LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Wednesday, November 22, 2006

PINKY, LA PRODUCTORA


OCHO MUJERES (Parte Uno - La Productora)
Entrevista a Enid “Pinky” Campos

Cuando uno tiene las ansias de empezar un proyecto cinematográfico, por más escurridizo que esté en sus pensamientos, en algún momento tiene que pensar en las condiciones para realizarlo. Por condiciones, me refiero a las más personales (mentales, intelectuales, psicológicas) pero, además, me refiero a las materiales. En pocas palabras, hablo del odioso dinero.

Anteriormente, Truffaut anotaba que la libertad otorgada al realizador es inversamente proporcional a la importancia del presupuesto. “El tiempo en el cine, decía el francés, se ha convertido en algo tan caro –alquiler de estudios, remuneración de actores, multiplicidad de puestos técnicos- que las pruebas o incluso los errores no están demasiado permitidos; la película es una locomotora que debe avanzar cueste lo que cuesta porque se van sacando los ríeles una vez ha pasado.”

Me permito decir que la persona que se encarga expresamente de conseguir y manejar el presupuesto de una película (y, de ahí, facilitarle al director la plasmación de las imágenes que éste tenga en mente) es el productor. En el Perú, desde luego, el director no está desligado en absoluto de estas preocupaciones. Incluso hay varios que se han endeudado para llevar a cabo sus proyectos. Es lo natural aquí. Eso no quita que exista el oficio de productor, y en esta oportunidad hemos optado por entrevistar a la persona que es considerada, por muchos, la productora más exitosa del momento en el país.

Los largometrajes Días de Santiago y Madeinusa, el cortometraje El diente de oro… es decir, las producciones nacionales que han logrado los premios internacionales más importantes en los últimos años tienen en común el nombre de Enid “Pinky” Campos en los créditos, debajo del mismo rótulo: Productora.

A pesar de las discrepancias que podemos tener en nuestros juicios sobre alguna película en la que ha participado (como es el caso Madeinusa), ella no tuvo reparos en aceptar una reunión con este blog, actitud que le agradecemos.

¿Cuántos minutos tienes para la entrevista?
Treinta.
Bien, empiezo.

BATALLA EN LA TIERRA
Sobre el proceso de trabajar que tienes como productora: recibes un guión, lo empiezas a leer ¿desde ahí empiezas a buscar los futuros problemas?
Primero, lees el guión. Luego viene el desglose. Y tiene que ser un desglose perfecto.

¿A qué te refieres con desglose?
Por cada escena haces una lista de todo lo que es locaciones, días de continuidad, actores, extras, cámara, luces, sonido, música, vestuario, maquillaje... en cada escena desglosas todo. Y al final: “Observaciones”. Por cada escena yo tengo un informe donde dice exactamente todo lo que se necesita. Eso va a hacer que mi presupuesto sea real porque tú, al momento en que tienes el guión, presupuestas, pero eso se queda en la cabeza. Ya cuando tienes el desglose y el resumen del desglose (actores, días, etcétera), ahí ya tienes el presupuesto exacto.
Yo hago el desglose sola primero, a veces lo hago con el director de arte (como en Madeinusa, porque esa película era una cosa enorme) y después tenemos una reunión el director, el director de arte, si se puede el director de fotografía, el asistente de dirección y yo, todos a ver el desglose de la película. Eso te toma cuatro días enteros. Después ya separas por áreas y todo el mundo empieza a trabajar por su lado, en grupos.

¿Participas en el aspecto creativo o solamente ves cómo producir el guión?
Generalmente yo llego cuando un guión ya está listo. Bueno, en Dioses no, yo he estado presente desde antes de escribir el guión y sí nos ponemos a hablar con Josué del asunto, pero en todos los proyectos siempre hay reuniones y en el momento tú tienes que opinar. Si quieren la toma desde un globo aerostático yo puedo decir “no”, debido al aire, al sonido, etcétera. En todas las reuniones siempre hay alguien de producción porque nosotros sabemos las necesidades de cada área.
Y sí, temas de guión sí he visto, con todos. No es que yo le diga al director “creo que tú debes...” pero sí puedes dar tu opinión. Es una especie de brainstorming y sí te consideran.

Fase dos: ¿buscar presupuesto?
No, en el mismo desglose ves qué cosa puedes poner como auspicio. Primero, auspicios, minimizar costos por todos lados. La chamba del productor empieza desde que lees el guión hasta que terminas de exhibir la película en tu país y en otros países. Es aplicar a fondos, es conseguir los auspicios, es prevender la película, y todo eso te toma cuatro años, más o menos.
Tiene que gustarte un proyecto para estar metido ahí todo ese tiempo.
Te tiene que gustar. Desde luego.
Comparada a otros productores del medio, ¿pones exigencias en los proyectos donde estás metida? Por ejemplo: “la película debe durar tanto, debe haber tal tipo de música...”
Yo creo que eso lo hace una persona que ya tiene el dinero para invertir en tu película. Yo no soy esa persona, yo invierto en tu película con mi trabajo.
¿Y si lo tuvieras?
No lo sé... Sí interfiero mucho. Ahora acaba de llegarme un guión y al toque empecé a imaginarme la música y yo le dije a ese director “escúchate este cantante”. Pero no es que exija algo, para nada. Yo siento que mis objetivos son otros: hacer un producto de calidad, hacerlo lo mejor posible. Sí tenemos proyectos que nos han llegado y queremos hacer la producción ejecutiva, pero no significa que tenemos planes para ellos, sino que estamos levantándoles fondos. Podemos intervenir, pero no de esa manera. Tampoco tenemos el dinero. Tenemos los contactos, pero no el dinero.
Yo tengo la idea del productor peruano como alguien que al inicio de cada proyecto piensa “necesito recuperar al menos”.
Es que necesitas recuperar la inversión. Por lo menos no perder. Depende cuáles son tus objetivos. Si por ejemplo recibo un guión y digo “este guión está mostro, comercial, pero no creo que trascienda”, de hecho cobraré un sueldo y lo trabajo, pero es un trabajo, no es tu proyecto. No me ha pasado todavía... Más que calcular si un guión es comercial, me interesa ver trabajos del director. Ver que ha hecho algo, si tiene estilo, si tiene propuesta. Eso sí me interesa.

THE WOMAN WHO KNEW TOO MUCH
De ser utilera en El destino no tiene favoritos hasta esta noche, ¿en cuántos largometrajes peruanos has participado?

En seis: El destino no tiene favoritos, como utilera. De ahí hice Días de Santiago ya como productora. Paloma de papel, como productora. Condominio, de Jorge Carmona, como productora ejecutiva (no estrenada). Madeinusa, como productora. El acuarelista, de Daniel Rodríguez, como productora, aunque también hice producción ejecutiva (no estrenada). Además, el 2004 produje dos cortos: Los herederos, de Bacha Caravedo y El diente de oro, de Daniel Rodríguez y acabo de hacer Taxista, un cortometraje de Enrica Pérez, que es mi amiga también.

¿Alguna película peruana que te haya gustado? Que no sea una de las tuyas.
En realidad, siempre he visto algo bueno a todas, menos a algunas que no quiero mencionar. Pero siempre veo algo bueno. Ahora, por ejemplo, he visto Mariposa Negra, me gustó. La prueba, me gustó…
¿En serio?
Pero es que yo ya no tengo la visión de un espectador normal. Veo una toma y veo la factura de la producción y pienso cómo hicieron esa toma y lo ves con otros ojos. Por eso yo tampoco ya puedo decir “qué mala esta película” porque ya veo lo que hay detrás.
Sin duda y me voy a apuntar a mí mismo: es muy fácil criticar algo, pero ponte del otro lado, hay un coraje particular en todos los que se han animado a hacer sus obras.
Claro que sí... Y yo trato de ver todo, los extras, las luces, todas esas cosas que uno no siempre ve. Y rescato algo.
Tú has visto dirigir a varios: Josué Méndez, Fabrizio Aguilar...
Bacha, Daniel, Claudia, Jorge Carmona.
¿Hay alguno que en el rodaje se da casi el lujo de salirse del guión, de fantasear y perderse un rato con la cámara?
Creo que no porque no tenemos las condiciones para hacer eso. Por eso, en la preproducción, mi trabajo es bajarlos un poco a la tierra, porque a veces un director no tiene idea de cuánto cuestan las cosas. Uno les tiene que decir “oye, no tenemos tanto dinero para tanto material”. Con Daniel a cada rato tenía mi lectura al costado e iba sacando la cuenta de cuánta película nos quedaba. A cada rato.
No los hemos dejado volar tanto. Creo que el éxito de cada película ha sido porque en la preproducción se ha pensado todo y está ensayado todo. No te digo que, si en ese momento el director dice “mejor sería un plano desde acá”, lo hacíamos, pero siempre y cuando no signifique....
Un descalabro.
Claro.

Entonces, en todas esas películas, ¿cuál es el promedio de tomas hechas? ¿3 a 1?
Depende. En Días de Santiago fue de 2 a 1, o a veces 1 a 1. Con Claudia un poco más porque era vídeo. Con Daniel era 5 a 1. Con Bacha fue 3 a 1 en el corto.

¿Qué rescatas de cada uno de ellos en las distintas etapas?
De todos aprendes.

¿Pero puedes decir “esta persona es especialista en esto”?
A ver... sí, pero siempre teniendo en cuenta el punto de vista de la producción. Yo lo que veo en ellos es cómo es mi relación con ellos, no voy a hablarte del producto final sino de mi trabajo con ellos.
Adelante.
Si me llamaron, es que ya tenían las cosas claras. Eso primero. Lo segundo es el sistema. Es bien difícil porque tienes que ver cada persona cómo es y saber producirlos. Yo creo que cuando eres productor de una persona tienes casi que pensar como esa persona porque tienes que tomar decisiones que afectan a todo el proyecto de esa persona.
¿Josué Méndez?
Bueno, Josué y Bacha son mis socios, es evidente la amistad que tenemos, amistad que surgió desde el trabajo. Entonces obviamente yo voy con sus maneras, sus sistemas, sus métodos. Me identifico con sus formas de trabajar. Hay mucha empatía entre nosotros. Lo de ellos ha trascendido tanto que son mis proyectos, no estoy trabajando para otra persona.
A Josué le gusta estar en producción, le gusta empaparse, saber de todo. Aparte, por lo mismo que es editor, la tiene clarísima en su cabeza. Eso ayuda mucho a la producción porque no hacemos más de lo que tenemos que gastar, minimizamos tiempo.
¿Daniel Rodríguez?
Daniel es más del tipo empresario, es más ordenado, hay un sistema que él mismo ha hecho, quiere las cosas de una manera. A él yo trataba de borrarle todos los problemas hasta que llegaba a un punto y recién ahí se los contaba. La mejor manera de ayudarlo era depurar, depurar y depurar. En cambio con Josué y con Bacha no. A ellos puedo contarles los problemas.
¿Fabrizio Aguilar?
Fabrizio es una persona muy perseverante. Quiere algo y lo tiene que conseguir. Es sorprendente cómo llegó a conseguir todo el dinero y levantar el proyecto y seguir con él y tenerlo bajo el brazo y protegerlo. Vi una dedicación muy especial.
Además, cada uno tenía un objetivo claro: Josué quería hacer una película internacional y que lo conozcan fuera, y lo logró. Fabrizio quería hacer una película que sea taquillera y lo logró. Y quería lograrlo con su casting conocido y con una temática que no es tan taquillera tal vez. Daniel lo que quiere con su película es hacer una película muy propia y aunque la historia no es de él, es una película muy de autor y a la vez universal. Él nos decía “cuando alguien vea esta película no puede decir que es Perú en tal año”. Atemporal. Cada uno ha logrado su objetivo.

FINDING NEVERLAND
¿Claudia Llosa?

En cuanto a Claudia, es una persona muy detallista. Hasta el mínimo detalle lo veíamos, lo pensábamos, no dejábamos nada para que salga de casualidad. Por ejemplo, pensamos todo el pueblo: por qué era así, por qué entraban por acá, todo eso. Además le dio mucha importancia a la dirección de arte, y lo que hicimos fue formar un equipo de arte muy sólido. Eso lo manejamos muy bien creo. Yo aprendí eso de ella.
Y también tenía un objetivo claro: Claudia quería una película que cuando tú la veas, te la creas y supongo que también por eso ha pasado todo esto con Madeinusa. Si ella no ha querido poner actores conocidos, etcétera, es porque ella quería que se la crean. Es una ficción, sí, pero su objetivo era ése.

En todo caso, me la imagino satisfecha al ver que la película ha generado toda una discusión.
Sí, sin duda.
¿Ha sido la película más complicada de producir?
Sí, Madeinusa, para mí fue una súper producción. Enorme, con todas esas cosas que uno ni siquiera piensa están ahí. Por ejemplo, la canción del Tiempo Santo: ver que alguien componga la canción, que alguien la musicalice, hacer un casting para las chiquitas, contratar un profesor de canto en Huaraz, encerrar a las niñas en el hotel para que ensayen, tener a sus mamás ahí... todas esas cositas que no se ven, muy aparte de ver qué vestido se van a poner, ¿me entiendes?
O los bailes... En Huaraz no te consigues cincuenta personas que te bailen. Tienes que conseguir estos grupitos de baile, hacer que todos coincidan, ver en qué lugar van a ensayar la coreografía, que compongan la música... ¡Los extras! En el pueblo no vivía tanta gente. Era ir a buscar las personas, mandarles el transporte, la comida para servirles, ver si era mejor traerla desde Lima, prepararla, ver el día libre de los cocineros...
Vaya...
Madeinusa fue una película bien grande desde el scouting: tuve que irme a Tarma, luego tuve que ir a Huaraz, peiné toda la zona de Conchudos. Y no es solamente encontrar el pueblo, sino las locaciones dentro del pueblo. Y si no, buscarlas en pueblos aledaños, porque hay varias cosas que no ocurren en el pueblo. Una calle se filmó en un pueblo, otra, en otro lugar.
Fue una megaproducción. Éramos sesenta personas. Uno se enferma, viene donde ti, al otro le faltó las pilas, viene donde ti, el otro no puede llamar por teléfono a su casa, viene donde ti, se rompió la llanta de un auto, viene donde ti. Todos vienen donde ti. Y tú tienes que estar preparado para solucionarlo todo.
Ese es el trabajo de un productor: solucionar problemas. En la preproducción es organizar todo, y, durante el rodaje, si has hecho una buena pre, todo va como mantequilla y en lo único que tienes que preocuparte es en solucionar los problemas del día. Pero eso si hiciste una buena pre. Si no, estás jodida. Tienes que seguir chambeando durante el rodaje, que no es lo mejor.
Ahí el tiempo no perdona.
Lógico.

UNA MUJER ES UNA MUJER
¿Qué tipo de películas te gustan?

Me gustan de todo, desde las más comerciales…

A mí también.
¿Has visto esta película Love Actually?

Claro.
¡Me encantó! Y Billy Elliot me encantó... Y también vi 2046 ¡y me encantó! Hay varias... Te soy sincera, yo no he estudiado cine, no he visto todas las películas. Todo el mundo me dice “¿has visto tal?” y yo: “No”. Yo estoy en mi etapa de aprendizaje. Voy a los festivales y me encanta meterme a todas las películas que puedo, aunque a veces no tengo tiempo. Pero sí, me gusta de todo... Es más fácil decir qué tipo de películas no me gustan.
A ver, ¿cuáles no te gustan?
Las películas lentas no me gustan.

¿Esas que tienen las tomas de cuatro minutos y no pasa nada?
Las veo y digo: “¿qué pasa ahora?” Por lo mismo que yo tengo otro ritmo. En mi propia casa yo tengo otro ritmo, estoy en ochenta cosas al mismo tiempo y todo el mundo no. Yo siempre estoy tarde, siempre. En mi cabeza siempre me repito “estoy tarde media hora.”
¿Como ahorita?
Ja, sí.
¿Tienes tiempo para tu vida personal?
Sí, pero generalmente cuando no estás en rodaje. Por ejemplo, ahora podría salir hoy, pero si estás en rodaje no. Lo bueno es que te gusta tanto que tú no lo añoras.
Pero por ahí tu familia sí te añora.
Sí, o sea... mis hermanos no viven acá. Cuando vienen, la familia es un punto, tienes que darle el espacio.
¿Cuántos son?
Tres. Ninguno nada que ver con el cine. Todos son biólogos y médicos. Entonces, cuando vienen, es como un trabajo, hay que darles un espacio. Mis reuniones, al almuerzo. Sino, me quedaría acá por siempre.

Dime, ¿nunca has querido realizar un proyecto tuyo?
Sí, no lo descarto... Aunque no escribo nada... ¡Nada!
Pero basta una idea...
Llegan muchos guiones a mis manos y digo “esto me gustaría dirigir”. Pero yo no creo... Me han propuesto dirigir publicidad un montón de veces, pero no aceptaba porque no me gusta esta cosa que tiene que tener la gente de publicidad con los clientes. No desprecio los comerciales, para nada. A todo el mundo que quiere aprender le digo: “métete a publicidad, porque ahí aprendes todo.” Pero si dirijo, dirijo un corto, no empiezo dirigiendo un comercial… Tampoco es que me muera por hacerlo...
Es decir, te sientes bien como productora.
Sí, de hecho estoy contenta.Me gustaría producir teatro en algún momento, por ejemplo. Pero ahora no, estoy bien y siento que hay que aprender mucho todavía. Todavía no es que gane ¡uau! Puedo vivir, nada más. Vivo en la casa de mis papás. Tomé la decisión hace un tiempo: “si quiero hacer cine, tengo que vivir con mis papás, no puedo irme a vivir sola”... Y tengo treinta años...

Bah, eres joven.
Sí, pero igual estoy tratando de vivir sola, de tener un lugar. Fue una decisión, un poco la inversión que estoy haciendo.
¿Nada de irte al extranjero?
No lo descarto. Por ahora me gusta estar en el Perú, me gustan las cosas que se hace acá. Creo que es una ventaja estar en Perú.

Es un terreno virgen.
Sí, es una ventaja ahorita. He estado en todas estas nuevas películas con los nuevos directores. Es otro sentimiento, te sientes bien haciendo eso. Ahora, la campaña para que el Estado pague los siete millones que le corresponden a CONACINE lo estamos haciendo nosotros. Estamos moviéndonos, haciendo que la gente nos conozca afuera, y haciendo que conozcan a otros. Si voy a un Mercado de Cine y conozco a alguien que está interesado en una película de tal tipo y sé que acá hay alguien que la puede hacer, yo digo “llama a esta persona”. Eso es lo que más me llena de satisfacción. Me gusta estar haciendo algo por el cine nacional.
(Entrevista: Fernando Vílchez)

Labels:

6 Comments:

  • At 1:09 PM, Anonymous cinefilo apatrida said…

    Vilchez, ni sueñes con llamar a Pinky como productora, a ti y a tus amigos les fascinan las peliculas super-lentas...

     
  • At 6:06 PM, Anonymous fernando vílchez said…

    Jajajaja...

    A estas alturas, tener a Pinky como productora bien puede ser un sueño para cualquier persona.

    Sin embargo, tampoco es la única persona capaz en este rubro que existe en el país. Si estaba dentro de la selección inicial con la que quiero formar esta "selección" de mujeres en las etapas de una película, es porque tiene unos logros evidentes.

    Salud, cinéfilo barroco.

     
  • At 6:16 PM, Anonymous melissa said…

    me ha gustado mucho la entrevista, quienes van a ser las siguientes?

     
  • At 12:05 PM, Anonymous fernando v. said…

    Melissa, gracias por leernos.

    ¿Quiénes serán las siguientes? Yo también me lo pregunto.

    F.

     
  • At 10:51 AM, Anonymous Anonymous said…

    El desglose de MADEINUSA no lo hizo ni Pinky ni el productor de arte, lo hizo una persona llamada Raúl Lino, era el 2do asistente de dirección y venía llegado de Paris donde habia terminado sus estudios de cine, el "desglose" que le dieron al principio(quizás ése sí lo hizo Pinky) estaba incompleto y muy mal hecho.

     
  • At 10:44 PM, Anonymous Anonymous said…

    Lo triste es que producen peliculas relativamente caras, pero son las menos vistas en los cines, claro son los menos pirateados en mesa redonada incluido la teta austada, sino ganaba el premio en europa, nadie se enteraba de esa pelicula.
    fabricio aguilar no hizo ninguna pelicula taquillera, y si fuera a si, tendria tanta plata, lo suficiente para no estar postulando al concurso de conacine.

     

Post a Comment

<< Home