LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA

DEDICADO AL CINE PERUANO QUE AÚN NO EXISTE

Monday, September 17, 2007

ELOGIO DE LA DISCONTINUIDAD NARRATIVA, EN LA LITERATURA (Y TAMBIÉN EN EL CINE)


Fragmentos de una entrevista al novelista E. L. Doctorow


-No sé cómo alguien puede pretender escribir hoy en día sin asimilar cien años de tecnología cinematográfica… Su incidencia en la percepción (al igual que la televisión) son factores que influyen enormemente en la manera de leer de la gente en la actualidad…

…Abandoné todo intento de escribir preocupado por la transición, algo típico de la novela del siglo XIX… Otros escritores quizás puedan hacerlo, pero a mí me resultan ya definitivamente inaceptables las convenciones del realismo.

Esto no quiere ser un manifiesto. Es simplemente la descripción de la experiencia de un escritor en particular. Uno trabaja con lo que funciona.

…El ritmo de la percepción, tanto del que escribe como del que lee actualmente, ha sido transformado de manera profunda por el cine y la televisión.

-Lo que aprendemos del cine es bastante específico. No tenemos que explicar todo. Por qué nuestro personaje está ahora en el dormitorio y acto seguido caminando por la calle. Por qué tiene veinte años y, enseguida, ochenta.

¿Recuerda el programa de televisión Laugh-in? Era el gran éxito en la época en que yo escribía Daniel. Yo solía decir que Daniel estaba construido como Laugh-in, y nadie me tomaba en serio.

Pero era verdad; me fascinaban sus ritmos discontinuos, los fundidos de la imagen al negro, y los permanentes cambios de voces y de personajes; era exactamente el tipo de energía nerviosa que quería para mi libro.

-Loonlake está también cargada de discontinuidad, tensión narrativa, cambios de escena, voces diversas; por momentos no sabes quién está hablando. ¿Será entendido por el público? Sí; sin duda alguna. Cualquiera acostumbrado a ver noticieros puede entender perfectamente la discontinuidad.



La Cinefilia No Es Patriota

4 Comments:

  • At 9:25 AM, Anonymous lucas chinorris said…

    ¿Qué es la discontinuidad en el cine? ¿Es el Godard de Elogio del Amor?, ¿el Tarantino de Pulp Fiction? ¿Resnais de Hiroshima Mon Amour? ¿Rashomon de Kurosawa? ¿La Soledad de Jaime Rosales?
    Discontinuidad: una palabra vaga para intentar una definición certera.

     
  • At 9:28 AM, Anonymous lucas chinorres said…

    ¿Qué es la discontinuidad en el cine? ¿Es el Godard de Elogio del Amor? ¿el Tarantino de Pulp Fiction? ¿el Resnais de Hiroshima Mon Amour? ¿el Rashomon de Kurosawa? ¿el Jaime Rosales de La Soledad?
    Discontinuidad: palabra muy vaga para intentar una definición certera.

     
  • At 9:14 PM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Veo la descripción de una experiencia, la necesidad de reflejar, en la literatura de la época que le tocó, un cambio de sensibilidad. No veo que Doctorow desee zanjar la cuestión.

    En cuanto a mí, la discontinuidad más intensa y extrema la encontré en las últimas semanas en 1)Histoire(s) du Cinéma y 2)en Inland Empire. Ah, y en Un Chien Andalou, que he vuelto a revisar con perturbado placer. Lo hago cada cierto tiempo, por salud mental: no puedo olvidar que esta película de 1929 se hizo mañana, mientras otras se harán ayer.

     
  • At 12:33 PM, Blogger La cinefilia no es patriota said…

    Siguiendo con el tema, encontré esto en una entrevista a Terence Davies:

    Well, because content determines form I knew that the film would be cyclical because memory is not linear and it's triggered by time which then triggers other things. It's an emotional journey that you go on. Also a great influence was The Four Quartets by Eliot. When we first got our television in 1960 Alec Guinness read them over four nights. I still read them now. I read them once a month. I think that they're one of the greatest achievements of poetry in England. They're about the nature of time, the nature of memory, the nature of mortality and the nature of seeing. How by seeing something very small you can become changed by it or perhaps it changes you. Eliot writes: “What we call the beginning is often the end / And to make and end is to make a beginning.' Did the end precede the beginning or was the beginning always there before the end?” That's such a wonderful description of the nature of time and experience and that particular passage always reminds me of that middle passage in the speech by Richard II in which he says: “How sour sweet music is / When time is broke and no proportion kept. / So it is in the music of men's lives / And here I have the daintiness of ear / To check time in a disordered string; / But for the concord of my state and time / Had not an ear to hear my true time broke. / I wasted time, and now doth time waste me.”

     

Post a Comment

<< Home