LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Tuesday, February 20, 2007

DIOSES, LA SEGUNDA PELÍCULA DE JOSUÉ MÉNDEZ


“EL CINE PERUANO NO EXISTE”
Entrevista con Josué Méndez

Vestido con un sencillo polo blanco, tranquilo y sonriente, y con pinta de joven empresario, Josué Méndez nos recibió cordialmente en su pequeña oficina del centro de Miraflores, hace veintitantos días. La conversa fue como sigue:


A diferencia de Días de Santiago, donde tú te viste envuelto en un proyecto independiente y avanzando por tu cuenta, ahora existe una expectativa ya puesta sobre Dioses. No me refiero a la crítica o al público, sino a coproductores internacionales con las cuales, por los premios obtenidos, ya debes tener contratos que exigen mayor precisión en varios aspectos. ¿Sientes esa presión antes del rodaje?
Desde el comienzo existió una presión que en Días de Santiago no existía. En Días de Santiago, todos estábamos hueveando durante el rodaje. E incluso, el guión estaba mal escrito, era un desastre. Si la película quedó bien fue por la edición. En cambio con Dioses no había ni un guión escrito y ya existía el interés de Cannes y de otros productores de afuera que querían saber de qué va este nuevo guión y de pronto empezó a funcionar toda la maquinaria del cine independiente y aparte de estar en Cannes, se lleva el proyecto en Rotterdam y todas estas reuniones obligan a que todo sea más serio.
En Dioses estamos conscientes de todas las cosas, de cada detalle desde la primera etapa. Claro que hay presiones. Las hay ahora, por ejemplo, con gente de fuera que quiere una nueva versión del guión... Al final veremos si las presiones sirvieron o no. Si todo sale bien, sirvieron; si no, tanta presión ha sido por las puras.
Entonces ahora hay un guión mejor escrito, con mayor precisión en la puesta en escena...
Cuando me toca escribir, escribo y no pienso en nada más. Mientras avanzaba el guión de Dioses, solamente en partes muy específicas hubo una puesta de escena en mente. No más de cuatro escenas están pensadas así, por ejemplo. Todo ese proceso lo empiezo recién desde ahora, cuando empiezo a ensayar con los actores, a definir locaciones, a trabajar con los directores de fotografía y de arte. Cuando ya tengo al equipo conmigo empiezo a pensar en la puesta en escena y armamos conversaciones sobre eso. En ese momento es que dejo de ser solamente un escritor para ya pensar en la realización.
En Días... no existía la posibilidad de experimentar mucho con la cámara durante el rodaje, o probar cosas distintas a las planificadas, quizás por un asunto de número de latas y del propio tiempo de rodaje. ¿Será distinto en Dioses?
En Dioses habrá el mismo problema. Solamente son cinco semanas de rodaje, así que lo que se busca es improvisar al máximo durante los ensayos. Ahí hay que dejar que los actores ofrezcan todas las ideas que tengan, no descartar ninguna y finalmente llegar a un punto en que las escenas sean fijas y así no tener que experimentar en pleno rodaje.
El tratamiento fílmico en Días... era bastante peculiar, donde este caos de la cámara de alguna manera se conecta con el caos interno del personaje de Santiago. Con respecto a Dioses, si el intento es mostrar a una clase alta, una clase de alguna manera aletargada, perezosa, esto nos hace pensar que quizá haya más quietud en la propia cámara.
Desde luego. Mira, la impresión que yo tengo con esta película es la que uno siente cuando ingresa a un zoológico y vas observando a los animales y de pronto te encuentras con un orangután, ese rey que se encuentra inmóvil, perezoso, como dices, un animal que te mira durante dos horas sin moverse y luego bosteza o te da la espalda. Esa es mi sensación. Sin duda, esta película va a ser más contemplativa. Desde luego, hay una trama y suceden cosas, pero se tratará de poner la cámara siempre sobre el trípode y sobre un dolly, y evitar la cámara en mano.
¿Y cuál es tu actitud al acercarte a esa clase social...? ¿Fascinación, rechazo...?
Un poco de los dos. Por un lado, parto de sentimientos encontrados hacia ese mundo. Desde la época de colegio, he ido a casas de playa de mis amigos. Los he visto crecer y he visto también que terminaron estudiando administración o economía cuando pudieron haber sido buenos novelistas. En este punto, el asunto es ver cómo está construyéndose ese sector. Por otro lado, reconozco el poder seductor existente. ¡Es irresistible! Uno puede decir “Qué vida frívola. No creo que sean felices", pero pasas un día con ellos y es extraordinario. Terminas compartiendo ese mundo, riéndote de las mismas bromas, incluso algunas racistas, que en otro contexto serías el primero en decir “No, ¡cómo es posible!”. Esta película se mueve ahí, entre la crítica y la seducción.
Ahora que hablas de esto, presentar un retrato sobre la clase alta limeña puede resultar tan polémico como ha sido presentar una mirada sobre el mundo andino, ya que siempre existe un juicio en la mirada que uno tiene.
Lo que pasa es que el mundo andino despierta más polémica. La clase alta importa menos y a esas personas no les va a afectar verse retratados. A lo más pensarán “¿por qué me voy a preocupar en esta peliculita?” En cambio, siempre aparecerán defensores del ande que creerán saber qué es lo correcto para los pobres. Pero sobre la clase alta no creo que haya polémica... ¡Sería estupendo si la hay!
¿En algún momento los personajes salen de la casa de playa y de este tipo de ambientes?
Sí salen, Lima está presente en todos sus estratos... Ahora, para simplificar la película, traté de pensar en tres niveles: La clase alta, representada por los Dioses; la clase media, a través de la chica que ingresa a este universo; y los más pobres, que son la servidumbre de la película. Estamos tratando de hacer todo eso claro, donde los Dioses sean rubios, los de la clase media sean criollos y la clase pobre de rasgos andinos.
¿Qué referencias fílmicas tienes para esta película?
Hemos revisado La Ciénaga, además El conformista de Bertolucci, El pasajero y La aventura de Antonioni, El desprecio de Godard... Pero son, sobre todo, referencias para el director de fotografía o para el equipo, sobre cómo espero que sea el movimiento de la cámara, por ejemplo.
¿Has hecho uso de fuentes literarias, de libros, aparte de películas, en tu investigación para este proyecto?
He leído The Theory of the Leisure Class, de Thorstein Veblen, que es un tratado filosófico, un estudio bastante denso sobre cómo se comporta la clase alta. Claro, hay una diferencia entre la clase alta de inicios de siglo XX y nuestra clase alta particular actual. Acá, las personas de la clase alta no son nobleza, y los que lo son, pertenecen a cinco familias y viven afuera. Lo que hay acá son nuevos ricos. Además, pienso que cuando la película se vea en el exterior, afuera van a decir “oye, pero los ricos no son tan ricos”. Y es cierto, acá los ricos no tienen helicópteros ni avionetas, como la clase alta mexicana, por ejemplo. Nuestra clase alta es misia.
Tú que has estudiado con Armando Robles Godoy y seguramente te has alimentado con el cine de Lombardi, ¿te consideras seguidor de una posible línea? ¿Crees que perteneces a...?
¿...A una tradición de cine nacional? No. El cine peruano no existe. Mira, una vez conocí a Birri en un festival y le pregunté: “¿Existe el cine peruano?” Él me contestó: “¿Por qué tienes esa duda, qué cosa hay?” Le contesté que había muy pocas películas, que no existía una tradición de cine, que no había escuelas de cine... Me dijo “Entonces no, no hay cine peruano, está en formación. Si te lo preguntan de nuevo, eso es lo que tienes que decir”.
Cannes acogió el proyecto de Dioses y te hospedó para que empezaras la escritura, aunque ya la idea la tenías presente. ¿Qué tanto te sirvió?
Bueno, durante la Residencia de Cannes te dan un hospedaje que compartes con otros escritores jóvenes, te dan una computadora, te pagan un sueldo y te piden que te pongas a escribir. Claro, no necesariamente tienes que hacerlo: en el grupo había un palestino que vivía en territorio israelí y nunca se sentaba a escribir. Una vez le dije: “¡Pero tienes que escribir algo!” y me contestó “¿Pero tú crees que voy a escribir? Me la paso esquivando balas en mi país y acá estoy de vacaciones en Francia, ¡ya cuando vuelva me encerraré a escribir!” Y tiene razón, se te hace difícil escribir. Yo sí me dediqué a trabajar cuatro meses escribiendo el guión y ya los dos últimos meses me tomé un descanso.
¿Esta relación significará que Dioses estará presente en el Festival de Cannes?
Depende de muchas cosas. No hemos ganado el Fonds Sud, aún viniendo del Festival y de la Residencia de Cannes y eso nos complica bastante porque el 99% de películas que ingresan a Cannes tienen coproducción francesa. La verdad, no esperaba que sucediera eso. Ahora queda pensar en Berlín, que sería la opción más óptima. Además, cada coproductor quiere que esté en su país primero. Los alemanes en Berlín, los españoles en San Sebastián, los otros en Rotterdam... Tiene que ver también con la fecha en que se termine la película, que está calculado que ocurra a finales de este año o, a más tardar a comienzos del 2008.
Ahora que mencionabas La Ciénaga, recuerdo que un amigo se topó alguna vez con el guión de esa película y, luego de revisarlo, uno de sus comentarios fue precisar lo minuciosa que había sido Lucrecia Martel con el tema del sonido. Es decir, describía no solamente lo que se tendría que ver en cada escena, sino también lo que se tendría que oír.
Bueno, es imposible compararse con La Ciénaga, estamos muy lejos de eso... De todas formas, por ejemplo, antes del rodaje de Días de Santiago sí tenía el sonido clarísimo. Ahora no sucede lo mismo, no lo tengo totalmente establecido, aunque sí sé que primará el diálogo. Tengo mucho diálogo. Los personajes hablan de más, ya por las puras, pero mientras el diálogo se escuchará, la cámara no se posará en las personas que hablen sino se irá paseando por el lugar. Lo importante no es escuchar lo que dicen, sino ver las relaciones que existen, el diálogo terminará siendo un artefacto de decoración artística, nada más.
En cuanto a la música, me gusta que sea ella quien presente al mundo. En Días de Santiago, hay escenas donde eso ocurre. Santiago tiene una música extraña para él, o la escena de la discoteca abre con música festiva. Para Dioses, en principio, es igual. Para el mundo joven de la clase alta se piensa en música electrónica, para el mundo adulto de la clase alta se puede partir de música clásica... pero esas son ideas iniciales, puntos de partida.
¿Y habrá en tu película alguna postura en relación a la responsabilidad de la clase alta con respecto al país?
La película lo que quiere es mostrar la vida cotidiana de las personas, y el contraste existente en el país. Parte, principalmente, de un retrato de una clase. Ahora, mi visión política del asunto es que esta clase tiene total responsabilidad de nuestra situación como país. Claro que también pienso que los pobres tienen mucho por hacer. En ninguna parte del mundo han sido los poderosos los que han cambiado las cosas... Sin embargo, estos juicios no van a estar en la película para nada. Se trata de mostrar quizás el gran problema del país: un país sin comunicación. Puedes ver que en un baño de un edificio se encuentra un ejecutivo y una mujer que hace la limpieza y si él saluda, la mujer no va a contestar porque no tienen nada de qué hablar.
(Entrevista: Mario Castro Cobos y Fernando Vílchez R.)

Labels:

25 Comments:

  • At 2:54 AM, Anonymous Anonymous said…

    hay más historia en ese guionista palestino que en retratar la estupida clase alta limeña, lastima que no se den cuenta

     
  • At 7:52 AM, Anonymous Anonymous said…

    "Estamos tratando de hacer todo eso claro, donde los Dioses sean rubios, los de la clase media sean criollos y la clase pobre de rasgos andinos." (???)

    "El cine peruano no existe"
    ¿Y este es el director en el cual todos posan sus grandes esperanzas en el cine peruano?

     
  • At 8:45 AM, Anonymous Fernando V. said…

    El asunto no creo que vaya en elegir tal o cual historia. Puedes decidir contar una que sea la más alucinante que cualquiera puede haber escuchado jamás, pero si no tienes cierto oficio -ni siquiera talento-, va a salir un fiasco.

    Josué Méndez causó poco entusiasmo cuando su primer proyecto estaba en papel, pero luego obtuvo, al menos, el derecho a no ser subestimado.

    Eso de poner-nuestras-esperanzas-en-sus-manos es un cáncer que ojalá se quede en el ámbito del fútbol peruano. Esta es otra cosa.

     
  • At 9:21 AM, Anonymous Anonymous said…

    Decir que Josue Mendez tiene el futuro del cine nacional esta mal. Es unsimple director con una ópera prima aplaudida y criticada como el post pasado. Hay muchos directores mejores que él en el ámbito nacional. De otro lado si él dice que el cine nacional no existe, no presenta una evidencia clara de aquello, así que solamente queda como idea o hipótesis particular. No es un intelectual o analista del cine peruano, tiene experiencia claro, pero tiene que tener más para decir tal cosa.

    Felipe MP

     
  • At 10:40 AM, Blogger 5minutos5 said…

    decir que el cine peruno no existe es promocionalmente correcto. Es común que los jovenes niegen el pasado y se sientan portadores del estandarte con el cual van a refundar las cosas. Si asi logra llamar la atención entorno a su proxima pelicula me parece que esta bien. Efraín

     
  • At 11:11 AM, Anonymous Anonymous said…

    A mí tampoco me entusiasma este proyecto, pero veamos la película antes de hablar, el cine son las imágenes. Tampoco creo que el futuro del cine nacional esté en manos de Méndez. No soy su defensor, pero ¿de verdad hay muchos mejores que él en el ámbito nacional? ¿Pueden dar nombres?

     
  • At 1:04 PM, Anonymous Jorge Amado Nunes said…

    cualquier director joven debería conocer el cine de lombardi y robles godoy, debería estudiar el cine de lombardi y robles godoy... PERO JAMÁS SEGUIR LA LÍNEA DE LOMBARDI Y ROBLES GODOY...

    GRANDE JOSUÉ!!!

     
  • At 1:27 PM, Anonymous Anonymous said…

    Alguien sabe si todavia necesita meritorios para Dioses?
    CR

     
  • At 2:12 PM, Anonymous Igor Calvo said…

    Fatalmente la cosa es así: Antes de ver, no puedes saber. De modo que especular es meramente eso, especular.
    Exiggirle peras a un peral es lo más razonable. Pero ¿sabemos que se trata de un peral sólo porque de él brotó una maravillosa pera? Creanme, lo he visto: también existen los olmos fenómenos. Recuerden, por ejemplo, a la joven Francoise Sagan, que después de "Bonjour Tristesse" (que fue llevada al cine) no escribió cosa alguna que valiera la pena.
    En cambio existen escritores, cineastas, cantantes, bailarines, y otros artistas cuyo trabajo ha ido in crescendo.
    Lo más sensato es permitirnos paciencia y cariño para ver, disfrutar,compartir y juzgar el próximo trabajo de Josué; sabremos así si se trata de un prolífico peral o de un olmo extraordinario.

    A mí -en lo personal- me da muy buena espina que este muchacho no pierda su tiempo. Ha seguido clases de actuación. No sé qué tanto de actor haya encontrado en sí mismo; pero, de lo que sí estoy seguro es de que el dominio de un idioma técnico, vivencial y plástico común -con los actores- facilitará grandemente este nuevo trabajo que, deseo con fervor sincero, nos confirme que con alma, corazón y vida, se empieza a cimentar un cine peruano, vario y potente.
    Un cine nacional que tiene más años de los que se piensa: "El gallo de mi galpón" y "Palomillas del Rímac" son dos interesantes trabajos de albores del siglo pasado, véanlas. Un abrazo.

     
  • At 4:10 PM, Anonymous Bruno López said…

    Bueno probablemente si haya más interés en la historia de aquel guionista que en la clase alta, pero creo que Josué ha caido en el vicio del cine latinoamericano de querer retratar a la sociedad entera a lo grande, de ser el portavoz de su generación, y ya sabemos lo mal que quedan estos proyectos por lo pobre que resulta la vision de los directores, en general meros principiantes sin mucho oficio.
    Me vienen a la cabeza ahora mismo Ciudad de M, o las películas insoportablemente grandilocuentes de Iñarritu, o quién sabe, tal vez no pase esta película de la boba miniserie Esta Sociedad.

     
  • At 10:44 PM, Anonymous Anonymous said…

    Estoy de acuerdo con la conclusión de primero ver para despues hablar, es lo correcto. En cuanto a los que este pais no tiene cine nacional, claro que tiene, lo malo es que no lo consideramos porque estamos en un nivel inferior a brasil, argentina, etc. Pero hay, y es lo que nos identifica con los demás países. Otra cosa es decir quiénes trabajan más y menos por la filmografia nacional.

     
  • At 11:51 PM, Anonymous Anonymous said…

    Lo de los meritorios iba en serio. No hay novedades?
    CR

     
  • At 12:27 PM, Blogger Judaz said…

    Por ahíe leí que Josué quería hacer algo completameente diferente a Días de Santiago, por eso decidió hacer un película que retratara la clase social...

    Ambas películas tienen la misma esencia! Tratar de retratar una clase social! Para mí la difenrecia es tan solo superficial, si hubiera verdaderamente querido hacer algo diferente hubiera salido del cliché temático. El solito se está encasillando.


    Bueno, igual dias de santiago es de las mejores (menos peores) películas peruanas que he visto heeechas en la última década, junto a Chicha tu madre y Madeinusa. Estos directores tienen oficio, y estoy seguro que cualquier cosa que hagan valdrá la pena ver.

    Juan Daniel
    pd: ojala josué se ponga al tanto con el Web 2.0 y empiece a tener mas contacto con su público. Como por ejemplo responder estos comments.

     
  • At 1:27 PM, Blogger F said…

    no sé porque hacen tanta bulla con el cine nacional, que la cinefilia es o no es patriota, que el cine peruano esto o lo otro. estamos hablando de arte o de grografia..

     
  • At 10:10 AM, Anonymous Anonymous said…

    Así es F. Acá en el Perú sólo se habla de Geografía y se practica el deporte más cómodo de todos: Destruir al que hace o emprende un proyecto. Que si el tema son los ricos, que si hay o no cine peruano, que si el director dijo o no dijo lo que dijo. ¡Pónganse a trabajar en sus proyectos, tomen riesgos y dejen trabajar al resto!

     
  • At 6:53 AM, Anonymous Anonymous said…

    ... ver para juzgar, es lo unico que rescato de aqui, porque lo demas mmm... son %$#|@#!!!

     
  • At 4:47 AM, Anonymous Anonymous said…

    afirmar que el cine peruano no existe puede sonar tan atractivo al lector distraido como decir que este, cinéfilo distraido además, no es un patriota. Más allá del efecto sonoro del decir, cabría preguntarse y/o preguntarle a Mendez para qué tanto esfuerzo con "Dioses" si el cine peruano no existe o no pretende existir. Tal afirmación cae bien a los directores experimentales, "de vanguardia" como se decía una vez, no seguramente al responsable de "días de Santiago". Se trabaja, me parece, para otra cosa con Dioses, un mérito individual, no para el cine, para que exista, si nos entretenemos todavía con el color de esta afirmación. Que el cine peruano es malo o no hay "cultura cinematográfica" (otra frase a afecto) es otra cosa, por cierto para nada cierta: este blog no tendría sentido y yo y todos los comentarista no perderían su tiempo de esta manera.

     
  • At 2:21 PM, Blogger Victormiguel said…

    Bien, la afirmación de que el cine peruano no existe no es propia de Méndez. Existen incluso estudios académicos al respecto.
    La conclusión es que no basta la coincidencia geográfica para catalogar a un conjunto de películas como pertencientes a un "cine nacional".
    Existe un cine peruano en crecimiento, referentes y atisbos de escuelas, pero no una tradición fílmica en la cual este cine se sustente, ni una identidad única esbozada a través de sus películas.
    Si Méndez toma esa afirmación y la asume con convicción o sólo con fines publicitarios es lo de menos.
    Uno no hace cine para que exista un cine nacional. Uno hace cine por que le nace hacerlo. Y lo hace sobre los temas que le provocan, no sobre los temas que "deben hacerse". Si no, que le pregunten a Corcuera, a Llosa, a Robles Godoy.
    Ahora, la presentación de su idea de filme no nos muestra una visión particular muy original, aunque sólo es eso: presentación. Hay que ver la obra. Capaz y lo que no puede expresar en palabras aquí sí se vea traducido en secuencias de imágenes con sonido, y nos calle la boca a todos, así que a esperar.
    Lo que sí resulta destacable es el inmenso trabajo que Josué se está dando para la producción de esta nueva obra, así como la plena consciencia expuesta acerca de las falencias de su primer filme.
    Mis esperanzas no están cifradas en Josué, pero sí mis buenos deseos de éxito para su nueva película.

     
  • At 7:38 PM, Anonymous Anonymous said…

    estoy de acuerdo con mendez, el cine peruano no existe... hay producciones peruanas pero a lu mcho 10 llegaran a ser consideradas aceptables (en los ultimos 10 años... no entiendo cual es el punto de criticarlo por "antipatriota", esas son cojudeces y resentimiento.
    En lo personal espero con ganas el estreno de dioses y ver que tal queda esta pelicula.

     
  • At 11:13 AM, Anonymous Roberto Ortiz said…

    Hay personas que en tono resentido, habrá que ver porqué, dicen y se lanzan con locuciones para nada críticas, como una especie de catarsis emocional. Personalmente me interesa el cine nacional, aunque esté fragmentado y sin una tendencia definida aún. Y los nuevos autores como Josué Méndez o Claudia Ulloa o Judith Vélez están apostando por construir el cine peruano. Tal vez no tengan la sensibilidad de Godoy, pero sus trabajos primigenios son buenos ejercicios de novedad y estilo. Sus trabajos han dejado de lado las formas tradicionales de mirar al cine peruano, sus propuestas son más globalizadas, como deben ser. Me llega la gente que piensa que al hablar de cultura, ésta tiene que estar sí o sí ligada a la problemática nacional y debe retratar sus tópicos sin más añadidura que la realidad. La cultura es global, las tendencias deben ser globales, pero el cine es arte y com tal debe expresar belleza, y belleza no es la forma tradicional de perfección y estilismo, sino una amalgama o equilibrio con la sensibilidad y la transgresión. Entre tanta producción basura nacional, que pretenden vender sus productos como si en el Perú sólo existieran acéfalos, es un logro inmenso el encontrar de vez en cuando obras como Días de Santiago o Madeinusa. Por el bien del cine y del arte debemos aplaudir los esfuerzos por construir una mirada propia y no estar enajenados como siempre por tendencias extranjeras a los que damos, a menudo, una validez per se. Está bien que nuestra autoestima está por los suelos, pero siempre queda el esfuerzo particular. No por nada, según Hesse, los que sostienen la humanidad no son la gran mayoría aletargada sino aquellas columnas de individualismo y diferenciación.

     
  • At 4:20 PM, Anonymous Bren said…

    Hace un par de dias vi esta pelicula en el Toronto International Film Fest. En este festival muy pocas peliculas peruanas se han presentado, por lo cual me parecio algo muy bueno que pasaran esta pelicula. Mucha mi felicidad para nada.
    Aunque he vivido fuera del pais por muchos años, estoy al tanto de los eventos y cambios en la sociedad por eso esperaba mucho mas de esta pelicula. La verdad es que esta pelicula me parecio mas un mal intento de hacer una pelicula al estilo americano -lo cual de por si la hace vacia- y no una pelicula de fondo. Esta pelicula no dice nada de nada. Hay un mal intento de demostrar diferencias entre clases sociales y de mofarse -o eso quiero pensar- de los ricos del pais, pero la verdad es que no llega a cuajar nada, ni la burla. La pelicula trata de tantos temas a la misma vez, que parece que el que escribio el guion no sabe que una pelicula dura 1.45 minutos.
    Tambien me di cuenta al leer los creditos que esta pelicula tuvo un gran apoyo economico, por lo cual me parecio triste que teniendo tanto apoyo no hicieran algo mejor.

     
  • At 12:31 PM, Anonymous Anonymous said…

    Evidentmente!! el cine peruano no existe. Creo que ir a ver la pelicula Dioses es una forma más de perder el tiempo... porque siempre relacionan a la "clase alta" con rubios, evidentemente el director trata de criticar la estupidez limeña de las clases y lo unico q logra al final, es lo contrario, es ser un estupido más q sigue esa corriente.

    además... porque siempre las "buenas peliculas peruanas" tienen q tener sexo- lisuras- más sexo- más lisuras, violencia y más sexo ??? y porque siempre tienen que denigrar a la gente de la sierra? (miremos MADEINUSA por favor, claudita llosa, obviamente se te hizo deficil interpretar "con otros ojos las realidades.
    En definitiva, no existe el cine peruano y tampoco existen buenos directores, para mi son "vacancitos" haciendose los vanguardistas q finalmente quedan como idiotas

     
  • At 9:20 PM, Anonymous Anonymous said…

    yo solo quiero saber una cosa: si supuestamente es un retrato de la sociedad, entonces porque a Dieguito no le sacaron la mierda en la cancha de fulbito en pleno cerro Agustino?????? un ojo morado por lo menos... mucha violencia en la clase alta y mucha benevolencia para la baja...

     
  • At 6:15 PM, Anonymous Anonymous said…

    Saben en que pagina puedo ver la pelicula dioses?? de josue mendez o quizas alguien lo puede subir y asi descargarlo gratuitamente?

     
  • At 11:56 PM, Anonymous Anonymous said…

    La verdad esa película “DIOSES” es un bodrio (no encuentro un eufemismo): Para empezar, parece q esa película es una ODA AL HUEVO. A esa señorita que la pusieron de actriz ( un desastre … que se dedique a vender algo) el guion ( por si acaso, guion es sin tilde ya q los monosílabos no la llevan) la mató, no paraba de mencionar la palabra “HUEVON ” y sus derivados: El GUION, un desastre. La escenna donde el chico protagonista va a un asentamiento humano es lo mas bajo, fallida. Faltó dirección de actores etc. etc.

     

Post a Comment

<< Home