios y con las grandes salas, con las distribuidoras pequeñas que recién surgen y con las “abominables” majors, con la prensa, con las universidades, con las embajadas y con los institutos culturales, si esto contribuye a mejorar la situación de la cartelera en el país. Creemos que no deberíamos estar solamente sentados frente a un computador gastando energías para desprestigiar y enlodar a nadie, y que si podemos contribuir, seguiremos haciendo actividades culturales ligadas al cine. Porque ese es nuestro único “pecado”, lo quieran las Páginas del Diario de Satán o no. Mientras tanto, seguiremos alertas ante las difamaciones y las cobardes campañas de desprestigio que emprenden, con una tenaz persistencia a pesar de los años, los críticos Bedoya y León.


Sebastián Pimentel
Co-Director de la revista Godard!



LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

87 Comments:

  • At 10:21 AM, Anonymous Max said…

    y no podria explicar q qria decir con su tan comentado "editorial"?? y q nos dice sobre su compatriota cordero y sus reprochables argumentos donde fusiona la labor de critico y publicista? Algun comentario??

     
  • At 10:46 AM, Anonymous Anonymous said…

    max, te has dado el trabajo de leer toda la revista Godard!, todo el contenido, los articulos?? o solo opinas porque Chacho y Bedoya asi te lo han dicho u ordenado, un poco mas de personalidad por favor

     
  • At 12:20 PM, Anonymous Isaac León Frías said…

    Srs. La cinefilia no es patriota

    Les solicito publicar los dos textos que responden a la carta abierta publicada en ese
    Blog por Claudio Cordero.
    Les agradezco la atención.

    Saludos atentos,

    Isaac León Frías




    1) LAS VOCES DISIDENTES

    Aunque la parte final del texto de Ricardo Bedoya Hablando en serio es absolutamente clara y categórica
    sobre las diferencias que nos separan de lo que emergió como un grupo aparentemente renovador y que asume ahora de manera penosa un conservadurismo complaciente que aún me es difícil de concebir, quiero hacer algunos comentarios a la carta abierta de Claudio Cordero reproducida en este blog.
    La carta suena muy razonable: Cordero se asume como crítico y como comunicador y defiende los fueros
    de esta última función aceptando las reglas de juego del blog de Terra: si hay que ofrecer llaveros y polos,
    lo hago de manera profesional. Hay que decir que no es nada deshonroso hacer concursos de productos del merchandising fílmico, pero cuando se ejerce la crítica y aún cuando no se mencione en éstas a las películas que han sido promocionadas en la función de periodista o comunicador, no es ni conveniente ni prudente ni deseable realizar esa doble función. Porque la promoción de películas y el contacto con esas distribuidores, que según Cordero respetan muchísimo su doble labor, interfiere inevitablemente en la separación de esas prácticas. Ya lo dice uno de los lectores: las distribuídoras no necesitan "comprar" al crítico. Las invitaciones, los favores,
    los avisos pagados crean, se quiera o no, compromisos y eso se puede notar leyendo las páginas de Godard!, donde todo está suavizado para no meterse demasiado con esas compañías con las que, además, se van creando otros lazos. El crítico de cine no vive en una torre, pero lo menos que se puede esperar de él
    es la mayor distancia posible con el negocio de la distribución y la exhibición. Si no, que se asuma como
    periodista profesional al servicio de la promoción o de la información.

    Esa duplicidad afecta, asimismo, la imagen pública. Que la misma persona oficie de fiscal y abogado defensor crea, por decir lo menos, un efecto de tremenda confusión. Encima, se trata de una industria donde se mueven miles y millones de dólares. El día de mañana podría aparecer Cordero en un programa televisivo del tipo de Cinescape y, por otro lado, seguir ejerciendo la crítica. ¿No sería eso una suerte de desdoblamiento forzado al límite? ¿No sería acaso una imagen contradictoria insostenible? No conozco ningún publicista que sea un crítico abierto de la publicidad.

    La carta de Cordero no va más allá de esa defensa. Si ese fuera el único asunto en cuestión ya sería
    bastante serio. Pero no es el único: hace pocos meses, y lo dije en este blog, Cordero se coló en la sala Ventana Indiscreta, amparado por la misma compañía Fox, a una función de cine promocional para presentar allí su revista. La Fox vuelve a aparecer de la mano de Cordero y lo prohija en una operación de marketing, asociando a la revista Godard!. Evidente complicidad. Pero, por encima de estas asociaciones repetidas está una posición que se ha ido haciendo más explícita a través de los años. Y Cordero lo dice: la revista Godard! no nació
    para cuestionar el negocio cinematográfico ni el estado de la cartelera, sino para oponerse al establishment
    crítico.Esta debe ser la primera revista de cine en el mundo que se plantea ese propósito como su objetivo
    principal, cuando lo habitual es que las revistas especializadas ofrezcan una plataforma conceptual, una
    manera de ver el cine, una orientación informativa.. Pero, en realidad, ni lo uno ni lo otro, no hay en Godard! algo que los distinga sustancialmente de ese establishment crítico que encuentran tan odioso que no sea una posición muchísimo más conservadora, conformista, blanda y francamente claudicante frente al cine que se ve y al cine en general. Finalmente la de la revista Godard! ha terminado siendo algo así como la revolución de Luis XVI o la restauración monárquica. Es decir, no el avance o la ruptura hacia adelante, sino la legitimación del
    orden tradicional.
    El cuestionamiento esgrimido en los primeros tiempos por Pimentel y Cordero, y repetido hasta el hartazgo, se sostenía en la supuesta complicidad entre los críticos mayores y algunos realizadores veteranos (Lombardi, Tamayo, Durant). Sin haber leido o leyendo muy mal, se atribuía una complacencia que no era tal. Pero, además, la mira estaba puesta en esa escasa, raquítica y tangencial producción peruana como si ella, con el contubernio de los críticos, fuera la causante de todos los males. Es decir, el problema estaba en las deficiencias
    de las películas peruanas y la benevolencia o patería de los críticos. En otras palabras, el "problema"
    afectaba objetivamente a un porcentaje mínimo del espacio cinematográfico local. Sin embargo, más
    adelante los saltos olímpicos han sido asombrosos. Después de calificar de aberrantes las películas
    de Lombardi en el número 1 de Godard!, incluyen tres de sus películas en una lista de 10 mejores
    películas peruanas y en tiempos recientes, tratando de quedar lo mejor posible con Augusto Cabada,
    señalan como mejores películas de Lombardi a las que tienen guión de Cabada. Lo mismo pasó con Robles Godoy, casi ninguneado en los primeros textos, y de pronto convertido en el gran creador del cine
    peruano.

    El resto de la cartelera, ese casi 100 % copado en su mayoría por las grandes distribuidoras,
    no era un asunto relevante ni significativo. Con el tiempo se ha ido haciendo cada vez más claro que para Cordero y Pimentel (no quiero pensar que todos los colaboradores de Godard! piensen lo mismo) hay muy poco que objetarle a nuestra cartelera. Como en ella se ven tantas obras maestras (véase las calificaciones de Pimentel en la sección Luces de El Comercio del jueves 10: dos películas con cinco estrellas y otras con muy alta puntuación) y, claro, también, por qué no, algunos blockbusters malos, cosa que sostendría el mismísimo Bruno Pinasco, para qué perder el tiempo exigiendo un nivel más alto aún.
    El editorial del número 14 de Godard! lo dice de manera explícita: hay que defender a ese cine que se exhibe en Lima y oponerse a esos críticos elitistas. Atención, y lo dije hace muy poco tiempo en este mismo blog: no excluyo a priori ninguna película y lo mismo puedo decir de la mayor parte de los críticos que conozco más de cerca. No soy un incondicional del cine de autor ni me abstengo de ver películas de género, tema que expuse con amplitud en un cuestionamiento a algunos posiciones teóricas anacrónicas publicadas hace algunos años en la revista Butaca. Puedo preferir un thriller sin pretensiones o una comedia musical a una ambiciosa propuesta personal. Pero una cosa es apertura y amplitud de criterios y otra muy distinta la legitimación de una cartelera
    claramente discriminatoria en la que abunda el cine de Hollywood (que no vive la mejor etapa de su
    historia) y está prácticamente ausente el que se hace en el resto del mundo. A Pimentel y Cordero esto
    los tiene sin cuidado. ¿Para qué protestar por los parches a La mujer de mis pesadillas o la exclusión de títulos valiosos? El problema no está en la cartelera y ya ni siquiera en el cine peruano, que muy poco les interesa,sino en algunos criticos que le piden peras al olmo y, claro,ellos quieren remplazar ese " establishment" indócil y criticón por otro sumiso y funcional, el establishment orgánico al que ellos aspiran: bien con las distribuidoras, bien con las salas alternativas, bien con los festivales... por allí algunas críticas especialmente duras si se trata de películas peruanas... Esa es la alternativa. El estado ideal sería para ellos que esos críticos incómodos dejaran de escribir y terminaran de perturbar, caramba, la tranquilidad de un orden en el que distribuidores, dueños de salas, el gran público y sus voceros (ellos, por supuesto) puedan vivir sin voces disidentes.

    Isaac León Frías

    2) LA CRITICA Y LA IMPOSICION DE IDEAS

    A riesgo de resultar insistente, quiero hacer dos agregados a mi texto Las voces disidentes. El primero, muy
    breve, es la repetición de la pregunta que hice a Cordero en un comentario a su carta en la que dice que lo
    vengo atacando desde hace siete años: que diga dónde, cuándo y cómo lo he atacado? en qué medio impreso
    o informático, programa de radio o televisión, exposición o debate públicos, foro, simposio o aula universitaria?
    Desde luego, queda aparte lo que he dicho en estos últimos meses, que por supuesto asumo y reitero. Si
    Cordero no responde es que no está diciendo la verdad y está inventando una patraña. Ni siquiera, y después
    de una respuesta hecha a un desinformado y malintencionado texto de Pimentel en una publicación del
    Fondo de Desarrollo Económico a comienzos de 2003, he hecho ninguna mención a la revista Godard!, hasta
    el último mes de setiembre a raíz del bochornoso ingreso de Cordero y otros dos miembros de esa revista
    a una función promocional de la Fox en la Universidad de Lima.

    El segundo agregado es el más importante y lo han puesto de relieve algunas menciones de los lectores del
    blog que, como Hawk y otros, aportan ideas y sugerencias muy valiosas. En su muy reveladora carta, tal
    como lo mencioné en Las voces disidentes, dice Cordero que Godard! nació para oponerse al establishment crítico y a las ideas que todavía quieren imponer. Quiero que se repare en la absoluta
    inconsistencia de ese argumento.

    Las ideas, señor Cordero, no se imponen. Se pueden imponer conductas, formas de comportarse, pero no ideas. Los sistemas totalitarios (desde el esclavismo hasta los totalitarismos y dictaduras del siglo XX, pasando por los tiempos de la dominación monárquica y la supremacía inquisitorial de la Iglesia) no han
    podido "imponer ideas", salvo si esto se entiendo bajo la amenaza de la espada o el rifle. Lo que han hecho es regular modos de organización social, relaciones de jerarquía, funciones y comportamientos. Claro que con un sustrato ideológico, pero las ideas se van arraigando en la medida en que un sistema se instala y consolida. Pol Pot quiso "imponer ideas" a sangre y fuego y no lo logró. Las ideas, en todo caso, señor Cordero, son un asunto de persuasión, convencimiento o, si se quiere, de manipulación con subterfugios diversos como hacen los regímenes totalitarios o autoritarios. Pero en ningún caso de imposición. A modo de ejemplo, muchos judíos "conversos", luego de la expulsión de España en 1492 mantuvieron sus creencias religiosas en privado. No se les pudo "imponer" las creencias católicas. Otro tanto pasa con los fenómenos de sincretismo religioso en los tiempos de la Colonia.

    ¿A qué ideas se refiere Cordero cuando hace esa desafortunada afirmación? Tal vez a los criterios,
    a las opiniones, a los juicios emitidos por los críticos.¿ Pero esos criterios, opiniones y juicios se quieren
    imponer? ´De qué poder disponen los críticos para "imponer" criterios, opiniones y juicios? ¿No es
    acaso muchísimo más poderoso y persuasivo el efecto de la publicidad cinematográfica? ¿Cuántos
    espectadores van al cine movilizados por la influencia del marketing y la publicidad y cuántos por lo
    que puedan opinar los críticos? ¿No hay en esta relación una desproporción abismal? Por lo visto,
    la perspectiva de la realidad que exhibe Cordero es de un estrabismo completo y le atribuye a un
    pequeño grupo de críticos que cuentan con una plataforma muy limitada (yo, por ejemplo, desde hace
    muchos meses sólo escribo en este blog) un poder excepcional, como si tuviéramos una
    notable capacidad de elocuencia. Si el poder de la crítica fuera tal con seguridad la cartelera sería
    otra. Pero no es así y lo podemos comprobar. El efecto de la crítica es muy limitado, muy segmentado,
    y muy relativo. Puede funcionar, de modo escaso, con ciertas películas, pero a otras no las afecta en
    absoluto, a los blockbusters, por ejemplo. Cordero menciona el elitismo de ese establishment. Bien vista, toda crítica es elitista porque apunta a un segmento de lectores que sabe leer, que le interesa el cine y que
    quiere orientarse o confrontar su apreciación con la de quien escribe y ese segmento es muy reducido
    incluso en New York, Londres o Paris, ya no digamos en Lima. Y es un segmento más o menos informado,
    inteligente y poco proclive a cualquier "imposición". El concepto implícito que maneja Cordero es el de unos lectores que padecen de minusvalía intelectual y a los cuales se les puede imponer ideas.

    Por lo demás, esos críticos a los que apunta Cordero y contra los que emergió la revista Godard! somos unos pocos ¿ Quiénes, Bedoya, de Cárdenas y yo o también Augusto Cabada, Emilio Bustamante,
    José Carlos Cabrejo, Mónica Delgado, Joel Calero, Melvin Ledgard, Oscar Contreras y otros con los que compartimos una visión del cine y varios empeños periodísticos, para no mencionar algunos más que antes ejercieron la crítica con la misma perspectiva estética? Somos pocos y además con muy escasas tribunas. El más "mediático" ha sido en los últimos años, sin duda, Ricardo Bedoya. Quién de sus lectores podría decir que Bedoya utiliza su programa televisivo "El placer de los ojos", su columna crítica en el Dominical de "El Comercio" o este mismo blog para imponer sus criterios u opiniones? Bedoya puede ser provocador y polémico, pero eso significa defender con energía sus puntos de vista y no obligar a nadie a que sean compartidos. Porque la imposición, señor Cordero, significa obligación, exigencia imperativa, presión extrema. Bedoya ha sido y es enfático en aclarar que se trata de opiniones personales y yo quisiera preguntar si alguno de sus lectores ha sentido la " imposición" de una opinión o un criterio estético? Más aún, cómo se puede imponer una opinión? Se puede persuadir con una argumentación sólida a un lector inteligente (o a uno poco inteligente, si es que lee y es fácilmente convencible), pero es absurdo pensar que Bedoya tiene tal clarividencia y poder seductor como para convertirse en una suerte de gurú o santón de la crítica que asalta conciencias, que invade el campo de las ideas más arraigadas de los lectores. Este es no el terreno de la prédica o de la propaganda política o religiosa, señor Cordero. Es el terreno de la interlocución con lectores inteligentes que pueden o no estar de acuerdo y que están en capacidad de extraer sus propias conclusiones.

    ¿Qué puede representar, entonces, ese establishment crítico para oponerse al cual nace la revista
    Godard!? No soy tan paranoico para pensar, como sugiere algún lector, que esta es una operación
    concertada con las distribuidoras desde el nacimiento de la revista Godard! Creo que hay otras
    razones que requerirían de claves psiconalíticas, que no voy a desarrollar aquí, pero que se pueden otear
    en esa queja repetida por escrito y en público de los fundadores de Godard! cuando afirmaban casi
    dramáticamente que no tenían "padres" en el medio fílmico local. Sólo voy a decir que hay una necesidad casi patológica de "diferenciación" de los mayores que no encuentra canales adecuados y que se ampara en divergencias inexistentes o muy débiles, claro que magnificadas por ellos. Por eso se sienten apabullados por quienes supuestamente les quieren "imponer sus ideas", con la carga paranoica que eso conlleva.

    Quiero volver al asunto de los criterios y opiniones de ese establishment al que se oponen
    Cordero y Pimentel y que me parece crucial en este debate. Si se trata de oponerse a esos criterios y opiniones, lo normal es que se opongan criterios distintos. Pero no, y le pido a los lectores que lo comprueben: no hay un solo criterio o valoración estética expuestos en la revista Godard! que sean diferentes a los que sostiene ese establishment crítico al que atacan. Basta que se revise los 14 números de esa revista y lo que Pimentel escribe semana a semana en la revista Somos. Hay matices de apreciación y diferencias de valoración, por supuesto, y Pimentel, por ejemplo, tiende a sobrevalorar aspectos del contenido o a levantar ostensiblemente la calificación del promedio de las películas que se exhiben, para hacer notar el buen cine que vemos en Lima, pero los criterios que maneja son similares a los de los críticos mayores. Si no es así, por favor, que alguien me los explique porque leo, no con lupa pero sí con atención, todo lo que escriben y no encuentro nada que corresponda a criterios o supuestos estéticos distintos ¿Qué razones explican, entonces, ese encono? ¿Las supuestas diferencias con relación al cine peruano? No lo creo. Cuando hace nueve años le propuse a Cordero que tanto él como Pimentel colaboraran con la revista "La gran ilusión", y ante una muy tímida y balbuceante objeción de lo que pudieran escribir sobre las películas de Lombardi, le aseguré que tendrían absoluta libertad para decir lo que quisieran sobre las películas de Lombardi y el cine peruano todo, siempre que se excluyera el agravio personal. Emilio Bustamante y José Tsang, por ejemplo, escribieron en esa revista no críticas desfavorables sino demoledoras contra No se lo digas a nadie y Ojos que no ven, respectivamente. Cordero fue evasivo, esquinado y cínico cuando más adelante le inquirí sobre lo que él y Pimentel pensaban acerca de mi propuesta.
    Que luego hicieran su propia revista, me pareció muy bien. Cada cual es libre de construir su propio espacio. Pero que utilicen el argumento de que nacieron para oponerse al stablishment crítico después de que se les abrieron las puertas para que escribieran con absoluta libertad y sin que mencionaran previamente en ninguna ocasión, antes de la salida de Godard!, esas diferencias, a no ser y de manera muy velada y casi tangencial cuando le propuse colaborar con La gran ilusión, me parece un simple pretexto, además de una manifiesta hipocresía, porque la actitud de ambos no sólo rehuyó manifestar alguna posible diferencia
    sino que las ocultó detrás de la sonrisa, la palmada en el hombro o la aparente coincidencia de gustos.
    Hay, pues, otras razones que no es el caso ventilar porque entran, como decía hace poco Ricardo Bedoya en este blog, en el terreno de lo privado. Yo puedo tener algunas hipótesis al respecto, pero no es el caso
    ponerlas por escrito, más allá de lo que he esbozado previamente.

    Lo que sí es evidente es que Cordero, Pimentel y la revista Godard! (mal que les pese, seguramente, a algunos de sus colaboradores) no están oponiéndose a ningún establishment crítico, sino que están
    actuando cada vez más como furgones de cola de la distribución comercial (nótese que son las multisalas
    las que tímidamente se cuestionan en el último número como supuestas responsables de la exclusión de
    películas), esa sí el verdadero establishment, el que tiene la sartén por el mango, las películas,dinero, organización, fuerza de persuasión y convencimiento. Es a ese establishment al que se integran cada vez más y de manera equívoca y engañosa para sus lectores, pues fungen de críticos independientes y, por lo tanto, juegan el papel de darle un aire de respetabilidad y reconocimiento al oligopolio que domina el mercado local. Es esa impostura la que venimos cuestionando.

    Pido excusas a los lectores por la extensión y el tono de maestro de escuela que por ratos el texto
    puede trasmitir, pero creo que es la mejor manera, clara y didáctica, de dar cuenta de un infundio,
    de un mal genético que viene desde el nacimiento de la revista Godard! y de la lamentable conversión
    progresiva de sus fundadores en escudos protectores de los intereses de las transnacionales del cine.

    Isaac León Frías

     
  • At 1:54 PM, Anonymous El verdadero Henry Spencer said…

    Bedoya está proponiendo un debate público, qué dicen Pimentel y Cordero?

     
  • At 2:12 PM, Anonymous Anonymous said…

    uyuyuy si henry spencer cubre el magno evento ricky lo va a corretear en su batitroncomobile

    amo a los críticos!!!!

     
  • At 3:13 PM, Anonymous Anonymous said…

    Comentario

    Que se jodan todos los ancianos que viven con la soberbia de creerse los mejores. Viviran con el veneno de no entender lo que significa el pluralismo.

    El cine es ante todo un entretenimiento, los comentarios una referencia importante pero no definitiva para cualquier lector y la carga publicitaria en todo caso es tan vieja como el cine mismo. No vengan a joder con el purismo.

    De las cosas que he podido leer de Claudio Cordero me parecen comentarios, criticas, analisis, o como quieran llamarlo, que tienen una dosis informativa importante, muy digerible y entretenida. No tengo sino felicitaciones para alguien que anda enfrentado accidentalmente a los monopolios tradicionales de pensamiento del cine nacional. La gente que molesta esta en todos lados, asi que a no aflojar.

    Le auguro lo mejor, y espero poder seguir leyendo lo que escribe porque Cordero es de los que al final suma, no resta (como otros).

    Victor

     
  • At 4:39 PM, Anonymous Anonymous said…

    Tranquilos que Chacho y Ricky solo tienen un feudo (a donde mas pueden ir), fuera de alli no saben ni dar la hora, cuando esos señores empiezen a enseñar en una facultad o escuela de cine no pesima recien que opinen.

     
  • At 4:45 PM, Anonymous Anonymous said…

    Víctor hace un comentario pasional sin ninguna mención a los argumentos que se debaten. No es cuestión de decir estoy con este o con el otro, sino de sopesar razones. lo que hace Víctor es tomar partido sin considerar razones que no sean de simpatía y antipatía.

     
  • At 7:05 PM, Anonymous Anonymous said…

    Sebastian, este el texto más emocionante que te he leído en mucho tiempo. Aguante Godard! Que si esos viejecitos se pican es porque entendieron que ya fueron, que ya nadie se ocupa de ellos. Y para el crítico de la televisión, primero que se ponga a ley y pague derechos por los fragmentos de DVDs con copyright que propala en su programa, y luego que critique.

     
  • At 9:34 PM, Anonymous Isaac León Frías said…

    Respuesta a Pimentel

    Sólo dos cosas:

    1) Quiero recordarle a Pimentel que, luego de la carta que envié a
    comienzos de 2003 con motivo de un texto mal informado y lleno de alusiones a películas no vistas publicado en una revista del FCE, no he vuelto a mencionarlo hasta la carta que envié a la APRECI y que publicó el blog Páginas del diario de Satán.
    Es decir, que no me acuse de ataque
    permanente porque, salvo en los primeros tiempos de Godard! y en los últimos meses jamás me he ocupado de él. Pimentel no ha hecho lo mismo, pues incluso me ha descalificado en el mismo campus de la universidad en la que trabajo, sin estar yo presente por cierto, cosa que nunca he hecho yo en ningún lugar.

    2) Sin embargo, no quiero volver
    sobre asuntos que en parte he mencionado ya en los textos de respuesta a la carta de Cordero publicada originalmente en este blog. No era mi intención volver a
    tratar ni con uno ni con el otro, pero creo que las circunstancias
    lo hacen necesario. Propongo, entonces, un debate público con Bedoya, Pimentel y Cordero sobre la crítica cinematográfica en el Perú, auspiciado por la APRECI, moderado por Juan José Beteta y con reglas claras en cuestiones de tiempo de exposición, respeto, etc., admitiendo intervenciones en voz alta de los asistentes, luego del tiempo establecido para el intercambio de exposiciones. Espero que Pimentel y Cordero no
    guarden silencio y que sepan asumir
    en público esta propuesta.
    Quedo a la espera de una respuesta.

    Isaac León Frías

     
  • At 11:41 PM, Anonymous Anonymous said…

    Jajaja, al parecer el Sr Frias todavia no asume con claridad su condicion de persona adulta, al pedir un debate con alguien "que podrian ser sus hijos" por favor, el Sr. Leon deberia estar dedicado a otras cosas.....

     
  • At 11:43 PM, Anonymous Anonymous said…

    Sr Frias que significa "admitiendo intervenciones en voz alta de los asistentes" que el que grita mas es el que puede intervenir???? ademas para que lo de las reglas claras si al parecer usted las acaba de poner....

     
  • At 12:56 AM, Anonymous Anonymous said…

    Que no se corran Pimentel y Cordero. Ya Bedoya les dio duro una
    vez en la Universidad de San Marcos.
    A ver si los jovencitos pueden con los viejecitos que se pican, según palabras del anonymous sobón de las 7.05.

     
  • At 1:32 AM, Anonymous Anonymous said…

    Como son peleoneros por alla!, que envidiosos

     
  • At 2:26 AM, Anonymous Max said…

    En rpta al anónimo q me cree falto de personalidad por "criticar" posiciones de la gente q dirige la revista godard!: Siento quitarle la ilusion, pero sus dotes de psiquico no le funcionan. Yo SÍ he leido godard!. No soy un fan acerrimo como otros, pero de cuando en cuando he encontrado interesantes contenidos como varias entrevistas y algunos analisis a la obra de ciertos cineastas. He leido la mayoria de los numeros y tengo algunos en mi posesión. No he comprado el último numero, pero lo he podido hojear y leí la mentada editorial y en lo personal me parecio totalemente tirada de los pelos si es que es como la entendi: un llamado q propone como meta el "rebajar" la exigencia, una invitacion a aceptar de buena gana que no estamos TAN mal, lo cual me parece en lo personal algo totalmente incoherente, en especial xq invita a los demas a seguirlos. Esa es mi opinion, MI PROPIA opinion de esta editorial y me hubiera interesado y me interesa aun q el citado editor pueda exponernos más sobre la posicion expresada en dicho texto. Es claro una posicion personal la de ellos, asi q no se les puede censurar ni nada, pero de lo entendido, a mi en lo personal, lo veo como una tremenda desilusion, por eso esperaba una mejor exposicion de lo planteado. Eso y tb sobre la (para mi) incoherente posicion expresada en la carta de su socio publicada en este blog hace unos dias, pero claro, esperaba q alguien de la hinchada de los godard! boys, ante el primer post de cuestionamiento, se levante y se ponga a hablar incoherencias. Una lastima, pero aun espero rptas...

     
  • At 8:07 AM, Anonymous Anonymous said…

    Los comentarios de Pimentel (descalificar a quien quiere hacer crítica seria) le caen tambiñen a La Cinefilia No es Patriota. No tienen nada que decir? O también van a regalar polos y llaveros?

    Tan buena es la cartelera local? Hay que hacer críticas lights para que el público masivo esté contento?

     
  • At 11:30 AM, Anonymous Anonymous said…

    Estimado Chacho:

    ¿En verdad estás tú creyendo que los aludidos van a aceptar la propuesta de debatir contigo después de todo lo que ha pasado? ¿Para que indisponer a terceros como APRECI?

    No pierdas tiempo. Te sugiero que con Bedoya mejor vayan preparando un ciclo de debates, similar al que hace unos meses hicieron tus colegas de El Amante. Lee el numero de diciembre.

    Los porteños hicieron un saludable esfuerzo de analisis y autocrítica de su oficio que deberían seguir todos los criticos peruanos sin excepcion.

    saludos

     
  • At 12:13 PM, Anonymous Ricardo Bedoya said…

    Quiero ser muy breve y concreto en la respuesta a Pimentel.

    1- Se queja de una campaña difamatoria. ¿Campaña? ¿Cuál? ¿En qué forma? ¿en qué medios? ¿con qué presupuesto? Usa respuestas defensivas de político mañoso y se construye una figura de víctima para no afrontar el debate de ideas y responder a la pregunta que dio origen a la polémica: ¿Es posible que un crítico propicie las campañas de merchandising de las distribuidoras multinacionales, como lo hace Cordero rifando polos, llaveros y afiches?

    2- Se queja de encono y maledicencia de mi parte. Cuando me he referido a ellos lo he hecho frente a frente: una vez en un aula en la Universidad de San Marcos, donde balbucearon incoherencias, y otra vez en un reclamo personal que le hice a Pimentel por sugerir en la revista Somos que los jurados de la crítica del Festival de la Católica del año 2001 nos vendimos. A propósito de esto aprovecho para decir algo que Pimentel repite como una desgastada cantinela: que León y yo estuvimos en ese jurado de 2001 que premió El bien esquivo y Bala perdida. ¡No es así, Pimentel, te equivocas como siempre, o tergiversas como de costumbre! En ese jurado estuvieron Alberto Servat, Raúl Lizarzaburu, Enrique Silva, yo, y un quinto miembro que no puedo recordar. Además sugiere que es un estigma haber decidido ese premio y que recae en mi. ¡No, Pimentel, los jurados deciden las cosas en forma colegiada y yo no tengo capacidad de hipnotizar a nadie! Pero afirmo que si de mi, únicamente de mi, hubiera dependido el premio, el resultado hubiera sido el mismo.

    3- Que los directores de la revista Godard! hayan decidido convertirla en un suplemento trimestral y raquítico de la española Fotogramas es un problema de ellos y nadie lo puede discutir. Pero que no pidan autocríticas al resto de los críticos, solicitando una sumisión colectiva a los intereses de la distribución multinacional, una claudicación ante el gusto impuesto desde alguna oficina en Burbank, California, y una temblorosa consideración ante los intereses de la distribución, como lo hace Godard en su última edición. No. Como crítico pero, sobre todo, como aficionado al cine, me niego a inscribirme en el carnet de baile y en la agenda negociada de la distribución.

    El editorial del último número -lo digo con toda sinceridad- es increíble y desconcertante en su carácter reaccionario.

    4- ¿Es posible ser cómplice, desde el silencio, con la mutilación de La mujer de mis pesadillas? En esa revista se comenta la película como si la hubieran visto en la Cinemateca Francesa, sin decir una sola palabra sobre semejante abuso de UIP, compañía distribuidora de American Gangster, cinta que adorna su carátula.

    5- En la introducción a las mejores películas del año que publica el reciente Godard! se mencionan un montón de títulos con estreno cancelado por la distribución, y se preguntan con candorosa ingenuidad cuántos de estos títulos habrán sido rechazados por los multicines. Falso. Los multicines no tienen arte ni parte en la selección de lo que importan y traen al Perú las multinacionales de la distribución, por la sencilla razón que los estrenos llegan con fechas fijas o aproximadas para toda América Latina.

    6- Es tanta la tolerancia de Godard! con las decisiones de las multinacionales que prefieren desinformar a sus lectores transcribiendo con laboriosidad, y ni sombra de duda, las fechas de los Competitive (calendario previsto de estrenos de una multinacional). Es muy gracioso ver como no aciertan ni una sola fecha de estreno de las películas que anuncian en una sección que ocupa dos páginas de la revista. En el número anterior patinaron con roche. En este ya empezaron a deslizarse por la pista jabonosa. Anuncian Sweeney Todd para este jueves 17. Les aseguro que Tim Burton y Johnny Depp no llegarán en esa fecha.

    7- Nada más. Ya lo dije en Páginas del diario de Satán: ojalá pudiera hacerse una discusión en público, con publicidad previa y asistencia abierta, sobre temas como el de la publicidad y la crítica o el de las relaciones entre la crítica y el negocio del cine, o muchos otros asuntos. Por supuesto que estoy dispuesto a participar y discutir con quien sea. He propuesto a Apreci su organización porque creo que esa institución –a la que no pertenezco- puede darle un marco de imparcialidad al debate; habrá que esperar su respuesta.

     
  • At 1:26 PM, Anonymous Isaac León Frías said…

    Ya comienzan a poner el parche los voceros de Pimentel y Cordero, si es que no son ellos mismos: que
    yo puedo ser el padre, que estoy imponiendo las reglas. Ahora ya no dicen que soy un anciano o un resblandecido No señor, Cordero y Pimentel ya están grandecitos y yo
    gozo, señores anónimos, de muy buena salud. Nunca me he corrido ni le he quitado el cuerpo a un
    debate. Y no estoy imponiendo reglas: estoy sugiriendo que sea la APRECI a la que pertenecen Cordero y Pimentel (y no Bedoya y yo) la que organice el debate y que sea Juan José Beteta, insospechable de alguna preferencia,
    quien lo modere. He sugerido algunos criterios, pero esos deben ser materia de conversación. Apelo al respeto y a la moderación. Proponer que se hagan las preguntas en voz alta no es pedir que se hagan a gritos ni con insultos. Simnplemente que se identifique el que las hace y no lo haga por escrito o de la forma anónima en que, cobardemente, actúan esos voceros de Godard! que pretenden descalificarme por viejo, pero se mueren de miedo a la hora en que planteo un debate.
    ¿Por qué no dar la cara y decir las cosas de frente?

    Isaac León Frías

     
  • At 2:16 PM, Anonymous Anonymous said…

    El réprobo editorial de la última godard!, para quienes aún no lo hayan leído:

    A partir de esta edición nuestra revista trimestral corre desde diciembre y les hemos preparado un especial con nuestras películas preferidas del año que termina.

    El 2007 deja un saldo positivo con algunos logros concretos: nuevos redactores, diagramación renovada, mayor número de páginas, implementación del sistema de suscripciones, mejor distribución en Lima y provincias.

    Asimismo, tuvimos una agenda cubierta de actividades. En agosto fuimos co-organizadores del Homenaje a Jean-Luc Godard que realizó el Centro Cultural de España, tuvimos presentaciones de la revista en la Universidad Católica, la Universidad de Lima, la Universidad Sedes Sapientiae y en el INC de Chiclayo. En todos estos lugares encontramos una excelente respuesta y conversamos con un público ávido por intercambiar ideas sobre el cine.

    A nuestros lectores les agradecemos por su confianza, así como también por sus comentarios y sugerencias. A ellos les renovamos nuestro compromiso de seguir trabajando para ofrecer una revista ágil y completa, una que no deje de analizar todas las ofertas cinematográficas y esté a la altura de las más altas expectativas. En ese sentido todos están invitados a colaborar con godard!: tanto las distribuidoras multinacionales como las independientes, tanto los multicines como los cineclubs.

    Hemos recorrido un largo camino pero nuestra opinión es personal y desinteresada como el primer día que empezamos. Quizás ha llegado la hora de que los críticos se hagan una autocrítica y abandonen la posición de guardianes del buen gusto que han adoptado tan gravemente. La intolerancia, la mezquindad y sobre todo el tufillo elitista de quienes ocupan algún puesto de poder son males que aquejan a nuestro oficio y conviene estar alertas para no repetir los errores de las generaciones anteriores.

    Godard! es una publicación especializada con una línea editorial amplia e independiente que se presenta como un esfuerzo por difundir la cultura cinematográfica, por proporcionar información de calidad a nuestros lectores con ensayos y artículos de opinión que lo inviten a reflexionar sobre las cintas de la cartelera comercial, y que despierte su curiosidad por ese otro cine incomprendido u olvidado por los medios masivos.

    El cine clásico, el cine de Hollywood, el cine marginal, el cine de vanguardia, el cine documental…todos estos son temas que interesan a nuestro equipo de redactores y de allí que podamos ofrecerles un contenido variado y atractivo que confirma la vitalidad del cine contemporáneo. Porque creemos en eso -creemos que el cine no está muerto- persistimos en este trabajo irrenunciable y muy bien pagado espiritualmente.

    Nos vemos en marzo de 2008.


    The critics who, Can't break you, They somehow help to make you / The critics who, Can't break you, Unwittingly they make you
    Patrick Steven Morrissey

     
  • At 2:36 PM, Anonymous Anonymous said…

    Por qué no trascriben el comment de El hijo de Juan M. Bullitta?

     
  • At 2:39 PM, Anonymous Anonymous said…

    Me parece o hay un tufillo del Sr. Bedoya de claudicar frente a los multicines cuando dice que ellos no intervienen para nada, "ellos solo son un instrumento de manipulacion de los majors", hmmm, mejor averiguar por ahi algunos intereses bien, bien ocultos...

     
  • At 2:44 PM, Anonymous Anonymous said…

    Creo que Bedoya sentencia su total INDEPENDENCIA como critico con su frase genial: Pero afirmo que si de mi, únicamente de mi, hubiera dependido el premio, el resultado hubiera sido el mismo.
    Mejor Pelicula del Festival de Lima 2001: EL BIEN ESQUIVO
    Ojala que los defensores de Bedoya lean bien ese post!!!!!

     
  • At 3:08 PM, Anonymous Anonymous said…

    Déjense de vainas, por favor: hay debate o no hay debate? Por qué no dicen nada hasta ahora Cordero y Pimentel?

     
  • At 3:23 PM, Anonymous Ricardo Bedoya said…

    Respuestas a comentarios varios que me aluden:

    1) Todas las legislaciones del mundo, incluyendo la peruana, autorizan el uso de fragmentos, citas, clips, o como quiera llamárseles, de obras literarias, audiovisuales, entre otras, para ilustrar informaciones en obras o programas informativos o culturales. Por eso se puede citar sin pagar derechos. Por eso existen los programas musicales, deportivos, informativos, de espectáculos, de cine, entre otros. Es bueno a veces leer lo mínimo antes de decir disparates.

    2) Al anónimo de las 2.44- Sí, señor, El bien esquivo me parece una película valiosa y su tonito de fiscal estalinista me parece despreciable. Yo no necesito defensores; me defiendo solo. Así que lea bien ese post y además podrá leer mis argumentos favorables sobre El bien esquivo en un libro que pronto sacará Editoral Paidós.

    ¿Y qué tiene que ver la independencia crítica con que me guste El bien esquivo? Es decir, yo no soy independiente porque a un inquisidor como usted no le gusta. La verdad, señor Torquemada, me tiene sin cuidado su opinión.

    Tengo tanta independencia para decir que El bien esquivo es notable, como para decir que Una sombra al frente, del mismo Tamayo, es una película fallida, y hasta he polemizado con él.

    3) Sobre mi vinculación con los multicines. Sí, pues, soy dueño de la multinacional Cinemark, de Cineplanet y también de la Cinemateca Francesa. También tengo la propiedad del Kinetoscopio de Edison y del Cinematógrafo de Limiére. ¿Qué más se puede responder ante semejante observación?

    4- Sobre mi edad. Tengo 53, ya que a tantos parece obsesionar el tema de la edad. Parece que hubiera una competencia por aparentar una juventud crónica, como si estuvieran enfrascados en la misión del Diario de la guerra del cerdo. Al respecto, habría que recordar una frase de la secretaria de Hitler, dicha cuando trataron de disculpar su filiación nazi alegando su juventud. La vieja mujer dijo: "la juventud nunca disculpa la estupidez ni la ignorancia" (cito de memoria).

     
  • At 4:15 PM, Anonymous Anonymous said…

    ¿Otro debate entre la guardia vieja y la nueva? ¿Para què?. Ensayo una respuesta: "Pues pa`sacarle el ancho a esos jovencitos godardianos, ¿Te parece poco?. Es lo justo cuñao. Que buena concha , osea encima que màs de una vez, han metido la pata en su revistucha, les tengo que aguantar que me digan vendido,apañador de directores mediocres. No, eso no. Mi honor està en juego. Què tal lisura.Si me atracan los voy a hacer papilla,pure, osea ...MIERDA.Hay caracho, pobrecitos, esperense nomàs. Sus argumentos son tàn dèbiles que quedaràn traumados. Y ya nunca màs me daràn la contra.Oh mi jaqueca, Chacho, Fico, Help me, mi mundo pequeño burguès,està siendo amenazado por estos imberbes".Si , ya sè, diràn que soy un cobarde al escribir esto y encima ser anònimo. Pero que puedo hacer , como dice el refràn Mas vale cobarde vivo, que valiente muerto. Ya en serio y disculpe sr Bedoya si pareci insultarle, solò he querido burlarme de todo este lio de comadres intelectuales. "Yo te vi hacerlo", "No , no me vistes, no hice nada". "No mentiroso si lo hicistes ya". "No el mentiroso eres tù ya". La verdad yo leo godard y tambien lo leo a ud, y es cierto, hay cierta condescendencia de godard hacia algunas peliculas blockbusters y tambien es cierto que Cordero dobletea con el oficio de critico, pero aunque lo haga èl no es la voz de nadie, solò se muestra como ès : UN SUJETO QUE PARA SOBREVIVIR LE SIGUE LA CORRIENTE A LOS MAYORS GRINGAS. Y darle o mejor dicho hacerle creer que pueda influir en la gente, puede que lo haga, pero la gente tarde o temprano se da cuenta y està bien que uds denuncien lo que consideran un error, pero lo hacen de tal manera y con tanto ahinco y fuerza que da la impresion que lo odian.¿Uds lo odian? ¿Quieren que GODARD desaparezca?. ¿Quieren que cambien su postura politica? ¿Uds quieren que renuncie a Terra.com y les pida perdòn ? ¿Uds quieren que admita lo que consideran un error?. La verdad dudo mucho que lo haga.

     
  • At 4:47 PM, Anonymous Anonymous said…

    Sí, ese argumento de que León Frías podría ser el padre de Cordero y Pimentel es insostenible.
    Los intelectuales o políticos han tenido que buscar interlocutores de su edad? Haya de la Torre o Marátegui no debatieron con gente mucho mayor? El joven historiador Flores Galindo no lo hizo también?
    Por qué los críticos de cine tienen que excluirse de lo que es común en el debate político o académico? Por otro lado, por qué no dejar que León y Bedoya salgan de su feudo como dice un lector que los descalifica? Si Bedoya y León son tan incompetentes porqué el temor de polemizar con ellos?

     
  • At 6:04 PM, Anonymous Anonymous said…

    Ni que Pimentel y Cordero fueran un par de púberes que no pueden defender sus ideas!!!

     
  • At 6:10 PM, Anonymous El hijo de Juan M.Bullitta said…

    Yo quería recordar que los muchachos de Hablemos de Cine debatieron en cuanto espacio público pudieron con gente mucho mayor y muy preparada y lo hicieron caundo tenían 19 y 20 años. Bullitta nunca le quitó el cuerpo a un debate, pero tampoco León, Rodríguez Larraín, Federico de Cárdenas y, por cierto, Desiderio Blanco, que era mayor
    que ellos. ¿Cuántos años tienen ahora Cordero y Pimentel? 19 y 20?

     
  • At 7:14 PM, Anonymous Anonymous said…

    Parece que Cordero no quiere polemizar. Será que su contrato con Terra se lo impide?

    Paradógico que sean los jóvenes los que tienen una actitud complaciente frente al estado de la cartelera y acusen a los críticos "viejos" de ser establishment sólo por ser exigentes con los filmes que critican.

    No veo nada de malo (sino todo lo contrario) en que los señores de Godard quieran abrir la revista a un público más amplio. Pero eso no quiere decir que cierren filas para defender a las distribuidoras ni para justificar que un crítico pueda ser publicista. Tampoco que las críticas sean más complacientes asumiendo que el público no está en capacidad de ver cine más "elaborado"...

     
  • At 9:15 PM, Anonymous Mozzer said…

    En el editorial de Godard se huevearon con el nombre de Morrissey. No es Patrick Steven sino Steven Patrick.

     
  • At 10:50 PM, Anonymous Anonymous said…

    Me parece que ese 2001 compitieron entre otras peliculas Nueve Reinas, Yo, tu, ellos, La Ley de Herodes, y la gran 25 watss, ah, claro y la obra maestra: EL Bien Esquivo.
    Creo que eso es peor que regalar laveros, no creen?????

     
  • At 10:58 PM, Anonymous Anonymous said…

    Respuestas a comentarios de Bedoya: Dice "Todas las legislaciones del mundo, incluyendo la peruana, autorizan el uso de fragmentos, citas, clips, o como quiera llamárseles, de obras literarias, audiovisuales, entre otras, para ilustrar informaciones en obras o programas informativos o culturales. Por eso se puede citar sin pagar derechos", pero lo que usted pasa señor bedoya es PIRATERIA!!!!! Asi de simple y eso no es legal y seguro con la plata de todos nosotros, es un canal del Estado!!!


    2. Dice: ¿Y qué tiene que ver la independencia crítica con que me guste El bien esquivo?. Al señor Pimentel le gusta cualquier pelicula de la caretelera y usted dice que es un mermelero, El unico Torquemada es usted, pero Reloaded.

    3. Nunca he escuchado alguna critica por parte de usted sobre los multicines, jamas!!!!

    4. Seguro el que quiere aparentar juventud cronica es usted, aunque por su comentario se sienta un Isidro Vidal , cosa que no es en absoluto, ya que era un "jubilado sedentario y benévolo" (cito de memoria)

     
  • At 12:01 AM, Anonymous Anonymous said…

    La relación de Pimentel y Cordero es como la de John Dahl y Farley Granger en La soga de Hitchcock,
    la vieron?

     
  • At 12:30 AM, Anonymous Anonymous said…

    Y el señor cordero tiene tanta independencia para decir que el buen pastor es notable, como para decir que Transformers es la peor pelicula del año, ambas de la misma distribuidora....

     
  • At 8:29 AM, Anonymous Anonymous said…

    Que Cordero y Pimentel acepten el debate y se dejen de cartitas en blogs ajenos... Los tíos no les van a pegar...

     
  • At 9:09 AM, Anonymous Anonymous said…

    oe, bedoya, es obvio que tienes algo contra la gente de godard. a cada rato hablas mal de ellos. qué piensas? que la gente es cojuda y no se da cuenta?

     
  • At 9:45 AM, Anonymous Anonymous said…

    Que bien conoce el Sr. Bedoya la obra y vida de Adolf Hitler, obvio si revisas los metodos usados por este señor y su amigo Chacho para destruir a quien se les opone, su ego y su odio personal les evita pensar correctamente e injuriar, desinformar y peor aun manipular a la opinion publica - y futuros cineastas - sobre la realidad acerca de la cartelera peruana y la critica nacional.
    Acaso no se dan cuenta - o no quieren darsela porque les arruinaria su plan - que la mayor variedad y riqueza de cartelera en francia, inglaterra, alemania, inclusive en argentina se debe a la presencia de DISTRIBUIDORAS INDEPENDIENTES??
    No saben que la majors de Hollywood distribuyen las mismas peliculas ya sea en Lima o en Paris??
    El Cine no comercial encuentra cabida por distribuidoras independientes propias de cada pais o cada region y por subsidiarias de las majors (como Fox Searchlight y Miramax).
    Ante la desaparicion de las distribuidoras independientes lo que queda es esta cartelera, pobre y etiquetada.
    Pero los Sr. Leon y Bedoya jamas han propuesto una alternativa a esto, sobre el metodo de distribucion y como mejorarlo, como hacer para que se vean mas variedad y mejor calidad de cintas en el Peru; no, simplemente han usado sus balbuceantes argumentos para arremeter contra enemigos jurados porque alguna vez les faltaron el "respeto" ya que estos señores rifaban premios de festivales a sus compadres como chelas en una cantina.
    Es obvio que ninguno de los mencionados -Leon y Beodya- formularan JAMAS una solucion real y concreta ante el bajo estado de la cartelera peruana , como formar una distribuidora ellos mismos - caso muy popular en francia y ee.uu. - o asociarse con las distribuidoras regionales independientes , eso no pasa ni ha pasado nunca por la cabeza de estos señores, ¿por que? simple, porque no les importa, el estado del cine peruano jamas les ha importado - sino se ocuparian mas en enseñar y mejorar la carrera cinematografica en el Peru (que van 40 años de "catedraticos" y ni un solo cineasta/alumno con filmes aceptables) solo usan ese tema para atacar a sus opositores y desprestigiarlos a toda costa.
    Es un truco muy sucio usar la crisis del cine hecho y visto en el peru como trampolin para desfogar resentimientos y frustraciones mayores.

     
  • At 2:31 PM, Anonymous Anonymous said…

    Cordero se anda quejando a la APRECI que lo maltratan como el chico de colegio que se queja al profesor de que lo fastidian. Qué verguenza, Cordero!!!

     
  • At 6:33 PM, Anonymous Anonymous said…

    El anónimo de las 9:45 AM no ha leìdo los textos de Bedoya o León Frías...

    Al Perú ni siquiera llegan títulos de distribuidoras comerciales que sí llegan a otros países de latinoamércia. Si no me cree que revise la propia Godard para que se dé cuenta que películas con fecha de estreno en el Perú nunca llegaron a exhibirse.

    Tampoco ha leído acerca de las prácticas colusorias y el abuso de posición de dominio que ejercen las grandes distribuidoras y que perjudican no sólo al público sino también a las distribuidoras independientes.

    Ahora bien, sí estoy de acuerdo en que no sólo hay que criticar esta situación (cosa que ni siquiera hace Godard) sino también proponer soluciones prácticas (cosa que no hacen Bedoya y León).

    Por eso mismo es necesario un debate. En lugar de estar peleándose por cuestiones personales, esta ocasión debería aprovecharse para proponer soluciones. El diagnóstico, aunque los señores de Godard no lo admitan es claro y no amerita mayor discusión: la cartelera en el Perú es muy mala.

     
  • At 7:23 PM, Anonymous Anonymous said…

    Cordero no va a responder en su blog de Terra porque no lo dejan tratar estos temas.

    Tampoco va a responder en Godard! porque eso obligaría a que la revista toque un tema (el del rol de la crítica y su posición frente a las distribuidoras) que nunca ha querido tratar.

    Si tiene algo más que decir tendrá que pedir nuevamente espacio en un blog ajeno (como este).

    O crear su propio blog independiente (aunque no creo que Terra lo deje).

    Hawk

     
  • At 10:30 PM, Anonymous Anonymous said…

    Godard es una suerte de "El Bocón" (o Todo Sport, Líbero, Versus, etc.) del cine. Sus directores pueden saber bastante de la materia que critican, pero con tal de mantener la expectativa del público (es decir, de vender) "inflan" o promocionan exageradamente algo que no tiene la calidad que pregonan (ya sea la cartelera cinematográfica o los partidos del campeonato local). Si alguien lee El Bocón cree que los clásicos del fútbol peruano son como un Barcelona - Real Madrid y que Flavio Maestri es Van Nilsterroy. Si alguien lee el editorial de Godard piensa que la cartelera local está al nivel de Buenos Aires.

     
  • At 6:26 PM, Anonymous Anonymous said…

    ¿porque de una vez por todas Pimentel y Cordero no confrontan
    sus posiciones en público y responden con argumentos a los cargos que se les ha hecho? ¿ Es que realmente se mueren de miedo
    como dicen algunos? ¿Tanto temor les inspiran Bedoya y León?

     
  • At 10:49 PM, Anonymous Anonymous said…

    Un momento, en un comentario anterior el señor Bedoya dice que una editorial editara un libro sobre "El Bien Esquivo"??? ¿¿es cierto eso?? ¿¿o es un libro que el escribe en homenaje a Tamayo??¿¿ tipo Fauces y Colmillos?? ¿¿ o es una compilacion de sus criticas?? ¿¿homenaje a si mismo?? ¿¿ Editara tambien su collecion de cruzadas criticas contra quienes no le caen bien tipo Robles Godoy, revista Godard, Reygadas??
    ¿¿Y tambien publicara su coleccion de articulos acerca de los salvadores del cine peruano como Chico Durant, Pancho Lombardi, Eduardo Mendoza, Cartucho Guerra y al ya celebre ganador de Elcine Agusto Tamayo?? ¿Donde, cuando y como sera?

     
  • At 11:25 PM, Anonymous Anonymous said…

    Como no van a tener miedo, mira no mas este post que es de un fanatico:
    Publico este anónimo, de las 6.49, como modelo de los mensajes cobardes, canallas e ignorantes propiciados por la impunidad del anonimato en un blog.


    El miserable que escribe, víctima de su paranoia, sus fobias y frustraciones, ignora algo elemental: que el Festival de Huesca publica todos los años un libro sobre un cineasta de América Latina. Para este infeliz, Ripstein, Gutierrez Alea, entre otros, forman (o formaron) parte de una argolla o trenza que se hace la repartija de los libros.

    Mira, pobre diablo, el libro Entre fauces y colmillos está en varias bibliotecas y es muy fácil de conseguir. Que alguien me diga si se trata de un catálogo promocional o un libro de análisis crítico de las películas.

    La verdad, lectores, para polemizar en un blog hay que tener una vocación especial de árbitro de injurias que creo no tener. Estas páginas se están haciendo cada vez más sulfurosas y demandantes.

    10 de enero de 2008 8:50

    Yo creo que hasta Laura Bozzo tendria miedo!!!!

     
  • At 1:56 AM, Anonymous fan de milene said…

    para el debate propongo como moderadora a la rica milene vazquez.
    la pueden ver en el programa de concursos de canal 20, donde por casualidad ha hecho su aparicion otro connotado critico local, rodrigo bedoya, el hijp de ricardo...

     
  • At 2:48 PM, Anonymous Anonymous said…

    Para el ignorante anonimo de las 9.45 propongo que se le cuente todo el historial de León y Bedoya en la cultura cinematográfica local: la revista Hablemos de Cine, que cambió el curso de la crítica en el país, Si no lo sabe , que se entere. El cineclubismo de los años 60 y 70, el más importante que ha habido en Lima, la Filmoteca de Lima entre 1986 y el 2000, que permitió ver infinidad de películas que no se veían en el circuito comercial. Su labor docente (son respetados y queridos por el 99% de todos los que han sido y son sus alumnos), su
    trabajo de investigación histótrica (sobre todo Bedoya),sus publicaciones, su
    participación internacional.
    Ellos no son profesores de realización cinematográfica, por si no lo sabe ese ignorante, pero Augusto Cabada, Aldo Salvini,Claudia Llosa y Judith Vélez fueron sus alumnos y los aprecian mujcho. Pero los profesores no hacen a los alumnos,
    ignorante. El talento es propio, no enseñado. Sin embargo, son profesores estimulantes, con mucha energía, provocadores en el mejor sentido. Ya quisieran serlo Pimemntel y Cordero, Les falta muchísimo para llegar a eso. Entérate primero antes de escribir cualquier cosa. Ah, otra cosa: los críticos no son distribuidores de películas. Eso es confundir las cosas. Igual que no pueden ser críticos y publicistas a la vez.

     
  • At 2:56 PM, Blogger maria eugenia said…

    coincido plenamente con el ultimo post, tambien fui alumna de Chacho y su entusiamo por enseñar a ver cine era contagiante, a Bedoya tambien lo vi el año pasado dando una clase maestra sobre "psicosis" en el Britanico durante dos horas, a ambos mis mayores respetos por su labor, que es eso de decir "viejos" como si fuera un insulto, en otras culturas las personas mayores son veneradas y sobretodo respetadas, y por ultimo porque escudarse bajo un cobarde "anónimo", pongan su nombre, asuman su postura.

     
  • At 9:38 PM, Anonymous Anonymous said…

    Creo que Maria Eugenia tiene razon en varios puntos, Leon y Bedoya han sido los profesores y criticos mas influyentes en el medio y que mayor regularidad han logrado, los analisis de Bedoya son didacticos y faciles de comprender y yo como asistente a algunos de sus talleres pude corroborar que poseen muy buen nivel de cultura cinematografica ademas de un envidiable conocimiento enciclopedico de la historia del cine.
    Y si no hay buenos cineastas en los años que ambos llevan enseñando se debe a una cartelera enpequeñecida y superficial como la que tenemos en Lima.
    Por eso ese anonimo que los señala como parte crucial en el fracaso del cine peruano esta equivocado y exagera por mucho, los alumnos con esa cartelera - y en un pais donde no existe una politica cultural gubernamental - no se pueden preparar mejor ni tienen el bagaje necesario y los profesores tampoco ya que por mas que ellos hagan su mejor esfuerzo no pueden competir en nivel academico contra quienes poseen el apoyo logistico, tecnico y cultural que proviene de gobiernos que alientan al cine como una expresion artistica y social.
    Lo que si no creo es que no haya alumnos con talento en el peru como otro anonimo lo dijo, donde no existe el entorno educacional propicio para que este talento se pueda desarrollar muy dificilmente existira alguien que pueda tener una carrera lograda.

     
  • At 12:21 AM, Anonymous Carla Quezada said…

    Yo digo lo mismo que María Eugenia,
    habiendo sido alumna de Chacho y de Ricardo, dos de los mejores profesores de la Facultad de Comunicación de la U. de Lima. Son profesores que no enseñan a hacer cine ni dan pautas de como debe hacerse. Lo que hacen es motivar el interés de los pocos alumnos que
    aspiran a dedicarse al cine y unos pocos más porque la mayoría prefiere la publicidad o la comunicación en las empresas.

     
  • At 11:52 AM, Anonymous Anonymous said…

    Hasta ahora ni Cordero y pimentel ni sus ayayeros han dicho nada sobre los argumentos que exponen León y Bedoya, como si eso no contara, y quieren prsentarlos como esos viejitos de los dibujos que acompañan la carta de Pimentel.
    ¿Porqué no responden a los argumentos y se escuxdan en críticas infundadas? ¿No será porque León y Bedoya, a pesar de sus años, tiene no solo más conocimientos, sino mucho más energía vital que los opacos Cordero y Pimentel?

     
  • At 11:44 PM, Anonymous Anonymous said…

    Pimentel dice que hay una campaña de injurias contra Godard! desde que salió el primer número y por otro lado Cordero dice que esa revista tuvo como principal objetivo oponerse a la crítica establecida. No es que ellos provocaron esa reacción? Hablar de
    campaña de descrédito es una exageración, pues han sido notas firmadas en el blog de Bedoya las que se han publicado y sobre temas polémicos como la independencia de la crítica.

     
  • At 10:16 AM, Anonymous Anonymous said…

    Sí, Pimentel y Cordero se sienten
    víctimas, incomprendidos y maltratados. No se miran en el espejo de lo que han hecho y hacen.

     
  • At 2:26 PM, Anonymous Anonymous said…

    dicen que león y bedoya ya fueron, yo creo que pimentel y cordero ya fueron, ni siquiera son capaces de enfrentar un debate.

     
  • At 5:01 PM, Anonymous Anonymous said…

    No van a debatir porque saben que pierden frente a Bedoya y León... Más allá de la discusión de fondo, los tíos tienen mucha más cancha y manejo de debate que los Godard Boys.

    Que jodido maletear a los tíos y ser supuestamente los abanderados de la "nueva ola" de la crítica nacional, para después correrse de un debate ante los que supuestamente estaban "acabados"...

    Y La Cinefilia No es Patriota sigue sin pronunciarse... Amiguismo?

     
  • At 10:47 PM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    En la Cinefilia no es patriota pensamos que ambas partes se han expresado libremente y estamos contentos de que así haya sido.

    Imaginamos de manera realista a un lector no partidarizado, pero interesado en el tema, que ha podido sacar sus conclusiones por sí mismo.

     
  • At 9:24 AM, Anonymous Anonymous said…

    OK en la labor de difusión y en haber prestado su blog para la polémica. Pero, La Cinefilia No es Patriota no tiene opinión? Qué piensa sobre el rol de la crítica cinematográfica? De la posibilidad de ser crítico y promotor a la vez?

     
  • At 12:05 PM, Anonymous Anonymous said…

    que cobarde pimentel

     
  • At 2:23 PM, Anonymous Anonymous said…

    Pero qué piensa Mario Castro Cobos
    como persona y no la cinefilia no es patriota como blog?

     
  • At 6:54 PM, Anonymous Anonymous said…

    Mario Castro Cobos escribe en Godard, no?

     
  • At 11:55 PM, Anonymous Anonymous said…

    no te parece mario castro que Cordero está incurriendo en una incompatibilidad y que ese es un asunto que debería tratarse al interior de la revista godard? eso
    afecta a la revista y a todos los que estan en ella, aunque hay que reconocer la amplitud del blog lacinefilianoespatriota, considerando que la mayor parte de los comentarios son bastante críticos con cordero y pimentel.

     
  • At 11:19 AM, Anonymous Anonymous said…

    ya empezaron de nuevo los insultos monitoreados desde las oficinas de Chacho y Bedoya, se puede ver que sus partidarios y mayordomos no cambiaran de opinion y continuaran atacando a la revista Godard a pesar de todo, no aceptan razones, propuestas ni alternativas, es un odio enraizado y facista que parece que es lo unico que les inculco el duo de señores de la de Lima.
    Al leer sus comentarios le doy la razon al anonimo que decia que Bedoya y Chacho siguen invictos en 40 años de docencia, ni un cineasta con una pelicula buena ha salido de sus aulas, y al ver el nivel de sus defensores y alumnos lamentablemente - para el cine y espectadores peruanos - no aparecera.

     
  • At 9:22 PM, Anonymous Anonymous said…

    Los señores Pimentel y Cordero, que ahora se hacen las víctimas y denuncian campañas en su contra, no parecen recordar las diatribas, más que criticas, que lanzaron sobre algunos realizadores peruanos. Por ejemplo lo que escribieron a proposito de "Doble Juego" de Durant. Nadie niega el derecho a opinar, incluso duramente, sobre una película si le encuentran defectos. Pero otra cosa muy diferente es lanzar ataques personales e insinuaciones arteras y ofensivas como las que algunos defensores de la revista Godard se esfuerzan por repetir en este blog. Por si quieren verificar lo que mencionamos, remito al comentario publicado en la revista SOMOS de El Comercio en abril del 2004. ¡Que no hablen ahora de intentos de desprestigiarlos, cuando ya bastante desprestigiados estan los dos!!

     
  • At 9:12 AM, Anonymous Anonymous said…

    Doble juego es, francamente, una película indefendible. Salvo los resultados discretos de Alias La Gringa, Durant ha demostrado poco dominio de lo cinematográfico, escasísimo.

     
  • At 1:39 PM, Anonymous Anonymous said…

    Perdón, nadie esta defendiendo la película "Doble juego", que a mi también me parece un desacierto. Pero de allí a insultar al director y meterme con su vida privada, hay un gran trecho. Y eso es lo que hicieron los ahora victimizados Cordero y Pimentel

     
  • At 5:42 PM, Anonymous Anonymous said…

    Esta es la crítica aparecida en el diario El Comercio el 18/04/2004. En qué sentido se metieron con la vida privada de Durant?


    "'Doble juego' es la respuesta peruana a "Nueve reinas" (2000) que a su vez era una imitación porteña de las películas de David Mamet, especialmente "La casa de juegos" (1987). Aparece firmada por Alberto "Chicho" Durant quien no ha dudado en colocar su nombre por encima del título al mejor estilo de Frank Capra. Todo un contrasentido si tomamos en cuenta la clamorosa impersonalidad de sus trabajos anteriores así como de su más reciente.

    El caso de Alberto Durant es similar al de otros cineastas nacionales que parecieran haber llegado a este oficio por accidente o desorientación vocacional. Sino hay que traer a la memoria ese ridículo homenaje a Maria Elena Moyano llamado "Coraje" (1998). Olvídense del Festival de Sundance o Mar del Plata, Durant no podría hacer un buen largometraje aun si tuviese el guión y los actores adecuados. Su desconocimiento del lenguaje cinematográfico alcanza esta vez niveles espeluznantes.

    Al igual que "Ojos que no ven" (2003), la narración adopta como telón de fondo los últimos días del gobierno de Fujimori. La referencia a dicho marco histórico pareciera ser una ocurrencia de último minuto, prácticamente un agregado de la postproducción (el texto introductorio y una radio encendida nos ponen en aviso de la coyuntura). Con esta treta se pretende introducir una reflexión de fondo que distinguiría a "Doble juego" de cualquier cinta programada por televisión de señal abierta en horas de madrugada. No logra su cometido pero seguramente le abrirá las puertas de algunos festivales internacionales.

    Pero mejor centrémonos en los personajes ya que las marcas de estilo brillan por su ausencia. Rafo (Fabrizio Aguilar) es un joven cineasta que se convierte en la principal víctima de una estafa. El timador está correctamente interpretado por Fernando Cayo en la única caracterización ajena a tics de telenovelas y teatro. Su aparición levanta el interés de un filme que hasta ese momento no se sabía adonde iba. Todo ese subplot de la película porno, el marido celoso de Gianella Neyra y los chistes de cantina que intercambian Gianfranco Brero y Carlos Alcántara son menudencias pueden agotar la paciencia hasta del más acérrimo defensor de "Alias: La Gringa" (1991).

    En realidad las ingenuidades y torpezas de "Doble juego" no harían de ella una película detestable como sí un par de impertinencias que valen la pena señalar para que Durant no las repita. Ya en "Ojos que no ven" Francisco Lombardi hacía gala de su misantropía ridiculizando sin compasión a un pobre empleado del Palacio de Justicia. Durant toma la posta y nos presenta a Wilson (Emilram Cossio), un humilde vigilante que además de flojo, lascivo y mentiroso resulta siendo un vulgar delincuente. Es un golpe bajo inmediatamente seguido por un desenlace de tonos elegiacos del que todos podemos extraer una moraleja. A ver quien se anima".

     
  • At 5:45 PM, Anonymous Anonymous said…

    Esta es la crítica de la Revista Somos:

    Por Sebastián Pimentel


    "Doble juego es la nueva producción de Alberto "Chicho" Durant, veterano realizador nacional que cuenta con varios largometrajes en su haber. A diferencia de Francisco Lombardi -que le ha regalado al Perú, por lo menos, dos títulos estimables (La boca del lobo y Bajo la piel)-, todas las cintas de Durant son de triste recordación (Ojos de perro, Malabrigo, Alias la gringa), e incluso podríamos incluir Coraje (que contaba la vida de Maria Elena Moyano) en una antología de las más deleznables películas peruanas de la historia.


    Sin embargo, el extraño prestigio que Durant se ha ganado en nuestro medio le sirvió para echar a andar el proyecto de Doble juego, con la generosa colaboración del ICAIC de Cuba, y del Programa latinoamericano Ibermedia. Así se le presentó una nueva oportunidad para que pudiese aportar algo mínimamente significativo a nuestro modesto acervo fílmico.


    Lamentablemente, nos estrellamos de nuevo con una forma absurda y acomodaticia de concebir el cine en nuestro país. Al igual que El bien esquivo, Polvo enamorado, El destino no tiene favoritos, Ojos que no ven, y tantas otras películas nacionales, Doble juego ha sido hecha para conseguir dos cosas: el respaldo del público mayoritario, por un lado, y el respeto de la clase intelectual -o el circuito de festivales de prestigio- por el otro. O sea, una película cuyo guión ha sido calculado para que el director consiga éxito comercial (la cinta debe tener componentes de acción, aventura, o alguna intriga criminal) e "intelectual" (obra con crítica social incluida).


    En efecto, estamos ante la historia, supuestamente cómica, en la que un joven de la clase media limeña (Fabrizio Aguilar) cae en las garras de un timador profesional (Fernando Cayo). El gancho con el público supuestamente consiste en que el espectador vea cómo el estafador va encandilando al ingenuo protagonista -cuya vocación es la de ser director de cine- con una serie de falsas promesas, en una cadena de hechos que mantienen el suspenso sobre lo que va a pasar en el futuro, y en los que se ven envueltos otros personajes (un taxista, el portero de un edificio, una vendedora de departamentos lujosos). Sin embargo, a Durant le falta el conocimiento del mundo callejero, la habilidad, la chispa, el uso de la elipsis y edición efectiva que el argentino Fabian Bielinsky demostró con su Nueve reinas.


    Ahora vayamos por eso del supuesto "trasfondo social". Antes de que empiece la película, la pantalla nos presenta un didáctico texto donde leemos que la historia ocurre en los últimos años del gobierno de Fujimori. Se supone que esta seguidilla de pequeñas mentiras que vemos en Doble juego "refleja" ese momento de corrupción generalizada que vivía el Perú en esos años. Nada más forzado: pretender darle ecos de crítica histórico-social a una anécdota tan poco lograda y verosímil como la que protagoniza Fabrizio Aguilar, cuyo personaje está empeñado en hacer una película con Madonna (¿es eso gracioso?) .


    ¿Y qué podemos decir del estilo cinematográfico? Los actores, siempre los mismos, sacados de nuestro reducido circuito teatral, hacen caracterizaciones demasiado enfáticas, poco naturales (con la notable excepción del único extranjero, el español Cayo). Tampoco existe la organización del color, la creación de atmósferas o el cambio de ritmo. Todo es monótono, y la cámara se remite a grabar a los actores en esta mezcla de trama pretendidamente laberíntica y costumbrismo complaciente (en ese aspecto está mejor Mil oficios).


    En vez de pensar en enganchar al espectador a través de lisuras y chistes criollos, de espectáculos delictivos, robos y crímenes de toda índole, en vez de usar como trasfondo poco eficaz de sus relatos al nefasto gobierno de Fujimori (¿quién ha dicho que así le proveemos profundidad a una película?); en vez de tratar de contentar a las masas y a las élites intelectuales, el cineasta peruano, pienso, debería explorar mejor las relaciones humanas que va a registrar, y utilizar la cámara como lo hacen el uruguayo Aldo Garay, el argentino Pablo Trapero, el iraní Abbas Kiarostami: como un vehículo de expresión artística que nos saque, aunque solo sea por un momento, del triste espectáculo del subdesarrollo".

     
  • At 6:11 PM, Anonymous Anonymous said…

    quién es el enfermo que guarda las críticas que pimentel escribió en el 2004?

    está bien raro eso

     
  • At 10:55 PM, Anonymous Anonymous said…

    la primera crítica es de cordero y la segunda de pimentel.

    mejor pregunta quien será el saludable que dijo que se metían con la vida privada de durant

     
  • At 10:19 AM, Anonymous Anonymous said…

    Parece que Pimentel y Cordero leen los posts, salvo que tengan un fan que guarde sus críticas en Somos (que no tiene versión web) y las transcriba.

    A ver si dicen algo de la propuesta de debate.

    También está pendiente el pronunciamiento de La Cinefilia No Es Patriota. Aunque con la publicación del texto de su "amigo Claudio Cordero" sobre Brokeback Mountain parece que ya expresan una opinión entrelíneas.

     
  • At 10:52 AM, Anonymous Anonymous said…

    debe ser el mismo enfermo que busca, tregiversa y publica escritos que hizo zelaya en su blog hace ya casi 2 años. Que enfermo fue ese??

     
  • At 10:54 AM, Anonymous Anonymous said…

    Bien curioso que Cordero y Pimentel culpen de racistas a Lombardi y Durant, y no diga nada cuando se trato de "Madeinusa" o "Apocalypto"; a las que elogiaron tanto, para no hablar del afiche del festival de la Católica, donde, para variar, se quedaron sordos, ciegos y mudos como Shakira (como tambièn en el caso de la censura y mutilación de "La mujer de mis pesadilla"). ¿Esa es la crìtica renovadora?

     
  • At 2:23 PM, Anonymous Isaac León Frías said…

    Al anónimo de las 11.19 que me menciona, quiero recordarle brevemente algunas cosas que ya he dicho:
    1) Que yo invité a Cordero y Pimentel a escribir en La gran ilusión con la mayor amplitud y sin condiciones. Ni siquiera se negaron, se escabulleron.
    2) Saludé la salida de Godard! pese a que me atacaban ("críticos cómplices o cobardes")y respondí respetuosamente a los cargos.
    3) Siguieron los ataques por escrito y en público, especialmente de Pimentel. Salvo en una oportunidad a comienzos del 2003 en la que, reconozco, perdí el respeto en una carta de respuesta a una nota de Pimentel, nunca dije nada más. Jamás había hecho una referencia personal a Cordero, ni siquiera cuando apareció la revista Godard! y nunca la hice después hasta el mes de setiembre último.
    Salvo que la situación lo amerite (y en los últimos meses las cosas justificaban pronunciarse sobre ellas) mi deseo es, como lo fue después de los cargos que me hicieron en los primeros tiempos de Godard!, no volver a ocuparme nunca de sus fundadores ni de esa revista, lo que no significa que no la siga leyendo.
    4) Propuse un debate en público y con reglas de respeto con Cordero y Pimentel . No dijeron nada.
    5) Por último, y una vez más, yo no soy profesor de realización cinematográfica. Ni siquiera de la especialidad de cine, soy un profesor de cursos teóricos de la Facultad. Si no hay egresados talentosos, no me siento responsable. No creo además que ninguna facultad, si siquiera el mejor cineasta del mundo, pueda formarlos. Por lo visto, es de lo que piensa que todo el cine peruano es aberrante, sino al menos
    consideraría a Aldo Salvini, Augusto Cabada, Rosa María Oliart, Juan Durán, Alberto Arévalo, Daniel Padilla, Claudia Llosa, Micaela Cajahuaringa, José Antonio Portugal, Judith Vélez,
    Bacha Caravedo, Rosa María Alvarez Gil, Alberto Matsuura y varios otros más como profesionales valiosos o rescatables. Como lo son varios periodistas, publicistas y comunicadores sociales que han egresado de la Facultad. Jamás se me ocurriría atribuirme el menor mérito por el profesionalismo o el talento que puedan tener. A lo sumo puedo haber contribuido en una pequeña medida a reforzar el interés por el cine en ellos y en otros, pero nada más que eso. Nunca he creído ni aceptado el poder que me asignaba Pimentel sobre cineastas o estudiantes. No creo tenerlo en absoluto, no he aspirado ni aspiro a eso. Jamás me he sentido maestro de nadie.

    Isaac León Frías

     
  • At 10:31 AM, Anonymous Anonymous said…

    pobrecitos los leones por corderos!!!!.. sr. chacho, el final de su último post ya parece canción de luis miguel:

    "No existe un lazo entre tú y yo

    No hubo promesas ni juramentos

    Nada de amores

    Nada de nada!!"

     
  • At 6:00 PM, Anonymous Anonymous said…

    jajajajaja, muy romantico el sr. chacho, entonces si no se puede enseñar ni formar nada para que existen las escuelas o facultades de cine ? ?- donde usted y bedoya enseñan y ganan un sueldo - le propondria que si nada se puede enseñar entonces dejen de hacerlo y percibir un sueldo por ello ya que - segun usted - si no se puede enseñar cine porque lo hacen, estarian estafando a los alumnos y a sus padres armada por armada.
    Y bueno creo tambien que cada profesor debe hacerse responsable por sus enseñanzas y sus alumnos, no es asi? no hay un juramento pedagogico que asi lo exige??

     
  • At 6:03 PM, Anonymous Anonymous said…

    "Si no hay egresados talentosos, no me siento responsable." Chacho Leon.
    Grande ahi, una frase para la historia del cine.

     
  • At 9:47 PM, Anonymous Collin said…

    Una cosa es enseñar a dirigir una película y otra muy distinta enseñar a analizar la estética de una película o la evolución del cine. Sorry, pero hay que ser bien tarado para no entender esa diferencia.

     
  • At 12:43 PM, Anonymous Anonymous said…

    ¿Deberemos también responsabilisar a Cordero por los estudiantes de la San Martín? Por si no lo saben, es profesor en esa universidad

     
  • At 10:32 PM, Anonymous Anonymous said…

    mejor responsabilizamos al que te enseñó ortografía ;)

     
  • At 11:50 PM, Anonymous Isaac León Frías said…

    Otra vez tengo que responder: las escuelas, cualquiera que sea, señor anónimo, ofrecen una formación de base, una formación inicial, pero no trasmiten "talento". El profesionalismo, por su parte, se va adquiriendo y en ello la Universidad ofrece una cuota variable (a veces mayor, otras menor). La formación, en general, ni comienza ni termina en la Universidad, ésta es sólo una etapa
    que, repito, puede ser más o menos importante, pero no necesariamente decisiva ni mucho menos.
    Las materias que dicto en la Universidad de Lima son formativas para todos los alumnos de la Facultad o tienen un carácter informativo. No soy un profesor del área de cine, no enseño cómo se hacen películas ni trasmito ideas de cómo se deben o pueden hacer, entre otras cosas porque no lo sé, no es un campo de mi competencia.
    Quienes me atribuyen el supuesto fracaso en la docencia (lo dice el anónimo al que hacía referencia en mi respuesta anterior), le asignan a la formación universitaria un poder que en mi opinión, y en la de muchos otros colegas de aquí y de fuera, no tiene. Insisto, además, en que hay muchos profesionales valiosos (por sus propias capacidades y méritos) que estudiaron en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima, así como hay, lamentablemente, casos como el de Cordero. Ni de éste ni de los anteriores me siento responsable.
    Para su conocimiento, señor anónimo, y puede recurrir a quienes han sido mis alumnos, no sólo no enseño realización ni guión ni teoría del cine, tampoco análisis o crítica cinematográfica. No emito opinión en mis cursos y si lo hago, lo recalcó expresamente y
    sin el menor ánimo pontifical. Pero en el caso del cine peruano, soy especialmente cuidadoso, intentando que los alumnos establezcan sus propias conclusiones, sin tratar de influir en lo más mínimo. Más allá de la ironía con que se toma lo que digo, las conexiones entre los cursos que dicto y la práctica de los cineastas es realmente muy lejana. Insisto en que a lo sumo puedo reforzar el interés por el cine y estimular un conocimiento mayor, pero no sólo a los que van a ser cineastas, sino a todos los que me escuchan, y lo hago de la forma más amigable, cordial y democrática posible.
    Si mis palabras no son suficientemente claras, como parecen no serlo para el anónimo de las 6 p.m., que me atribuye cosas que no he dicho, ya no es mi problema. Claro que asumo la responsabilidad de lo que trasmito en mis cursos, señor anónimo, lo que no hago es asumir una suerte de "autoría colectiva de la formación de los alumnos" en la que participan ¿cuántos? 50 o 60 profesores, y evidentemente varios de ellos con mucho mayor peso en lo que toca a la formación profesional. Si se quiere interpretar libremente lo que digo o ironizar sobre ello, sobre todo de parte de quienes no me ven con simpatía, se puede hacer y más aún desde el anonimato. Es el juego de los blogs y a ese juego me atengo.

    Isaac León Frías

     
  • At 12:22 PM, Anonymous Julio Salas said…

    Le doy la razón a Isaac León, uno de los mejores profesores que he tenido y respetuoso siempre con sus alumnos. Lo de la revista Godard! fue provocado por esos irresponsables, esos que siguen actuando irresponsablemente y se
    mueren de miedo a la hora en que les proiponen debatir. Qué tal mariconada!!

     
  • At 5:28 PM, Anonymous Anonymous said…

    vamonos chacho, no te juntes con esa chusma...

    chusma! chusma! ppttfff

     
  • At 11:48 PM, Anonymous Anonymous said…

    una cosa más a lo dicho por León Frías: la facultad de comunicaciones de la Lima ni es ni ha sido una escuela de cine, no forma cineastas, sino comunicadores. para especializarse en cine hay que salir del país.

     
  • At 10:56 AM, Anonymous Anonymous said…

    Y la Cinefilia No es Patriota sigue muda...

    Si los de Godard denunciaban un supuesto amiguismo entre críticos y cineastas, parece que acá se da lo mismo.

     
  • At 12:24 AM, Anonymous Anonymous said…

    Aguanta, aguanta Cordero no era alumno de Chacho??? como es eso??? habria que preguntarle a Chacho que tan buen alumno, fue o no fue Cordero, y preguntarle a cordero que tan buen respoansable profesor fue chacho, no cree???
    Yo tambien puede decir que Chacho fue un gran profesor (como todos los que me pasaron de curso!!!!)

     
  • At 1:13 PM, Anonymous Pipo Gayo said…

    Chacho es un magnífico profesor del curso de Lenguaje Audiovisual y es verdad que se trata de un curso que ofrece los elementos de base para la comprensión del lenguaje del cine, es un profesor
    receptivo con los alumnos y que nunca intenta imponer ideas como lo que decía Cordero. No sé cuál habrá sido la experiencia de Cordero como alumno, pero no creo que pueda decir que era un profesor que imponía ninguna idea.

     
  • At 2:29 AM, Anonymous Anonymous said…

    Hace un par de años tuve un enfrentamiento verbal con un profesor de la Facultad de Comunicaciones de la UL, lo encaré precisamente por pretender que ,nosotros los alumnos , tragemos de a poco sus ideas.

    CHACHO, tu curso se aleja de la realización cinematográfica como producto, no nos impones pautas de como se debería elaborar un corto o largometraje, eso no es lo tuyo; solo lubricas nuestras mentes con experiencia y buen humor para capturar nuestras propias ideas. La luz, el color, personajes, objetos un mundo básico pero magnífico que de no ser por ti nosotros -se que hablo por muchos de tus alumnos de la UL- no hubieramos conocido. Una bocanada de silencio ,como las que sueles tomar antes de decir algo magnífico, dedicada a los mal agradecidos de Godard, es suficiente.

     

Post a Comment

<< Home