LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Sunday, September 30, 2007

EN LA CIUDAD DE SYLVIA (2007), DE JOSÉ LUIS GUERIN

Saludamos a un nuevo colaborador de este pequeño blog, desde Madrid (su blog personal: http://elfunambulo.blogspot.com). La idea con él es que, preferentemente, comente películas aún no estrenadas en Lima o que nunca jamás se estrenarán. En los próximos días y semanas, más sangre nueva correrá por las venas de este blog. Acomódense en sus sillas…




En la ciudad de Sylvia (2007), de José Luis Guerin


¿Mèliés o Lumiére? Se ha escrito mucho acerca de la gran dicotomía en el cine. ¿Ficción o documental? Godard respondía esa pregunta filmando sus ficciones como documentales y sus documentales como ficciones. El objetivo del cine es, ante todo, emocionar, para a partir de ahí, tratar de contar la Verdad; y la única manera es hacerlo mediante el artificio (ya sea en plano documental o ficcional).

En la ciudad de Sylvia es una película con un argumento muy simple. Un chico busca el recuerdo de una chica, y cuando la cree encontrar, la sigue. Ese es el pretexto, una película no necesita más. La filmación de una evocación. Un ¿escritor?, ¿pintor?, ¿vagabundo?, ¿loco? en busca de inspiración. La alusión al Quijote y a Dante no es gratuita, la mujer como resorte de la aventura. El uso de la ficción para filmar un documental (o ¿viceversa?). La búsqueda supone una ausencia. A Guerin lo que realmente le interesa es seguir un rastro y en ese recorrido llenar la ausencia con los rasgos de la ciudad, sus calles, sus sonidos, su tranvía, sus mujeres. La figura del detective siguiendo unas huellas por la ciudad.

En este sentido, resulta imprescindible recordar los atributos de esta figura: el voyeurismo, el misterio, el sigilo, el enigma, la paciencia; atributos que pueden servir para comprender esta película. Y es por esto que el objeto perseguido es una evocación. Un ser misterioso, evasivo, bello, que deja su estela a su paso. Los amantes de situaciones, nudos, desenlaces y giros en las historias se sentirán defraudados. Con esta película hay que sentarse en la butaca del cine y dejarse llevar.

En la ciudad de Sylvia atrapa al público con los recorridos por callejuelas, llevando al espectador por un laberinto (como si estuviésemos en un cuento de Borges), pero flojea y mucho en la profundidad del personaje principal, (el chico resulta insulso y deviene caricatura), así como con la resolución final. La búsqueda emociona y roza (a mi modesto entender) la belleza (sobre todo si el objeto de deseo es Pilar López de Ayala); pero el des-encuentro (o no) desilusiona, quizás porque el final de los viajes siempre depara una pérdida.

Lo que empieza como un juego de detectives, termina como travesura infantil. Y por esta razón En la ciudad de Sylvia no deja de ser una película fallida. Pero no me malinterpreten, solo el planteamiento de filmar esta historia merece pagar la localidad, porque recordando a Truffaut, el cielo del cine está compuesto por películas fallidas.


Lucas Chinorris

1 Comments:

  • At 10:12 PM, Blogger césar bedón said…

    este filme es una de las cosas más raras y bellas que haya visto yo. diría que es una gran película precisamente porque --como todas las grandes películas-- se define en torno a las limitaciones del medio. o sea, es una puta película, pero trata de ser más. le sobran unos siete minutos al final pero yo creo que está lejos de ser fallida. leí por ahí que guerín quería que el filme fuera como "un sueño" y durante largos instantes lo es. el encuentro en el bus es uno de los momentos más hermosos del cine español de todos los tiempos, aunque yo de cine español no sé nada. saludos.

     

Post a Comment

<< Home