LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Sunday, August 10, 2008

PARA VER EN EL FESTIVAL DE LIMA: LA MUJER SIN CABEZA

La mujer sin cabeza, la irrealidad registrada

E-mail a papá



Estimado,
¿Qué tal la primera semana de vuelta por tus aposentos? Supongo que mejor que estar por aquí, tu ex ciudad, donde por más que esperes, nada pasa. Respondiendo a tus últimas inquietudes: a) No, no he encontrado ninguna agenda en la sala; y b) sí, empezó el Festival de Cine, disculpa que no te haya puesto al tanto de tan magno evento que por estas latitudes acontece. Asumo que esta noticia es más importante que los muertos que se van amontonando en Osetia del Sur, así que empiezo con los detalles que me pides.
En general, un Festival es la mejor ocasión para apreciar películas que en las salas habituales no se ven ni se verán jamás. Este año hay títulos que valen la pena. Como me he vuelto flojo para escribir, solamente te anoto un par de títulos, para que los tengas en mente en los festivales de cine que por allá a veces suceden:
· La mujer sin cabeza, película argentina, dirigida por Lucrecia Martel.
· En la ciudad de Slyvia, coproducción francesa-española, dirigida por José Luis Guerín.
Tú viste La Ciénaga, así que recordarás a Martel. Hemos discutido mucho a causa de ella. Todo el mundo continúa afirmando que La Ciénaga es una ópera prima salvaje e irrepetible, de un nivel difícilmente igualable incluso para la misma directora. Yo, en cambio, creo que su cine está en ascenso. La sutileza del guión, de los encuadres y de la banda sonora en sus películas ya no es ni suerte ni casualidad. La niña santa fue una confirmación –es una de mis películas latinoamericanas favoritas- y La mujer sin cabeza es ya la firme consolidación de una certeza que muchos en Argentina no quisieran oír: la Martel, simplemente, está a otro nivel.



Quieto, loco, quieto. Ya oigo tu pregunta: ¿Pero qué ha filmado ahora, cuál es su rollo, sigue con el mundo burgués salteño? Pues sí, sigue en esas… pero no es el tema, o solamente el tema. Ni es el estilo solamente. Forma y fondo son uno cuando se trata de añadir significados a un eje sobre el cual gira la película: la ambigua existencia de aquello que callamos (y olvidamos). Los juicios familiares, las pasiones escondidas y, sobre todo, los crímenes sociales… todo está terriblemente presente, aunque nada se termina de decir.
Pero, ¿qué? ¿Otra-película-argentina-silenciosa-donde-supuestamente-lo-más-importante-es-lo-que-no-se-dice?
Entiendo la desconfianza, aunque creo que este no es el caso de las parcas gauchadas a las que los últimos festivales nos tienen acostumbrados. Aprecio el cine de Lisandro Alonso. Me gustan las películas que tienen a Julio Chávez como protagonista. Pero en Martel no se percibe un puro regodeo en el estilo que sí se puede rastrear en otros. Te repito, está en otras ligas.
Y no, el silencio en este caso no es un simple “hacer trascender lo cotidiano”. El silencio, los rumores, todo aquello que no se clarifica, termina por acrecentar la irrealidad de nuestro pasado más reciente.
En fin, no diré más por ahora. Cada persona llega al cine con su inquieto mundo a cuestas, con ganas de enriquecerlo, de adormecerlo o de aniquilarlo por un par de horas, así que espero que la veas pronto, saques tu línea y podamos discutir online.
¿Sobre las películas peruanas?
Qué te puedo decir. He visto solamente una… ¿Te acuerdas que viste una película peruana llamada Días de Santiago en esos lares? Claro que sí, la aplaudiste mucho, según me lo mencionaste hace poco. Pues estrenaron la segunda película del mismo director, Josué Méndez. El título es Dioses y, también, es una mirada sobre la burguesía, en este caso, la peruana. Ver el mundo burgués de Martel y luego toparme con el de Méndez me deja más de una preocupación nada novedosa sobre el cine nacional. Te escribiré sobre esa peruana mañana.
¿Y sobre En la ciudad de Sylvia?
Ahí sí me callo y dejaré que el propio director hable sobre su propia película. Mañana te mostramos la entrevista que le hicimos.
Por el momento, nada más, nada menos.
F.
* * *

Las películas mencionadas
La mujer sin cabeza: Domingo 10 de Agosto: 2:30 pm, Sala Azul Lunes 11 de Agosto: 7:00 pm, La Molina Sala 4 Martes 12 de Agosto: 10:30 pm, Alcázar Sala 6 Miércoles 13 de Agosto: 8:00 pm, San Miguel Sala 1 Jueves 14 de Agosto: 10:15 pm, Sala Roja
En la ciudad de Sylvia: Lunes 11 de Agosto: 9:45 pm, Alcázar Sala 8 Miércoles 13 de Agosto: 7:00 pm, Centro Cultural de España
Dioses: Lunes 11 de Agosto: 7:15 pm, Sala Roja Jueves 14 de Agosto: 8:00 pm, Alcázar Sala 6

Labels: , ,

1 Comments:

  • At 11:08 AM, Blogger Planocenital said…

    Tuve la suerte de ver ya La mujer sin cabeza (que aquí en Buenos Aires se estrena comercialmente la semana próxima) y estoy convencido de que se trata de un cine de alto vuelo. Y no digo "alto vuelo" refiriéndome a ninguna inquietud intelectual, filosófica o de regodeo formalista o de estilo, sino sintiendo con seguridad que el cine de Martel (confirmado más que nunca en cada detalle de su brillante última película) es un cine que nunca subestima la inteligencia ni las emociones de su espectador, y que, por el contrario, lo obliga a participar activamente de la construcción final de la película.

    Saludos!

    Hernán

     

Post a Comment

<< Home